Ir al contenido principal

Siempre se puede hacer algo

Hola de nuevo:

Acaba de comenzar la campaña electoral. Nos esperan 15 días de siestas interrumpidas por el "parán-parán-parararán" del PP o el "chan-chaaaan" del PSOE, bramando desde los altavoces de los coches electorales. Que digo yo que si esta gente es que no pega la pestañada del mediodía. Es un ritual tedioso, la verdad. Como el hecho de abrir tu buzón y encontrártelo atascado de propaganda electoral. ¿No se ha legislado sobre las bolsas de plástico?. Pues que se legisle también sobre el uso del papel en las campañas electorales, coñe, que el bosque amazónico está cada vez más desertizado.

Pero más tedioso me resulta escuchar a los filósofos / as de cafetería que, descubriendo la pólvora, sentencian: "lospolíticossontodosiguales", "yonopiensoiravotarporquepaqué" o "loquequierenesllenarselabarriga", y que me decís de "todossonunosladrones". Po zí, Amparo, todos serán unos ladrones y eso, pero por si alguien no se ha enterado, ir a votar o no, no va a impedir que sigan siéndolo, creo yo.

Es normal que la gente sienta hartazgo. Es normal que la gente no viva las campañas electorales con interés. Y es normal que haya desconfianza hacia la clase política.

Lo que no me parece normal es que haya gente que, ante la situación en la que vivimos, se cruce de brazos. No me parece normal que haya gente que se quede en su casa, refunfuñándole al presentador del telediario.  No me parece normal que haya gente para quien el 15 M es una gilipollez, la militancia política también es una estupidez, por supuesto la implicación en asociaciones una pérdida de tiempo, el voluntariado es de tontos y la pertenencia a colegios profesionales un despilfarro. Y de los sindicatos ni hablamos. No me parece normal que la gente diga que no se puede hacer nada. Siempre se puede hacer algo.

Ser escéptico es fácil. Y cómodo. Y si además se es cínico, aún mejor. Situarse por encima de los demás, sobre el mullido cojín de la indiferencia es una opción válida, pero no es ética, máxime, si sobre ese cojín nos dedicamos a dar lecciones. El movimiento se demuestra andando. Me da igual hacia adonde. Me parece respetable que la gente considere que la salida está en el Partido Popular. Me parece respetable que la gente quiera eliminar el senado y haga campaña para no votar. Me parece respetable que la gente se sume a movimientos religiosos y me parece respetable que la gente haga asambleas en la calle. Incluso me parece respetable que la gente participe a través de internet.

Lo que no me parece respetable, amigos y amigas, es pretender que sean otros quienes solucionen nuestros problemas. En estos tiempos, la implicación en la sociedad no es una elección, es un deber. En tu mano está elegir cómo, pero si quieres que las cosas cambien, apaga la tele y ponte las pilas. Y si no estás dispuesto a hacer nada, al menos cállate y déjanos a los demás desayunar en paz. ¡Hombre ya!

Hasta la semana que viene (eso espero)

Comentarios

Entradas más leídas

Ayuda a domicilio y trabajo social (primera parte)

El servicio de ayuda a domicilio (SAD) es uno de los programas más antiguos en los servicios sociales de este país. Existe un amplio consenso profesional y ciudadano sobre su eficacia y su relevancia como yacimiento de empleo, sobre todo en las zonas rurales. La ley de dependencia lo ha incorporado en su catálogo, siendo éste uno de los recursos más prescritos.

La importancia de este servicio obliga a una revisión periódica para su actualización y mejora. Como profesional responsable en mi UTS del SAD me gusta hacer esta revisión, eso sí, para mis adentros ya que nadie me ha pedido que lo evalúe. Hoy la traslado al blog porque guarda relación con mi manera de entender el trabajo social. Vayamos por partes.

Casi todas las administraciones prestan el SAD a través de la modalidad de gestión indirecta, es decir, con empresas normalmente multinacionales que se ocupan de la gestión del servicio mientras la titularidad sigue siendo pública. 
En la práctica esto se traduce en que las trabajad…

Una serie de catastróficas intervenciones en servicios sociales

A algunas lectoras les hizo gracia el término intervenciones cajero, que usé en la entrada de la semana pasada y me pidieron que lo explicase. Los deseos de las lectoras son órdenes, así que procedo en esta entrada a describir tres tipos de intervenciones en servicios sociales que me desagradan mucho. Las bauticé hace años, con un objetivo pedagógico-humorístico, para mis grupos de preparación de oposiciones y supuestos prácticos. Sus nombres son: Intervenciones cajero. Intervenciones Federer. Intervenciones alguien ha matado a alguien. Las intervenciones cajero son aquellas en las que la persona profesional (no necesariamente trabajadora social) se aferra a los recursos de que dispone y se limita a tratar de acoplar en alguno de ellos la demanda que la persona atendida plantea, como el zapatito de la cenicienta. Este proceder es muy perjudicial para la persona atendida, máxime si no tiene el piececico que el zapato requiere, entonces más vale que se vaya a su casa, baje la persiana y …

Diez revistas científicas sobre trabajo social

Hoy traigo al blog una lista de diez revistas científicas sobre trabajo social (y servicios sociales), con tres elementos en común: están escritas en español, puedes consultarlas on-line y lo mejor de todo: son gratuitas. No estan todas las que son, pero son todas las que estan. ¡La próxima vez que te oiga decir que no estás al día en trabajo social porque no tienes dinero para comprar libros, te arreo una colleja que te avío!

Asimismo, si conoces alguna otra que merezca estar en tan insigne listado, no te lo guardes, ahí, a lo somormujo, ¡eh! Que rule el conocimiento, amigos...

Antes de pasar a colocar la lista esta tan apañada que me he fabricado, te recomiendo ojear e incluso leer el interesante documento que ha elaborado la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales que lleva por título Contenidos de la competencia municipal en servicios sociales, en el nuevo marco legal. Si eres de naturaleza perezosa, también puedes informarte en el blog de Joaquín Santos, más con…