sábado, 3 de diciembre de 2011

¿De qué hablamos cuando hablamos de derechos? (Parte I)

Hola de nuevo:

Tengo la costumbre de levantarme con la radio. No me gusta el "pipipipí" del despertador, me parece odioso, prefiero que me despierte una voz humana, aunque sea la de Francino diciendo que la prima de riesgo está bailando lambada con el déficit europeo en la disco eurozona. Que digo yo que maldita la hora en que oímos hablar de la prima de riesgo, que seguro que si es prima de alguien es de Angela Merkel.

Hay noticias que al escucharlas te mosquean, otras te indignan, algunas te entristecen y muy pocas hacen que, al escucharlas, algo se retuerza en tu estómago. Ayer tuve que escuchar de la boca del citado locutor la siguiente noticia: "En un hotel de Canarias dos camareras de hotel han sufrido amagos de infarto porque tienen sólo 2 minutos para arreglar cada una de las habitaciones del hotel. Las camareras del hotel son cronometradas".

No pude reprimir las lágrimas camino al trabajo pensando en esas mujeres; soy consciente de que este blog está tomando un rumbo a medio camino entre "Estrenos TV", "Vivir cada día", "Candy Candy", "Mundo Obrero" y apuntes de una Mary Richmond demenciada. Me da igual. Me da exactamente igual. Este mundo se ha vuelto completamente loco ¿por qué tendría que estar cuerda?

Y esta noticia me trae a la cabeza la entrañable imagen de nuestras dos autoridades sindicalistas, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez (que hace gala de su nombre, que acertados estuvieron los padres) en la sede del PP; no alcanzo a entender qué fue lo que les llevó a ir allí cuando Rajoy ni siquiera ha sido investido. ¿Y estos son los que van a proteger los derechos de mujeres y hombres trabajadores como las camareras del hotel canario? Ay omá.

Vivimos unos años negros, en los que se están aplastando derechos cuya promulgación ha costado el esfuerzo, y, en ocasiones, la vida de muchas personas valientes, que tanto lucharon para que hoy dejemos que nos los quiten con tanta impunidad, es que no doy crédito. Y por eso mismo es necesario que todos tengamos muy claro de qué hablamos cuando hablamos de derechos y cómo se traduce el disfrute de los mismos en nuestra vida diaria. Que se lo pregunten si no a los millones de estadounidenses que no tienen acceso a la sanidad (un buen momento para volver a ver "John Q", con Denzel Washington, menuda película).

Por todo ello me he decidido a dedicar este puente a estudiar esto de los derechos, los derechos subjetivos y demás, para después colgarlo en el blog, bueno, no soy tan friki, también organizo una barbacoa, veré a mi Madrid, cuidaré las macetas, pasearé a mi Nikita y me daré una vuelta con mi sobrina a buscar regalos de navidad baraticos, oye, que en la lucha social y obrera también se fuma.

Hasta la semana que viene (que traeré la tarea hecha).

No hay comentarios:

Publicar un comentario