Ir al contenido principal

De políticos, funcionarios y demás

Este no es un blog sobre política. O no pretendía serlo. La gente huye de la política. Es pestilente. Oportunista. Corrupta.

Interesarse por la política es hoy en día raro. No nos interesa, es más, tratamos de distanciarnos, es mejor mantenerse lejos, incluso aprovechamos la mas mínima oportunidad para manifestar en público nuestro desapego. Frases como "yo paso de la política", "soy apolítico" o "los políticos son todos iguales" son el pan de cada día en cualquier conversación, en el bar, en el trabajo.

Frases manidas, torpes, propias de un discurso impuesto por otros y digerido sin masticar. Porque la política puede ser eso, no seré yo quien arranque de las mentes ajenas un prejuicio tan cómodo. Los prejuicios son cómodos, constituyen un mullido cojín en el que apoyar la cabeza y echarse a dormir. Porque no hay que pensar. No hay que discernir. No hay que discriminar, filtrar, matizar.

Dejémoslo así, la política puede ser eso, pero nadie me puede arrebatar que también es otra cosa: mi niña tendrá o no plaza de guardería pública, podré ir al médico la semana que viene o dentro de dos porque la lista de espera es larga, iré a ver a mis padres por la autovía o recorriendo una carretera de mala muerte, mi madre disfrutará de una pensión digna, que ha trabajado para ello o sobrevivirá con una pensión de mierda, a mi marido se le quema la tienda, los bomberos tardan 20 minutos o 2 horas, mi hermana está en paro y en el pueblo no hay empresas donde trabajar, los precios de mis hortalizas no me dan para pagar a los peones, no hay trabajo en el manipulado porque no entra género, los pepinos españoles están contaminados. Pues sí amigos, eso también es política.

Es incluso política lo que está sucediendo en mi empresa, la Diputación Provincial de Almería. 98 personas que están trabajando desde 2007 la mayoría (el resto desde 2005) han visto como se paraliza la oferta de empleo público (cuyas plazas están ocupando desde esa fecha) de hoy para mañana y se les lanza el mensaje de que hay que reestructurar la Diputación. Hay muchos funcionarios. Esto nos lleva al segundo tema preferido para arreglar España.

No da esta entrada para abordar tan jugoso tema. Yo misma me avergüenzo de algunos compañeros y compañeras (soy de esa casta, sí, lo confieso), tenemos una responsabilidad hacia el deber público, que es sagrada. También me avergüenzo de muchos empleados de banca, repartidores de butano, peluqueras, camareros de bares de tapas, fruteros que te dan gato por liebre, albañiles que no saben un carajo y fontaneros que te cobran un riñón y no te arreglan el puto grifo. Porque digo yo que ellos también tendrán una responsabilidad, si no sagrada, al menos ética, hacia sus empresas, clientes y demás, oye y no voy yo por ahí diciendo que los empleados de banca son torpes como un cerrojo ni los repartidores de butano unos ordinarios ni las peluqueras unas chochonas que te tienen toda la tarde ni los fruteros unos sinvergüenzas ni los albañiles unos chapuceros ni los fontaneros unos ladrones.

A lo que voy, que recorten o favorezcan el empleo público es también política. Que no se nos olvide. Que haya más o menos funcionarios implican que si mi hijo se ha abierto la cabeza lo atiendan antes o después en urgencias. Que en clase haya 25 alumnos o 35. Que en un centro de servicios sociales me atiendan a la semana o al mes. Y si entre quienes me leen (que espero que seáis muchos) hay alguna iluminada que piensa que las privatizaciones son la solución, que mire por ahí, que vea cómo funcionan los servicios que están privatizados y luego me refute el argumento. Ni siquiera le pido que mire el coste de tales servicios, solo su funcionamiento.

Así pues, un aviso para navegantes, o mejor dicho, un poema erróneamente atribuido a Bertolt Brecht (es de Martin Nieomeller):

Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas,
guardé silencio, porque yo no era comunista,
Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata
Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas
no protesté
porque yo no era sindicalista,
Cuando vinieron a buscar a los judíos,
no protesté,
porque yo no era judío,
Cuando vinieron a buscarme,
no había nadie más que pudiera protestar.

