miércoles, 3 de octubre de 2012

Borrar a Federico

Hoy no es viernes. Es miércoles de ceniza: ceniza se me antoja el color del día, cenizas se empeña en remover este Partido Impopular que desgobierna y no gobierna, recorta, prohíbe, parte, reparte decretos, palos y desprecio a partes iguales sin pudor ni decoro, sí, he dicho decoro.

Hoy no es viernes. Es miércoles de ceniza porque el Ayuntamiento de Berja, pueblo donde trabajo, peno, río, lloro y vivo unas horas cada día, ha retirado el nombre a la Plaza Federico García Lorca, sustituyéndolo por Placetilla de las Monjas (nombre antiguo). Idea ceniza de algunos grises que pretenden recuperar el blanco y negro.

Hoy no es viernes, es un miércoles vil porque hoy en Berja borrarán a un grandísimo escritor, pero ¿quién podrá borrar estos versos, si los echamos a volar?

Pero que todos sepan que no he muerto;
Que hay un establo de oro en mis labios;
Que soy el pequeño amigo del viento oeste;
Que soy la sombra inmensa de mis lágrimas.

Federico García Lorca.

3 comentarios:

  1. ... Y desde enonces en Berja, indefectiblemente, cada miércoles de ceniza, nadie sabe ni cómo ni por qué, la Placetilla de las Monjas amanecía toda engalanada con versos de Ferderico. Estaban en los árboles, en las farolas, por los bancos, por el suelo... y el pueblo iba y los leía; y se hacia así la letra fiesta. De autoría solo había una excepción, los versos de un tal Mario que también aparecían:

    Ese gran simulacro

    Cada vez que nos dan clases deamnesia
    como si nunca hubieran existido
    los combustibles ojos del alma
    o los labios de la pena huérfana
    cada vez que nos dan clases de amnesia
    y nos conminan a borrar
    la ebriedad del sufrimiento
    me convenzo de que mi región
    no es la farándula de otros
    en mi región hay calvarios de ausencia
    muñones de porvenir / arrabales de duelo
    pero también candores de mosqueta
    pianos que arrancan lágrimas
    cadáveres que miran aún desde sus huertos
    nostalgias inmóviles en un pozo de otoño
    sentimientos insoportablemente actuales
    que se niegan a morir allá en lo oscuro

    el olvido está lleno de memoria
    que a veces no caben las
    remembranzas
    y hay que tirar rencores por la
    borda
    en el fondo el olvido es un gran
    simulacro
    nadie sabe ni puede / aunque
    quiera / olvidar
    un gran simulacro repleto de
    fantasmas
    esos romeros que peregrinan por
    el olvido
    como si fuese el camino de santiago

    el día o la noche en que el olvido
    estalle
    salte en pedazos o crepite /
    los recuerdos atroces y de
    maravilla
    quebrarán los barrotes de fuego
    arrastrarán por fin la verdad por
    el mundo
    y esa verdad será que no hay
    olvido

    ResponderEliminar
  2. Querido anónimo: Me dejas muda. Comentarios como el tuyo dejan mi entrada en un segundísimo plano. Un abrazo y muchas gracias por tan bellas palabras.

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, por si a alguien le interesa, el poema de nuestro anónimo amigo es de Mario Benedetti.

    ResponderEliminar