Ir al contenido principal

De 15-M, DRY, consensos, disensos, mayorías y otras hierbas...

Hola de nuevo:

Por fin (y digo por fin) la pesadilla se ha hecho realidad. Me voy a reprimir una vez más y voy a dedicar la entrada de esta semana a hablar de otra cosa que no sean las elecciones, pero no me he podido resistir a insertar esta viñeta del genial Manel Fontdevila, publicada en el diario Público, que ilustra muy bien cuál es mi sensación en estos momentos.

Esta semana estoy haciendo un curso de formación de formadores con la idea de poder compaginar el trabajo con temas docentes, imagino que los que seáis funcionarios, mileuristas y demás ya estaréis barajando, al igual que yo, el pluriempleo, que es lo que vamos a terminar haciendo muchos al paso que lleva la nómina, que tienen los del PP una fijación con el tema con más peligro que un bautizo de Gremlims, omá...

Durante un descanso del mentado curso estuvimos hablando sobre el movimiento 15-M y vino el tema a cuento porque en ese momento estábamos tratando el consenso en los grupos, yo aproveché y le pregunté al "maestro" (me encanta esa palabra) que si era recomendable, en un grupo, intentar llegar por todos los medios al consenso o quedarse en las mayorías; tengo que decir que el resto de alumnos me miró con cara de "asesinos-psicópatas-cuidao-con-la-tía-repelente" porque querían irse a fumar.

Me contestó que el consenso era, en grupos numerosos, un error, y puso al 15 M como ejemplo; básicamente él vino a decir que el consenso es alcanzable (y deseable) en grupos pequeños con unos objetivos muy claros y concisos. En grandes organizaciones se requiere el juego de mayorías-minorías porque es la única manera de que exista eficacia y operatividad en sus acciones. Este asunto, además, es una de las razones que él esgrimía para vaticinarles un futuro más bien negro.

Es interesante reflexionar sobre esto de las mayorías y las minorías y los consensos y estaba yo tan feliz divagando sobre el tema con el docente cuando el asunto tomó un giro que no me gustó nada: el 15-M en sí.

Me preocupó que algunos compañeros del curso afirmaran que el movimiento no tiene validez porque no se consigue nada saliendo a la calle y haciendo asambleas esperpénticas. Al margen del "folklore" de las asambleas y demás, el simple hecho de que la ciudadanía salga a la calle a opinar, debatir y protestar me parece un avance importantísimo en una sociedad abotargada y preocupada por el "furgol" y el "sálvame deluxe", y creo además que al movimiento se le están exigiendo unos niveles, por decirlo así, que no se le han exigido ni de lejos a los distintos partidos políticos en toda la democracia.

Ignoro cuál será el futuro de estas organizaciones, pero desde mi pequeño ciberespacio les deseo lo mejor. Les necesitamos (y mucho).

Hasta la semana que viene

PD.: Por favor, llegad al final de la página que todas las semanas inserto "buena publicidad".

Comentarios

Entradas más leídas

Ayuda a domicilio y trabajo social (primera parte)

El servicio de ayuda a domicilio (SAD) es uno de los programas más antiguos en los servicios sociales de este país. Existe un amplio consenso profesional y ciudadano sobre su eficacia y su relevancia como yacimiento de empleo, sobre todo en las zonas rurales. La ley de dependencia lo ha incorporado en su catálogo, siendo éste uno de los recursos más prescritos.

La importancia de este servicio obliga a una revisión periódica para su actualización y mejora. Como profesional responsable en mi UTS del SAD me gusta hacer esta revisión, eso sí, para mis adentros ya que nadie me ha pedido que lo evalúe. Hoy la traslado al blog porque guarda relación con mi manera de entender el trabajo social. Vayamos por partes.

Casi todas las administraciones prestan el SAD a través de la modalidad de gestión indirecta, es decir, con empresas normalmente multinacionales que se ocupan de la gestión del servicio mientras la titularidad sigue siendo pública. 
En la práctica esto se traduce en que las trabajad…

Una serie de catastróficas intervenciones en servicios sociales

A algunas lectoras les hizo gracia el término intervenciones cajero, que usé en la entrada de la semana pasada y me pidieron que lo explicase. Los deseos de las lectoras son órdenes, así que procedo en esta entrada a describir tres tipos de intervenciones en servicios sociales que me desagradan mucho. Las bauticé hace años, con un objetivo pedagógico-humorístico, para mis grupos de preparación de oposiciones y supuestos prácticos. Sus nombres son: Intervenciones cajero. Intervenciones Federer. Intervenciones alguien ha matado a alguien. Las intervenciones cajero son aquellas en las que la persona profesional (no necesariamente trabajadora social) se aferra a los recursos de que dispone y se limita a tratar de acoplar en alguno de ellos la demanda que la persona atendida plantea, como el zapatito de la cenicienta. Este proceder es muy perjudicial para la persona atendida, máxime si no tiene el piececico que el zapato requiere, entonces más vale que se vaya a su casa, baje la persiana y …

Diez revistas científicas sobre trabajo social

Hoy traigo al blog una lista de diez revistas científicas sobre trabajo social (y servicios sociales), con tres elementos en común: están escritas en español, puedes consultarlas on-line y lo mejor de todo: son gratuitas. No estan todas las que son, pero son todas las que estan. ¡La próxima vez que te oiga decir que no estás al día en trabajo social porque no tienes dinero para comprar libros, te arreo una colleja que te avío!

Asimismo, si conoces alguna otra que merezca estar en tan insigne listado, no te lo guardes, ahí, a lo somormujo, ¡eh! Que rule el conocimiento, amigos...

Antes de pasar a colocar la lista esta tan apañada que me he fabricado, te recomiendo ojear e incluso leer el interesante documento que ha elaborado la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales que lleva por título Contenidos de la competencia municipal en servicios sociales, en el nuevo marco legal. Si eres de naturaleza perezosa, también puedes informarte en el blog de Joaquín Santos, más con…