viernes, 30 de noviembre de 2012

Carta a un político catalán

 

Un diputado de Ciudadanos pregunta en el Parlamento Catalán por el bilingüsmo. Mas responde:

“Estos niños y niñas, sacrificados bajo el durísimo yugo de la inmersión lingüística en catalán sacan las mismas notas de castellano que los niños y niñas de Salamanca, de Valladolid, de Burgos y de Soria. Y no le hablo ya de Sevilla, de Málaga, de Coruña, etcétera. Porque allí hablan el castellano, efectivamente, pero a veces a algunos no se les entiende. A veces no se les acaba de entender del todo, pero hablan castellano".

Estimado / a político / a catalan / a:

Llevo año y pico escribiendo este blog y he intentado por todos los medios no tocar este tema. Ya no puedo más. Me dirijo a usted por escrito, creo que así me entenderá. Disculpe si cometo algún error ortográfico, ya sabe usted que las niñas y niños andaluces de ayer y hoy andamos más bien escasos de conocimiento.

Me tendrá que perdonar si en algunos momentos no es mi cabeza sino mis tripas las que hablan. Sabe usted que los andaluces somos de natural folklórico y no solemos preocuparnos por asuntos de enjundia como la política; preferimos más bien tocar las palmas, bailar sevillanas, pasar la mañana en el bar y nos gusta poco la polémica. El calor y nuestro ADN nos llevan a darle la razón al vecino por tal de no discutir, aunque perdamos en la refriega. Así nos va.

Cada vez que hay elecciones, crisis, huelgas, partidos de fútbol, torneos de Castellets, competiciones de Sardana, la Mona de Pascua o el día de Sant Jordi tiene que aparecer algún político (o política) catalán poniéndonos a los andaluces literalmente a parir. Es cierto que Esperanza Aguirre o Ana Mato también han soltado alguna que otra perla, pero lo de muchos políticos catalanes, no me lo niegue, roza lo obsesivo: Duran i Lleida ha atacado a los andaluces, Joan Puigcercós ha atacado a los andaluces, Carod Rovira ¡que es medio aragonés! ha atacado a los andaluces, Jordi Pujol ha atacado a los andaluces,  también la diputada catalana del PP, Montserrat Nebrera,  nos ha atacado a los andaluces.y Artur Mas ataca, nuevamente, a los andaluces. ¿Pero qué es lo que les hemos hecho?

Que yo recuerde, si algo hemos hecho es trabajar en sus fábricas, segar sus campos, recolectar sus frutos, cuidar a sus hijos, construir sus casas, cargar y/o repartir sus productos, limpiar su mierda suciedad en oficinas y calles, y, en definitiva, contribuir, con trabajo e impuestos, a construir la Cataluña, perdón, Catalunya de hoy.

Es normal que ya no seamos bienvenidos. Afortunadamente para ustedes ahora existe mano de obra aún más barata: ecuatorianos, peruanos, bolivianos, chinos, senegaleses o malís. Estos últimos son sus favoritos, ciudadanos de un África presa del hambre y de la desesperación, esos a los que ustedes les regalan camisetas del Barça y les hablan de la tierra prometida.

Yo no le voy a recordar, porque ya lo sabe, la situación económica en la que políticos como usted han dejado a la tierra que tanto dicen amar. Tampoco voy a disertar sobre la maniobra, burda y torticera, hasta para una ignorante como yo, que significa sacar la independencia a colación cada vez que tienen que tapar sus vergüenzas, costumbre ésta de desviar la atención tan de moda últimamente. No voy a recordar los pactos de gobernabilidad con los distintos gobiernos de la nación y los pingües beneficios que dichos arreglos han supuesto.

No es, asimismo, mi intención llenar esta carta de insultos y descalificaciones, ni siquiera para pedirles, sí, a ustedes, que se saquen la pelota de ping pong cuando hablen castellano. En eso, como en muchas otras cosas, los andaluces no solemos prodigarnos. Es más, le diré, para su conocimiento, que nuestro himno es una joya, entre otras cosas, por la frase "sean, por Andalucía, libres España y la Humanidad". Somos así de tontos por desear algo bueno para aquellos que viven fuera de nuestras fronteras, ¡con lo bien que se vive calentito dentro del Hecho Diferencial! 

Y tan legos:

- Por cada Salvador Seguí, tenemos un Blas Infante.
- Por cada Salvador Dalí, tenemos un Pablo Picasso.
- Por cada Salvador Espriú, tenemos un Federico García Lorca.
- Por cada Mercè Rodoreda, tenemos una María Zambrano.
- Por cada Lluis Llach, tenemos un Carlos Cano.
- Por cada Silvia Munt, tenemos una Ana Fernández.

Podría incluir en esta carta nombres como Rocío Jurado, Camarón de la Isla o Paco de Lucía, artistas que posiblemente no serán dignos de su consideración, pero nos transportado a algunos con su arte hasta el éxtasis.

No quiero despedirme sin pedirle un favor: como sé que es usted un habitual del Congreso de los Diputados, en uno de sus múltiples sesiones en esta cámara, acérquese a la Sala de Oradores, que recibe ese nombre porque allí están colgados los cuadros con el retrato de los mejores oradores que han pasado por el Congreso ¿sabe usted quiénes son mayoría? Los políticos andaluces, esos a los que no se les entiende cuando hablan. Uno de ellos era Emilio Castelar.

No nos comprendan, no nos respeten, no nos quieran, pero, por favor, déjennos en paz, arreglen el caos de comunidad que tienen y dejen de incendiar con su xenofobia de una puñetera vez. Por ese orden. La ciudadanía catalana lo merece.

Hasta la semana que viene.

(Enlace a página de un fantástico catalán, Viçent Navarro, que hace un interesante análisis de las elecciones...)



"Cuántos días baldíos
haciéndome pasar por lo que soy.

Máscara sin memoria, líbrame
de parecerme a  aquel que me suplanta.

Uno solo será mi semejante".

José Manuel Caballero Bonald.
Premio Cervantes 2012. Andaluz. 




 Camarón de la Isla y Paco de Lucía. Andaluces.
"Como el agua"

1 comentario: