Ir al contenido principal

El poder del lenguaje

Qué importantes son las palabras: definen nuestro estado de ánimo, identifican con exactitud objetos, sensaciones, colores, sabores... Las palabras también sirven para identificar aspectos relacionados con el desempeño profesional y engloban lo que se denomina jerga profesional. Jerga profesional: Léxico específico de una determinada profesión o actividad, no siempre al alcance de la colectividad. A las palabras que componen este léxico se les conoce como tecnicismos (Lourdes Domenech y Ana Romeo "El lenguaje jergal", Página web http://www.materialesdelengua.org).

El Trabajo Social, como profesión que es, también tiene sus propios tecnicismos. Palabras tales como usuario, riesgo social, exclusión, desventaja social, intervención, recurso, comunitario... son de uso corriente en nuestros despachos y se supone que son la muestra de nuestra competencia profesional.

En mi caso, doy mucha importancia al lenguaje, incluyendo los tecnicismos; opino que el lenguaje es una herramienta muy potente para transformar la realidad y, seamos francos, es también una herramienta muy eficaz para adquirir y mantener el poder, tal es así que es, como decía unas líneas más arriba, son una muestra de saber profesional. De hecho, desde el punto de vista sociológico, una de las condiciones que debe reunir una ocupación para convertirse en profesión es producir una jerga propia.

Dándole yo vueltas a esto de la jerga entre trabajadores sociales, hay dos cosas que me llaman poderosísimamente la atención: una, que la mayoría de los términos que empleamos son, semánticamente, negativos (observad los que he citado arriba "al abaleo") y la otra, lo poco que hemos reflexionado sobre el significado de los mismos.

Con respecto a mi observación primera, la cosa tiene cierta lógica. Los trabajadores sociales, no nos engañemos, desempeñamos nuestro trabajo en el ámbito de la necesidad  y el problema (que no es lo mismo, que se lo digan a Cristina de Robertis, su lectura es obligada) y ello genera que las palabras que usemos para describir nuestra realidad sean, necesariamente, negativas. Esto me lleva a pensar que quizá sea el momento de darle la vuelta a nuestro calcetín y empezar a pensar en palabras tales como posibilidades, potencialidades, resiliencia, mejora y demás.

Pero lo que me preocupa realmente es lo poco que reflexionamos sobre los términos que utilizamos a diario. Por ejemplo, usuaria; "Belén es usuaria mía". Yo pregunto: ¿por qué usuaria, por qué no cliente, o ciudadana, o administrada?. Pero aún más preocupante es el uso indiscriminado de "familia multiproblemática" o "familia desestructurada"; ¿nos hemos parado a pensar lo que supone denominar a una familia como "multiproblemática"?. No quiero renegar de la taxonomía, sólo digo que para etiquetar (lo que es necesario en muchas ocasiones) hay que hacerlo con exactitud y, en el caso de personas, con respeto, o al menos, con rigor.

Creo que tenemos una tarea pendiente y es re-pensar nuestro propio lenguaje. Repensar el lenguaje es repensar la praxis y, en definitiva, mejorar nuestra profesión y a nosotras mismas.

Hasta la semana que viene.

Comentarios

  1. Como hasta hora genial Belén, pero hay "cosas", que hasta a nosotras mismas nos cuesta trabajo calificarlas y es complicado buscarle nombres, pero reflexionaré y repensaré. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Estupenda reflexión Belén, así es, ya se está haciendo en la literatura de trabajo social, por ejemplo, los australianos. Es cuestión de indagar en Google. Por mi parte escribí hace tiempo sobre el concepto de oportunidades vitales de Dharendorf en el nº 12 de Cuadernos de Trabajo social: "Apuntes sobre el objeto de trabajo social . Se refierre a las opciones y a las ligaduras o vínculos.
    Aunque esto lo escribiste en 2011, como ya sabes que mi incorporación a los blogs es reciente, quiero hacer este comentario pues no está pasado de tiempo ni tu artículo ni mi reflexión. Saludos. Teresa

    ResponderEliminar
  3. ¡Me ha gustado tu "lenguaje"!
    Estoy en la formación para la inserción digital y a mis alumnos los llamo participantes.
    La palabra usuarios la hemos usado durante mucho tiempo atrás y clientes.... nooooo.
    Desde luego sujetos y ciudadanos, lo son y yo añadiría "activos", pero la palabra que más me gusta en participantes puesto que siempre forman parte de un programa y se trata de que participen activamente en él.
    Gracias por tu reflexión!

