Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2011

El verano y la desconexión

Es curioso el efecto que el verano produce en los ritmos laborales e intelectuales. Ayer, fregando platos, que es la única actividad doméstica que me gusta hacer aparte de poner la lavadora (que nadie me visite sin avisar...) le daba vueltas a la cabeza sobre varios temas que me rondaban para escribir en el blog; pensaba sobre el Trabajo Social y el lenguaje -uf, qué muermo, la gente lo va a leer y va a pensar que es un peñazo-, pensaba sobre el poder de las etiquetas -pero si esto es otro coñazo, la gente va a pensar que este blog es una continua queja sobre el colectivo- y pensaba también escribir sobre un blog que conocí a través del facebook, lo escribe una mujer que se dedica a la prostitución y me dejo k.o. (por cierto, ellas prefieren ser denominadas trabajadoras del sexo y lo abrevian "TS", curiosa coincidencia...)

En fin, todos los temas que me venían a la cabeza me resutaban "poco veraniegos". En verano, todo se paraliza, la gente no quiere oir historias …

¿Conocemos realmente a nuestros clientes?

Llevo 9 años, si no me equivoco, trabajando en los servicios sociales comunitarios de Berja. Llevo los mismos años atendiendo a una familia, de éstas a las que nos gusta llamar "en desventaja social" (esto da para otra entrada en el blog, me lo apunto). Me habré entrevistado con ellos en unas 40 ó 50 ocasiones y les he tramitado multitud de cosas.

Es tanta la confianza que me une a esta familia que les pedí un favor: he tenido el placer (sí, sí, el placer), de contar con Beatriz, una alumna en prácticas, durante 80 horas. Esta chica tenía que entrevistar a una familia para su formación y me pareció positivo que entrevistase a ésta en concreto porque, además de que me lo permitieron gustosamente, se trata de la "típica familia gitana" con toda la carga de prejuicios que rondan por nuestro imaginario. Mi objetivo oculto era que consiguiese ver lo mucho que esta familia atesora detrás del estereotipo que ella seguramente se formaría al hablar con ellos. El objetivo qu…

El Trabajo Social debe tomar la calle (y la red)

Primavera de 2011. El movimiento 15 M toma las calles. Se publican los libros "¡Indignaos!", de Stéphane Hessel y "¡Reacciona!" (VV.AA.). Manifestaciones, caceroladas, asambleas callejeras, convocatorias virtuales, facebook, twitter; algo parece cambiar en esta sociedad mercantilista dispuesta a fagocitarse. ¿Es realidad o un anuncio de Bennetton o Calvin Klein? me pregunto cuando veo por televisión las calles llenas de gente sin trabajo, sin futuro y, sobre todo sin miedo. La verdad, no lo termino de creer.

Eufórica, me meto en internet, me agrego a todos los grupos, me informo de cuales son los puntos reivindicativos de los movimientos que se van creando. ¡Hay que hacer algo, no sé, irse a las acampadas, a las manifestaciones, tirar huevos a los escaparates de los bancos, no sé, algo!. Lo que la gente cuenta en la tele me es tan familiar que me duele oirlo (porque trato de anestesiarme y no escucharlo) porque todos los días tengo que escuchar historias en mi desp…

Comienza mi aventura

Escribir es un acto de afirmación personal pero también de exposición a los demás; un trabajador social al que admiro, Ángel Maroto, dijo una vez que a los pájaros no se les pregunta por qué cantan, cantan porque tienen una melodía que cantar y por ello tampoco debemos preguntarnos "por qué escribir", si lo hacemos es porque tendremos algo dentro que necesitamos expulsar, a veces de forma torpe o abrupta.

En mi caso, tengo el defecto de aturdir a todo aquel ser humano que se cruce en mi existencia con un torrente de palabras e ideas más o menos conectadas entre sí; padezco incontinencia verbal y parece ser que la palabra hablada no es suficiente para sentir que me expreso al mundo. Por otra parte, también me someto al escarnio ajeno, por lo que creo que el mundo y yo estamos empatados.

Ví una película en la que una chica se proponía escribir una receta cada día en un blog que tenía una duración de un año, yo seré más modesta, me propongo escribir una reflexión cada semana.

A…