Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2012

Dadme cretinos optimistas

-Dadme cretinos optimistas – decía un político a Juan de Mairena -, porque ya estoy hasta los pelos del pesimismo de nuestros sabios. Sin optimistas no vamos a ninguna parte. -¿Y qué diría usted de un optimismo con sentido común? -¡Ah, miel sobre hojuelas! Pero ya sabe usted lo difícil que es eso, amigo Mairena.
“Juan de Mairena” (Antonio Machado)
Hola de nuevo:
Estos días estoy leyendo un libro que los gerentes de servicios sociales, José Manuel y demás “moscas”, suelen citar con frecuencia en sus escritos: Juan de Mairena, de Antonio Machado.
No había leído apenas nada de Machado (poemas sueltos y poco más); es una pena pero, en muchas ocasiones, los libros “de lectura obligada” en los institutos resultan un verdadero coñazo cuando una es adolescente y a todo dice que no porque sí. Luego, más vieja y más paciente, les das una segunda oportunidad y esos mismos libros que antes te parecían soporíferos ahora te cautivan. El pobre Machado constituía parte de la lectura apestosa de mis tiempos…

El cliente no siempre tiene la razón

Hola de nuevo:
El pasado viernes tomé la determinación de escribir, en adelante, en este día de la semana. Los viernes ve una las cosas con una perspectiva diferente; la llegada del fin de semana resta importancia a las cosas malas y amplifica las buenas, al menos esa es mi sensación.
Escribir hoy ha sido una buena decisión. Esta semana he tenido un serio altercado con unos clientes en el que terminé conminándolos a que salieran del despacho y, presa de un ataque de furia a lo Increíble Hulk (o La Masa, que es el nombre que tenía el muñeco de la serie que veía de chica), me puse a escribir el mismo día que cogí el cabreo monumental. Menos mal que no publiqué la entrada; destilaba tanta rabia que al releerla me dije “Virgen, si parezco Herman Tesch o como se escriba (por dios, qué nombre…)”
Me parece muy importante intentar ser autocrítica y trato, en la medida en que mi ego me lo permite, analizar mi actuación profesional para mejorar, pero, sobre todo, para re-conocerme como herramient…

Me encanta que los viernes salgan bien

Hola de nuevo:
Esta semana estoy contentilla, hombre. Empezó fatal, pero hoy viernes, un chaval gitano de mi zona, absentista en su día, ha firmado los papeles para estudiar cocina en Almería. La limpieza de choque de la que os hablaba la semana pasada va viento en popa gracias a mis tres heroínas y los camiones del ayuntamiento están retirando la basura que es un contento, aunque me da que algún operario se está acordando de mi madre y de mi casta al completo. La familia está colaborando ¿qué más puedo pedir? Solo el Consejo de Ministros me puede joder el viernes pero creo que con lo de Bankia ya están entretenidos y yo, además, no pienso entrar al trapo, que luego me sube la tensión.
Tropelías peperianas aparte, esta semana quería hablaros de una iniciativa en la que estoy muy interesada y que seguro conoceréis. Se trata de la Iniciativa Popular Legislativa que ha puesto en marcha la Plataforma de Afectados por las Hipotecas y que tiene por objeto “que, ante una ejecución hipotecaria…

Tipos de ascos

Hola de nuevo:

Hoy acabo de llegar a casa con ganas de quitarme en el ascensor los tenis (zapatillas deportivas en Almería), la camiseta, el pantalón y hasta el sujetador y las bragas. No es que me haya dado por convertirme en stripper (aunque con mi esbelta silueta lo tendría bien fácil) es que acabo de supervisar el inicio de una limpieza de choque en una vivienda donde acabo de prescribir el servicio de ayuda a domicilio.

A las personas que tengáis la inmensa suerte de desconocer en qué consiste una limpieza de choque, os diré que se trata de una limpieza a fondo que incluye, en la mayoría de las ocasiones, la colocación de un contenedor para la ingente cantidad de basura, fumigación y pintura. Esta limpieza se suele realizar en viviendas que no cumplen condiciones mínimas de salubridad. Dichas casas me producen un asco literal, físico, horrendo; al salir de ellas quiero lavarme o rascarme o quitarme la ropa o todo a la vez. Este asco lo acabo de bautizar asco de tipo 1 (náusea).

L…

Día 1 de mayo, Día del Trabajo

Hola de nuevo:

Ayer día 1 de mayo, día del trabajo, tuve la suerte de poder celebrar que tengo uno. Este día, curiosamente, siempre me trae el recuerdo de mi infancia. Yo siempre he sido muy independiente por lo que de chica me encantaba fantasear sobre lo que sería tener trabajo y, lo más importante, un sueldo para gastármelo en aquello que me diera la gana, no los seis duros que mis "rácanos" padres me daban de paga, seis duros de los cuales uno tenía que echar al cestillo de la iglesia (aquí lo del cepillo no se estila). Echaba el duro en la cesta con la misma alegría con la que Woopi Goldberg entrega un cheque a las monjas en el final de "Ghost"; creo que a partir de desprenderme de mi duro se gestó mi cariño hacia lo religioso en general y lo católico en particular.

Pero quería hablar del trabajo. Yo tengo mucho que agradecerle al mío. Todos los días tengo experiencias buenas y por supuesto malas, pero ambas me hacen crecer enormemente como persona, además de …