    ResponderEliminar
  4. Impresionante!, pensé que era la única con esa idea jajaja, bueno igual solo estoy en el primer semestre, pero me ha gustado mucho la carrera, y hay profesores que me han hecho dudar del uso correcto de ciertas palabras de hasta uso diario. Así que quede encantada con esta entrada.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más leídas

Ayuda a domicilio y trabajo social (primera parte)

El servicio de ayuda a domicilio (SAD) es uno de los programas más antiguos en los servicios sociales de este país. Existe un amplio consenso profesional y ciudadano sobre su eficacia y su relevancia como yacimiento de empleo, sobre todo en las zonas rurales. La ley de dependencia lo ha incorporado en su catálogo, siendo éste uno de los recursos más prescritos.

La importancia de este servicio obliga a una revisión periódica para su actualización y mejora. Como profesional responsable en mi UTS del SAD me gusta hacer esta revisión, eso sí, para mis adentros ya que nadie me ha pedido que lo evalúe. Hoy la traslado al blog porque guarda relación con mi manera de entender el trabajo social. Vayamos por partes.

Casi todas las administraciones prestan el SAD a través de la modalidad de gestión indirecta, es decir, con empresas normalmente multinacionales que se ocupan de la gestión del servicio mientras la titularidad sigue siendo pública. 
En la práctica esto se traduce en que las trabajad…

Una serie de catastróficas intervenciones en servicios sociales

A algunas lectoras les hizo gracia el término intervenciones cajero, que usé en la entrada de la semana pasada y me pidieron que lo explicase. Los deseos de las lectoras son órdenes, así que procedo en esta entrada a describir tres tipos de intervenciones en servicios sociales que me desagradan mucho. Las bauticé hace años, con un objetivo pedagógico-humorístico, para mis grupos de preparación de oposiciones y supuestos prácticos. Sus nombres son: Intervenciones cajero. Intervenciones Federer. Intervenciones alguien ha matado a alguien. Las intervenciones cajero son aquellas en las que la persona profesional (no necesariamente trabajadora social) se aferra a los recursos de que dispone y se limita a tratar de acoplar en alguno de ellos la demanda que la persona atendida plantea, como el zapatito de la cenicienta. Este proceder es muy perjudicial para la persona atendida, máxime si no tiene el piececico que el zapato requiere, entonces más vale que se vaya a su casa, baje la persiana y …

Diez revistas científicas sobre trabajo social

Hoy traigo al blog una lista de diez revistas científicas sobre trabajo social (y servicios sociales), con tres elementos en común: están escritas en español, puedes consultarlas on-line y lo mejor de todo: son gratuitas. No estan todas las que son, pero son todas las que estan. ¡La próxima vez que te oiga decir que no estás al día en trabajo social porque no tienes dinero para comprar libros, te arreo una colleja que te avío!

Asimismo, si conoces alguna otra que merezca estar en tan insigne listado, no te lo guardes, ahí, a lo somormujo, ¡eh! Que rule el conocimiento, amigos...

Antes de pasar a colocar la lista esta tan apañada que me he fabricado, te recomiendo ojear e incluso leer el interesante documento que ha elaborado la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales que lleva por título Contenidos de la competencia municipal en servicios sociales, en el nuevo marco legal. Si eres de naturaleza perezosa, también puedes informarte en el blog de Joaquín Santos, más con…