Ir al contenido principal

Entradas

Mujeres invisibles

La primera experiencia que quería compartir en estas tres entradas veraniegas viene de Madrid. Se trata de la investigación Mujeres Invisiblesque han realizado dos trabajadoras sociales, Carmen Belchí y Ania Pérez de Madrid. Ellas son las fundadoras de la asociación AIRES, que lucha contra la problemática del sinhogarismo, especialmente con mujeres. Nuestras compañeras escribieron en este blog la entrada Malamente, que cerró el 2018.

¿Por qué he elegido esta iniciativa? Por varios motivos:

Es una investigación realizada por dos trabajadoras sociales. Se trata de una investigación hecha desde la práctica profesional. Su diseño me ha gustado mucho (es innovador y original). Es una investigación hecha por mujeres sobre mujeres. Sirve como muestra de que se puede investigar desde la profesión con rigor y no es una empresa científicamente inalcanzable. Te animo a que te descargues el informe y a que bucees en sus páginas, especialmente en el marco teórico, que ofrece una información intere…
Entradas recientes

Praxis profesionales que enamoran el alma

¿Cómo están ustedes? ¿Qué tal llevan el verano? Yo leyendo mucho y preparando la nueva temporada bloguera que vendrá con aires renovados. Mientras tanto tal y como prometí mantengo abierto el chiringuito a medio gas consciente de que igual lo que nos apetece es enfrascarnos en lo último de Julia Navarro o comentar las andanzas de Isabel Pantoja en la isla. La pobre Isabel, que tras su paso por la cárcel no le quedó otra que aceptar el contrato de Telecinco por el que va a regresar rica rica y con fundamento, pero más flaca que la Flaca, cuarenta kilos de copla (para mis lectoras latinoamericanas Isabel Pantoja es una cantante de copla bastante histriónica que está participando en un reality sobre supervivencia en una isla sita en vuestro lado del charco).

Volviendo al trabajo social, dicen por ahí que los diagnósticos sobre el estado de nuestra profesión no suelen ser precisamente esperanzadores. Sobre este tema recomiendo el artículo que escribe Arantxa Hernández Echegaray para abri…

Fin de la octava temporada

En junio de 2011 tenía 39 años. Atrapada por el gusanillo de la escritura decidí abrir un blog para soltarme. No tenía demasiado interés en escribir sobre trabajo social, solo quería aprender a escribir, el asunto es que mi creatividad es más bien escasa así que no me quedó más remedio que ponerme a disertar sobre la única cosa de la que tenía alguna idea. Y así nació trabajo social y tal.

En realidad yo quería titular el blog con el nombre trabajo social y otras hierbas y es que me resistía a encorsetarme, pero por raro que parezca el nombre estaba cogido (aprovecho para pedir a la persona que lo haya registrado que lo use, pues seguro le dará mucho juego). Tuve que conformarme con trabajo social y tal.

Al principio no me leía nadie. Es más, tenía que rogar a mis amigas, pareja y familiares que lo hicieran y menos mal que así era porque las entradas eran una sucesión de exabruptos y disparates que hoy ni siquiera me atrevo a releer. Aún así, comenzaron poquito a poco a llegar las lec…

Cuando la protección daña (el desenlace)

Con algo de retraso, expongo hoy la continuación del caso que comencé la pasada semana (click aquí). Se trataba de Lola, persona con la capacidad modificada a través de una curatela ejercida por nuestra entidad tutelar. Lola padecía parkinson que desembocó en un síndrome de Otelo hacia su pareja, Amalia.

De entrada, el procedimiento judicial fue muy lesivo para Lola. Su interpretación de los hechos fue que Amalia lo que pretendía con todos esas visitas al juzgado y al forense era divorciarse de ella, por lo que contrató a su propio abogado, que estuvo dilatando el procedimiento años, lo que empeoró aún más la convivencia. De hecho Lola durante un tiempo creyó que estuvieron divorciadas y que Amalia se quedaba en casa porque no tenía dónde ir.

Una vez que se dicta una medida entre los primeros trámites que las entidades tutelares hemos de hacer se encuentra el acceso a las cuentas bancarias, con lo que se bloquea el del resto de personas. Amalia se enfadó bastante al comprobarlo pues d…

Cuando la protección daña (primera parte)

Hoy traigo un caso a modo de muestra del perjuicio que algunas veces podemos causar al iniciar procedimientos de incapacitación y encomendar el ejercicio tutelar a una entidad pública. Como he dicho en entradas anteriores, tanto iniciar un proceso de modificación de la capacidad como proponer a una entidad pública es un acto que debe meditarse detenidamente.

En los procesos de modificación de la capacidad se dirimen (o se deberían dirimir) tres asuntos fundamentales: Primero, en qué aspectos de la vida necesita apoyos externos una persona con discapacidad, por ejemplo administración económica, atención a su salud, en todo... (no debería contemplarse esta posibilidad salvo en casos muy excepcionales), segundo, cómo se articulan esos apoyos (tutela, curatela, administración de bienes...) y tercero, quién debe proporcionarlos (designación de persona tutora, curadora, etc.). Por lo tanto, conviene decidir tomando en consideración tres cuestiones:
¿Va a mejorar la vida de la persona, va a …

Novedades literarias sobre trabajo social

La publicación de libros sobre trabajo social en nuestro país siempre es una buena noticia. Hoy traigo dos novedades literarias que me producen una satisfacción muy especial: La primera es la publicación de Epistemología del trabajo social: De la evidencia empírica a la exigencia teórica, de Teresa Zamanillo, libro del que os haré en esta entrada una breve reseña.


La segunda novedad editorial es el libro Cuando el trabajo social es literatura: La narración como creación y herramienta de aprendizaje, una obra colectiva en la que tengo el honor de participar junto a gente tan destacable como Alfonso García Vilaplana,  Arantxa Hernández Echegaray, Esperanza Molleda Fernández, Fabiola Moreno, Xavier Montagud, (mi admiradísima) Silvia Navarro Pedreño, (mi catalana preferida) Alba Pirla i Santamaria, Daniel Rodríguez Díaz y Laura Ruiz Urbán. 
Al libro en el que he participado le dedicaré una entrada antes de cerrar el blog por vacaciones. Ahora hablemos del libro de Teresa. Comenzaré por af…

5 creencias erróneas sobre tutela de personas adultas

El mundo de la tutela de personas adultas es muy poco conocido, incluso para las profesionales de la intervención social en general. En el poco tiempo que llevo trabajando en este sector observo que unido al gran desconocimiento existen una serie de creencias erróneas sobre los efectos de la tutela judicial. Todas ellas tienen en común la idea de que la tutela es una poderosísima herramienta que puede obrar cambios que sin ella son imposibles, como la mejora de personas con problemas de adicciones, el ingreso en centros, etc. 
La Convención de Nueva Yorkpersigue un cambio sustancial en el trato hacia las personas con discapacidad y muy especialmente hacia las personas tuteladas, hasta el punto de que relega la tutela a casos muy puntuales. Bien, al margen de esta norma de carácter internacional, la mayoría de las conductas que son altamente problemáticas en los entornos familiares o para los servicios sociales de atención primaria son, eso, conductas en las que el uso de la fuerza, l…