Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2012

Sobre ética

Hola de nuevo:

Sigo viva. Mi alarmante retraso se ha debido a una serie de asuntos liosillos que no me han dejado sentarme a escribir con tranquilidad; prefiero tener la cabeza despejada para subir reflexiones al blog porque ya son lo suficientemente descabelladas cuando estoy relajada, así que imaginad lo que soy capaz de poner cuando estoy atacá de los nervios (RajoydelosksjhdkadhalMerkeltepariosdaxzodkpa)...

Acabo de participar como docente (increíble, lo sé) en un curso sobre personas mayores en riesgo social. Me tocó la parte práctica y decidí tratar, dentro del escaso tiempo con el que contaba, sobre los dilemas éticos que se nos presentan durante nuestra actuación profesional en referencia con los ancianos. Para ello me puse como las locas a empaparme modelos de resolución de dilemas éticos y demás, por cierto, vaya desde aquí mi agradecimiento a otra de las docentes, Rosa Gómez Trenado, que me echó una mano con la documentación.

El caso es que, leyendo esta semana sobre ética …

Diez razones para ir a la manifestación del domingo

Hola de nuevo:

Navegando por las redes sociales he tenido la ocasión de leer la opinión de personas que no van a acudir a la manifestación del domingo contra la reforma laboral por distintos motivos. Yo los respeto todos excepto uno: que los sindicatos que la convocan no están legitimados para ello y no se les puede "hacer el juego".

Este argumento es justo lo que busca el Gobierno y los llamados mercados; no descubro nada nuevo (como casi nunca cuando expongo mi opinión) si afirmo que una de las claves del avance del neoliberalismo es la fragmentación del mercado de trabajo, la división y el enfrentamiento entre la clase trabajadora, además, por supuesto, del debilitamiento del movimiento sindical.

Que el movimiento sindical está debilitado es algo que se ha ganado el propio sindicalismo a pulso; yo misma he criticado con dureza a los sindicatos y, con el panorama que tenemos, mucho me temo que continuaré haciéndolo. Aún así, me parece chocante que, precisamente ahora, que…

Una (tropelía) más

Hola de nuevo:
Una vez más, me resulta imposible sentarme a escribir y abordar cuestiones relacionadas con el Trabajo Social. No puedo. Me hierve la sangre. En mi pueblo solemos decir “estoy que me pinchan y no echo gota”, así me siento porque han condenado a Garzón.
No soluciona el atropello que se ha cometido que yo escriba en este blog sobre la vergüenza, la pena, la rabia y la indignación que siento. No lo leerá ningún miembro del tribunal que lo ha condenado, no lo leerá ningún miembro del PP con conciencia crítica. No lo leerá ningún votante del PP. No lo leerá nadie que piense que la sentencia es justa y a quien pueda convencer de lo contrario. No lo leerá Garzón. No lo leerá nadie que no esté tan indignado o indignada como lo estoy yo y, seguramente, las pocas personas que lean esto suscribirán, total o parcialmente mis palabras. Ni siquiera soy original.
¿Y por qué escribir entonces? ¿Por qué perder mi tiempo, mi energía y mis ganas de disfrutar el fin de semana? ¿Por qué am…

Más de mil ojos velan por su (propia) seguridad

Hola de nuevo:

Una vez más, me asomo con retraso a la word wide web; parezco la Liebre de Marzo por el inglés y por la tardanza, más que nada. Por cierto, un fantástico libro Alicia en el País de las Maravillas, es un error considerarlo algo para niños al igual que Los Simpson, denominados por mi padre "Los Amarillos". Es que mi padre, de 78 años, ve estos dibujos, como os lo cuento...

Durante toda mi vida he sido una persona muy escéptica ante las teorías conspiratorias, Watergates variados, existencia de ovnis escondidos en los sótanos de la CIA, dobles de Elvis, de Franco y demás. En realidad, he sido tan ingenua que me he creido a pies juntillas eso de que los gobiernos son buenos y miran por el bienestar de sus ciudadanos y que la gente que ve conspiraciones es en realidad una paranoica a lo Mel Gibson en "Conspiración" (qué película). Ahora, a mis 40 años recién cumplidos, he descubierto la cruda realidad.

Y me ha ayudado a ver la luz la crisis económica mund…