Ir al contenido principal

Entradas

Infografía: Principios del trabajo social

Hoy, 28 de junio, Día del Orgullo Gay, traigo la última entrada de la temporada. Como todos los años, me tomo un descanso para retomar fuerzas y continuar esta aventura apasionante que es el blog. Un blog que me ha dado la posibilidad de conocer gente maravillosa y viajar a Lleida, Santander, Madrid, Gijón y espero que a muchos lugares más.

Doy las gracias a las lectoras por vuestra fidelidad y vuestros comentarios, siempre enriquecedores. Sin vosotras este blog, que comenzó en junio de 2011, no existiría ¡Un abrazo calurosísimo!

Hoy traigo una infografía (que puedes descargar para imprimir en A3 aquí), extracto de nuestro código deontológico, especialmente dedicada a todas las trabajadoras sociales que cada día os levantáis con fuerza para dar lo mejor de vosotras mismas y ofrecer una atención cálida, respetuosa y profesional a pesar del difícil momento que nos ha tocado vivir.

Hasta septiembre.


Hago una excepción y enlazo dos vídeos: El primero es el último sencillo de Fatoumata Dia…
Entradas recientes

Mirar para otro lado

Nunca pude imaginar que viviría para ver a niñas, niños ¡bebés incluso! arrancados de los brazos de sus padres y enjaulados, aterrorizados, dando lugar a escenas que ya me horrorizan cuando se trata de perros. Tampoco podía imaginar que llegaría a escuchar a personas decir que prefieren que sus congéneres se ahoguen en el mar antes de que entren en el país en el que nos ha tocado en suerte nacer.


Me veo en un futuro vieja y cansada porque estoy envejeciendo, como todo el mundo a cualquier edad. Eso incluye a Cristiano Ronaldo y sus 23 años biológicos, pobre niño rico. Me visualizo vieja dando consejos y contando batallas, emulando al personaje de Blade Runner:  Yo... he visto cosas que vosotros no creeríais: Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán... en el tiempo... como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir
En realidad a mi no me saldrá tan poético ni por asomo aunque cont…

El hábito no hace al monje (o a la monja)

María Pilar Díaz López, especialista en diversidad funcional, es la nueva secretaria de Estado de Servicios Sociales ¿Una magnífica noticia para el gremio pues es trabajadora social? Así parece, pero mi propósito en esta entrada es demostrar que no

necesariamente.
Desconozco el currículum de Pilar Díaz. Igual es una colega reputadísima que trae ideas innovadoras o que tiene muy claros los cometidos de los servicios sociales y piensa dar un golpe de timón o simplemente arreglar el desaguisado. Lo digo sin ápice de ironía. No la conozco, sin más, así que no pretendo poner en entredicho su nombramiento sino aprovecharlo para contribuir a derribar otro de los mantras que pesan sobre nuestra profesión: la tecnocracia y el corporativismo mal entendido.
En primer lugar, ser trabajadora social per se no otorga un marchamo de calidad en servicios sociales. Es posible que la trabajadora social en cuestión sea una persona de mediocres capacidades o cortas entendederas técnicas colocada ahí por m…

¡Peeeeeeedrooo!

Que Pedro Sánchez es presidente del gobierno es una gran noticia sobre todo porque Rajoy ha dejado de serlo. No me cabe la menor duda y me alegro, sin paliativos, a pesar de suscribir el artículo que Antonio Maestre acaba de publicar en La Marea, titulado No es un gobierno de izquierdas, por eso es inteligente, precisamente al ser de izquierdas.

Me alegro de la marcha de Rajoy en sí y me siento contagiada de la euforia que vivo alrededor, más que nada porque hay tan poco de lo que alegrarse en lo que se refiere al panorama político que se ilusiona una con que llegue a la palestra alguien mejor, aunque solo sea un poco. Creo que a mucha gente le sucede lo mismo, por ello escribo la entrada de hoy con cierto regusto amargo pues me siento una aguafiestas. Por otra parte se merece Pedro Sánchez un buen tirón de orejas que no le llegará, así que ¡Qué diablos! 
Pedro, lo tuyo con los servicios sociales no tiene nombre, Pedro.
Que ya es un acto delictivo no dedicarnos un Ministerio enterito …

Las incapacidades no hacen magia

Llevo dos meses y medio trabajando en el Instituto Almeriense de Tutela, dos meses y medio de intenso aprendizaje puesto que el contacto que he tenido con el mundo de la discapacidad ha sido exclusivamente a través de mi trabajo en servicios sociales comunitarios, tengo por ello mucho que aprender (y agradeceré sugerencias sobre libros, revistas, etc.).

A pesar del poco tiempo que llevo en este mundillo me han llamado la atención dos cuestiones, una positiva y otra negativa: la positiva, el increíble trabajo que las diferentes profesionales, especialmente del tercer sector, realizan con personas con discapacidad, en sentido amplio, y es que hay cuatro perfiles de personas sujetas a tutelas o curatelas:

Personas con discapacidad intelectual.Personas con trastorno mental.Personas con daño cerebral sobrevenido.Personas con deterioro cognitivo y demencias.
La cuestión negativa que me ha llamado la atención es el uso abusivo e inadecuado de la figura legal de la tutela, que se define como l…

A Juana

Hola, Juana:

Comienzo esta carta con fastidio por no poder utilizar tu nombre real. Son tantos años los que hemos vivido en el centro de servicios sociales que me cuesta pensar en ti con el nombre de Juana, aún así trataré de fijar tu nombre y tu cara en mi mente mientras escribo esta carta que posiblemente nunca leerás.

Aunque me encanta mi nuevo trabajo me acuerdo mucho de ti, y también de otros usuarios (¡No te enfades, que nos conocemos!) ¿Recuerdas cuando te expliqué que tú eras una usuaria? Aún me río cuando lo cuento. Tú me contestaste medio sorprendida medio ofendida ¿Y eso qué es? Yo soy Juana y soy tu amiga. Y en verdad llegaste a ser una amiga pues compartíamos preocupaciones, tuyas y mías, y tú te interesabas de verdad, como te interesas por todo el mundo, hasta por los dos perroflautas que te encontraste en la calle comiendo gusanitos del suelo. Entraste al centro con los dos ¡Qué imagen imborrable! Una gitana de taitantos años acompañada de dos jóvenes punk con perro gr…

Yo acuso

Yo no debería escribir sobre feminismo. Descubrí el feminismo muy tarde, es más, no me considero feminista sino aprendiz de feminista ya que aún estoy en proceso de reconstrucción y aprendizaje. Actitudes, creencias y conductas machistas perviven en mí y me resulta muy difícil desprenderme de ellas, aunque lo intento: Leo y me observo. Y trato también de mirar la realidad con las famosas gafas violeta, lo cual resulta bastante desagradable pues se te aparecen de pronto situaciones como los que me han empujado a escribir hoy sobre feminismo, a pesar de todo. Se lo debo a las compañeras maestras en feminismo porque me han abierto los ojos y porque todo apoyo es poco ante tanto despropósito.

Hace un tiempo inicié una polémica en facebook al colgar en el grupo de la Red feminista de profesionales del trabajo social una conferencia sobre mediación en violencia de género, dos términos irreconciliables, y no lo digo yo, se trata de una prohibición expresa incluida en la Ley Integral 1/2004 d…