Ir al contenido principal

Manuel

Manuel llamó el otro día al centro para despedirse. Eran las dos y media cuando sonó el teléfono en la centralita y, casualmente, lo cogí yo. Manuel comenzó a hablar en cuanto reconoció mi voz. Sus palabras sonaban muy deprisa, alternando rabia y llanto. Me dijo que no podía más, que su ayuda económica no llegaba, que no tenía más fuerzas y colgó.

Me quedé muda. Las manos se me helaron. No sabía qué hacer, pero, al fin, reaccioné. Llamé a mi compañero psicólogo, que estaba fuera, al móvil y le rogué que se fuese volando a casa de Manuel, que había llamado al centro con despedida incluida y que estaba peligrosamente raro. Me dijo que salía inmediatamente a buscarlo. Me quedé sentada en el despacho como una imbécil. Estaba grogui. Necesitaba llorar pero el llanto me parecía obsceno porque era algo así como aventurar, así que opté por ir al despacho de la auxiliar, contarle lo sucedido y esperar la llamada del psicólogo, al que le pedí que me dijese lo que pasaba en cuanto lo supiera. El psicólogo ha establecido una buena relación con Manuel.

Al poco, mi compañero volvió. Me tranquilizó saber que Manuel se había quedado más calmado; tras hablar un rato con él y explicarle que su ayuda estaba ya aprobada, mi compañero le ofreció cuarenta euros y Manuel no los quiso, finalmente, tras mucho insistir, consiguió que cogiese veinte euros (a modo de préstamo). Un caradura, Manuel.

El problema de Manuel es que ha perdido la esperanza. Ha perdido a su mujer, sus hijos, su trabajo y la poca dignidad que le queda la está perdiendo gracias a la estupenda labor de los bancos de alimentos, a los que duda si ir afeitado o no, duchado o no, porque según te vean te dan, me dice.

Manuel necesita trabajo, si no hay, necesita dinero. Hay que comer, claro, es lo primero, ya lo dice Maslow. Pero Manuel no sólo necesita dinero o trabajo. Manuel necesita recuperar la dignidad perdida, necesita reencontrar sus capacidades y necesita apoyo emocional. De eso en los bancos de alimentos no dan.

Por eso yo te juro y me juro, Manuel, que esta trabajadora social prestacionista, asistencial y aburguesada, que no tiene ni puñetera idea de qué decirte cuando te me sientas enfrente y te echas a llorar, que lo único que le sale es ponerse a llorar contigo o cagarse en los muertos de Rajoy, encontrará la manera, con coaching, counselling, fucking o lo que sea, de ofrecerte ayuda profesional para que encuentres tu camino.

Y porque además hay en Berja un equipo de profesionales que opina que tú, Manuel, eres único, no te rindas. Por favor.

Hasta la semana que viene.

Kiko Veneno: "Manuel"

Comentarios

  1. Una maravilla de entrada. Emoción, denuncia y ayuda a partes iguales. Tiene suerte Manuel de poder contar con vosotros. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Belén, tú también eres única. Sigue escribiendo. Remueves... Me he puesto a pensar en la relación de ayuda, en el principio de individualización en lo que decía Mary Richmond acerca de tratar las cosas de forma desigual... Casi, casi estoy hipando.

    ResponderEliminar
  3. Escalofriante y emotivo post. Sinceramente, este tipo de relatos son los que me dan ganas de adaptarlos y crear historias para contarlos como narrador que soy. De hecho, si me das el permiso, quizá en algún momento lo haga.

    ResponderEliminar
  4. Hay quienes olvidan que tras las palabras que tanto pronuncian (crisis, prima de riesgo, intereses...) hay personas, con nombres y rostros, con una historia y una vida, y con cada vez mayores dificultades para mantener la esperanza o la dignidad. Muchas gracias por el post, genial.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más leídas

Ayuda a domicilio y trabajo social (primera parte)

El servicio de ayuda a domicilio (SAD) es uno de los programas más antiguos en los servicios sociales de este país. Existe un amplio consenso profesional y ciudadano sobre su eficacia y su relevancia como yacimiento de empleo, sobre todo en las zonas rurales. La ley de dependencia lo ha incorporado en su catálogo, siendo éste uno de los recursos más prescritos.

La importancia de este servicio obliga a una revisión periódica para su actualización y mejora. Como profesional responsable en mi UTS del SAD me gusta hacer esta revisión, eso sí, para mis adentros ya que nadie me ha pedido que lo evalúe. Hoy la traslado al blog porque guarda relación con mi manera de entender el trabajo social. Vayamos por partes.

Casi todas las administraciones prestan el SAD a través de la modalidad de gestión indirecta, es decir, con empresas normalmente multinacionales que se ocupan de la gestión del servicio mientras la titularidad sigue siendo pública. 
En la práctica esto se traduce en que las trabajad…

Una serie de catastróficas intervenciones en servicios sociales

A algunas lectoras les hizo gracia el término intervenciones cajero, que usé en la entrada de la semana pasada y me pidieron que lo explicase. Los deseos de las lectoras son órdenes, así que procedo en esta entrada a describir tres tipos de intervenciones en servicios sociales que me desagradan mucho. Las bauticé hace años, con un objetivo pedagógico-humorístico, para mis grupos de preparación de oposiciones y supuestos prácticos. Sus nombres son: Intervenciones cajero. Intervenciones Federer. Intervenciones alguien ha matado a alguien. Las intervenciones cajero son aquellas en las que la persona profesional (no necesariamente trabajadora social) se aferra a los recursos de que dispone y se limita a tratar de acoplar en alguno de ellos la demanda que la persona atendida plantea, como el zapatito de la cenicienta. Este proceder es muy perjudicial para la persona atendida, máxime si no tiene el piececico que el zapato requiere, entonces más vale que se vaya a su casa, baje la persiana y …

Diez revistas científicas sobre trabajo social

Hoy traigo al blog una lista de diez revistas científicas sobre trabajo social (y servicios sociales), con tres elementos en común: están escritas en español, puedes consultarlas on-line y lo mejor de todo: son gratuitas. No estan todas las que son, pero son todas las que estan. ¡La próxima vez que te oiga decir que no estás al día en trabajo social porque no tienes dinero para comprar libros, te arreo una colleja que te avío!

Asimismo, si conoces alguna otra que merezca estar en tan insigne listado, no te lo guardes, ahí, a lo somormujo, ¡eh! Que rule el conocimiento, amigos...

Antes de pasar a colocar la lista esta tan apañada que me he fabricado, te recomiendo ojear e incluso leer el interesante documento que ha elaborado la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales que lleva por título Contenidos de la competencia municipal en servicios sociales, en el nuevo marco legal. Si eres de naturaleza perezosa, también puedes informarte en el blog de Joaquín Santos, más con…