Desde aquí mi apoyo y solidaridad con mis compañeras y compañeros interinos y contratados de la Diputación de Almería, que todos los días van a su trabajo a desempeñarlo con profesionalidad y honradez.

Hasta la semana que viene.

Comentarios

  1. Belén: Podrán arrancar todas las flores pero no impedir la primavera... Algún día no muy lejano el conjunto del personal apagará la tele y se pondrá a leer (te), y a partir de ahí empezarán a pensar que la politica es algo tan serio que no se puede dejar en manos de los profesionales. Sigue así.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, sencillamente suscribo todo lo que has escrito. Es tan simple como eso.
    Cuanto más se desprecie la política, más arribistas llegarán a ella y menos personas querrán acercarse a prestar un servicio público para que lo desollen por el simple hecho de comprometerse con la comunidad.

    Te sigo, me ha gustado tu blog.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más leídas

Ayuda a domicilio y trabajo social (primera parte)

El servicio de ayuda a domicilio (SAD) es uno de los programas más antiguos en los servicios sociales de este país. Existe un amplio consenso profesional y ciudadano sobre su eficacia y su relevancia como yacimiento de empleo, sobre todo en las zonas rurales. La ley de dependencia lo ha incorporado en su catálogo, siendo éste uno de los recursos más prescritos.

La importancia de este servicio obliga a una revisión periódica para su actualización y mejora. Como profesional responsable en mi UTS del SAD me gusta hacer esta revisión, eso sí, para mis adentros ya que nadie me ha pedido que lo evalúe. Hoy la traslado al blog porque guarda relación con mi manera de entender el trabajo social. Vayamos por partes.

Casi todas las administraciones prestan el SAD a través de la modalidad de gestión indirecta, es decir, con empresas normalmente multinacionales que se ocupan de la gestión del servicio mientras la titularidad sigue siendo pública. 
En la práctica esto se traduce en que las trabajad…

Una serie de catastróficas intervenciones en servicios sociales

A algunas lectoras les hizo gracia el término intervenciones cajero, que usé en la entrada de la semana pasada y me pidieron que lo explicase. Los deseos de las lectoras son órdenes, así que procedo en esta entrada a describir tres tipos de intervenciones en servicios sociales que me desagradan mucho. Las bauticé hace años, con un objetivo pedagógico-humorístico, para mis grupos de preparación de oposiciones y supuestos prácticos. Sus nombres son: Intervenciones cajero. Intervenciones Federer. Intervenciones alguien ha matado a alguien. Las intervenciones cajero son aquellas en las que la persona profesional (no necesariamente trabajadora social) se aferra a los recursos de que dispone y se limita a tratar de acoplar en alguno de ellos la demanda que la persona atendida plantea, como el zapatito de la cenicienta. Este proceder es muy perjudicial para la persona atendida, máxime si no tiene el piececico que el zapato requiere, entonces más vale que se vaya a su casa, baje la persiana y …

Diez revistas científicas sobre trabajo social

Hoy traigo al blog una lista de diez revistas científicas sobre trabajo social (y servicios sociales), con tres elementos en común: están escritas en español, puedes consultarlas on-line y lo mejor de todo: son gratuitas. No estan todas las que son, pero son todas las que estan. ¡La próxima vez que te oiga decir que no estás al día en trabajo social porque no tienes dinero para comprar libros, te arreo una colleja que te avío!

Asimismo, si conoces alguna otra que merezca estar en tan insigne listado, no te lo guardes, ahí, a lo somormujo, ¡eh! Que rule el conocimiento, amigos...

Antes de pasar a colocar la lista esta tan apañada que me he fabricado, te recomiendo ojear e incluso leer el interesante documento que ha elaborado la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales que lleva por título Contenidos de la competencia municipal en servicios sociales, en el nuevo marco legal. Si eres de naturaleza perezosa, también puedes informarte en el blog de Joaquín Santos, más con…