Ir al contenido principal

Quiero ser perroflauta

Hola de nuevo, vaya semana caliente llevamos y eso que no ha hecho más que empezar: declaraciones de Duran y Lérida, que escribo así por si me lee (no caerá esa breva) para que le dé escozor o algo ver su nombre escrito en la bajuna e ignominiosa lengua de Cervantes; sueldos vitalicios de directivas de entidades bancarias (¿y eso no es delito ni nada por el estilo?) y usuarios de los servicios sociales cada vez más desesperados, con las ayudas económicas "en stand by", que para el caso es como decirle a la gente "búscate la vida", pero sin el cómo. Bueno, siempre nos quedará Cáritas...

Todo ello con el murmullo creciente de fondo de la manifestación del próximo sábado, organizada, como todos sabemos, por un grupo de perroflautas de la extrema izquierda que quieren desestabilizar el sistema para introducir las subversivas ideas marxistas-leninistas que les dictan las hordas comunistas (eso más o menos imagino que dirá la COPE; no la escucho porque no la pillo en la radio, una pena).

Los llamados perroflautas, esos impresentables del 15 M, han conseguido al ritmo del bongo y la flauta dulce que los más poderosos se paren a observar que aquí abajo nos encontramos unos infraseres quienes, los más privilegiados, tenemos que levantarnos por la mañana para trabajar, y otros no tienen que madrugar porque no tienen trabajo adonde ir. Los llamados perroflautas, entre cartón y carton de Don Simón, que parece ser lo único que ingieren, han conseguido que por fin la ciudadanía se pare a pensar que a lo mejor es obsceno que haya personas que tengan que meterse en un contenedor para comer mientras los banqueros pagan equipos de fórmula 1. Y los llamados perroflautas también han destapado la mediocridad y la corrupción de la clase política, incapaz de gestionar mínimamente los problemas de este país. En definitiva, los llamados perroflautas han dicho alto y claro que no somos mercancía en manos de políticos y banqueros.

Los llamados perroflautas nos han sacado los colores a muchos colectivos profesionales que hace mucho tiempo debíamos hacernos echado a la calle y no lo hemos hecho. Por eso y por muchas cosas más, yo de mayor quiero ser perroflauta... ¿una monedita?.

Hasta la semana que viene.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas más leídas

Ayuda a domicilio y trabajo social (primera parte)

El servicio de ayuda a domicilio (SAD) es uno de los programas más antiguos en los servicios sociales de este país. Existe un amplio consenso profesional y ciudadano sobre su eficacia y su relevancia como yacimiento de empleo, sobre todo en las zonas rurales. La ley de dependencia lo ha incorporado en su catálogo, siendo éste uno de los recursos más prescritos.

La importancia de este servicio obliga a una revisión periódica para su actualización y mejora. Como profesional responsable en mi UTS del SAD me gusta hacer esta revisión, eso sí, para mis adentros ya que nadie me ha pedido que lo evalúe. Hoy la traslado al blog porque guarda relación con mi manera de entender el trabajo social. Vayamos por partes.

Casi todas las administraciones prestan el SAD a través de la modalidad de gestión indirecta, es decir, con empresas normalmente multinacionales que se ocupan de la gestión del servicio mientras la titularidad sigue siendo pública. 
En la práctica esto se traduce en que las trabajad…

Una serie de catastróficas intervenciones en servicios sociales

A algunas lectoras les hizo gracia el término intervenciones cajero, que usé en la entrada de la semana pasada y me pidieron que lo explicase. Los deseos de las lectoras son órdenes, así que procedo en esta entrada a describir tres tipos de intervenciones en servicios sociales que me desagradan mucho. Las bauticé hace años, con un objetivo pedagógico-humorístico, para mis grupos de preparación de oposiciones y supuestos prácticos. Sus nombres son: Intervenciones cajero. Intervenciones Federer. Intervenciones alguien ha matado a alguien. Las intervenciones cajero son aquellas en las que la persona profesional (no necesariamente trabajadora social) se aferra a los recursos de que dispone y se limita a tratar de acoplar en alguno de ellos la demanda que la persona atendida plantea, como el zapatito de la cenicienta. Este proceder es muy perjudicial para la persona atendida, máxime si no tiene el piececico que el zapato requiere, entonces más vale que se vaya a su casa, baje la persiana y …

Diez revistas científicas sobre trabajo social

Hoy traigo al blog una lista de diez revistas científicas sobre trabajo social (y servicios sociales), con tres elementos en común: están escritas en español, puedes consultarlas on-line y lo mejor de todo: son gratuitas. No estan todas las que son, pero son todas las que estan. ¡La próxima vez que te oiga decir que no estás al día en trabajo social porque no tienes dinero para comprar libros, te arreo una colleja que te avío!

Asimismo, si conoces alguna otra que merezca estar en tan insigne listado, no te lo guardes, ahí, a lo somormujo, ¡eh! Que rule el conocimiento, amigos...

Antes de pasar a colocar la lista esta tan apañada que me he fabricado, te recomiendo ojear e incluso leer el interesante documento que ha elaborado la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales que lleva por título Contenidos de la competencia municipal en servicios sociales, en el nuevo marco legal. Si eres de naturaleza perezosa, también puedes informarte en el blog de Joaquín Santos, más con…