Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2013

Por fin, Sheila

Hola de nuevo:

En estas fechas parece obligatorio hacer balance del año. Bien, hagámoslo: el año 2013 ha sido una mierda sucesión continuada de guantazos peperiano-gubernamentales a la ciudadanía y a la democracia; no parece que 2014 vaya a ser distinto, pero aquí seguiremos dando guerra. Hale, listo. A otra cosa.

En estas últimas entradas he ido describiendo, a retazos, un caso en el que vengo trabajando, el de una chica llamada Sheila. Habrá quién se pregunte por qué escribo sobre casos habiendo tantas cosas que denunciar, es cierto. Escribo sobre casos porque, además de resultarme terapéutico, quiero aportar mi grano de bit dando a conocer en el ciberespacio que los trabajadores sociales hacemos cosas más importantes que tramitar ayudas y papeles, que también.

Expliqué el caso en esta entrada, aquí. Posteriormente introduje el concepto triángulo dramático con la idea de ilustrar la intervención que vengo realizando, aquí. Si no quieres releer las entradas, cosa que entiendo perfectam…

Pobreza energética

Después de una accidentada semana a pesar de encontrarme de vacaciones, hoy decidí no levantarme temprano. Quedarme en la cama escuchando la radio es un lujo del que tuve que prescindir cuando me embarqué en retomar estudios universitarios, así que hoy me atreví a remolonear un rato al calor del nórdico con la compañía de mi perrita, dándole vueltas a la entrada de hoy con Pepa Bueno de fondo. 

Me avergüenza confesar que mi perrita es de las que se suben a la cama, sé que está muy mal, que la maleduco y todo eso, pero el hecho es que la perra se sube; a mí me gusta sentir el calor de sus cuatro kilos y medio mientras la acaricio y ella cierra los ojillos como diciendo "qué bien".

En ese estado tan agradable nos encontrábamos las dos, ella dormitando y yo absorta contemplando la luz de la mañana, cuando oigo en la radio "izquierda plural" y me espabilo: "¡hombre, los míos, a ver qué dicen!"


Pepa Bueno realizaba una entrevista en su programa de la SER a

Píldora de conocimiento nº 1: triángulo dramático

Hola de nuevo:

La semana pasada comencé a describir un caso en el que vengo trabajando y me vino a la cabeza el concepto triángulo dramático, que he aprendido recientemente en unas sesiones de supervisión de equipos con Roger Brufau, psicoterapeuta y profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona, del que ya te he hablado. Como buen catalán, no me paga por publicitarlo (me permito este chiste con él en represalia por el suyo sobre los andaluces y las siestas, ¡habráse visto decir que los andaluces dormimos largas siestas! Estos catalanes son todos unos prejuiciosos...)

Al hilo del aprendizaje de la idea esta del triángulo dramático, se me ha ocurrido abrir una nueva sección en este blog, a la que denominaré Píldora de Conocimiento.

Esto de las píldoras de conocimiento no me lo he inventado yo, aunque podría ser el caso (mi momento modesto de la entrada no puede faltar); se trata de una nueva herramienta en formación que viene a consistir mahoméno en el aprendizaje de ideas o herram…

Sobre responsabilidad

Hola de nuevo:

Una de las muchas posibilidades que ofrece escribir en un blog es la de intercambiar o complementar ideas con otras personas, así que hoy te propongo reflexionar al hilo de una entrada en otro blog y de paso te presento un caso nuevo en el que estoy interviniendo ¿qué te parece?
La entrada la escribe Joaquín Santos, trabajador social y bloguero, en el suyo; en ella relaciona el concepto de libertad con nuestra intervención profesional. Puedes leerla aquí.
Recojo este fragmento, especialmente interesante:
 (…) nuestra profesión, desde su origen, tiene claro que debe intervenir generando la autonomía de las personas con las que intervenimos, respetando, por lo tanto, su libertad, lo que implica también intervenir sin un juicio previo de las personas y sin tener previsto, de una forma prejuiciada lo que queremos hacer o conseguir. No somos el que enseña o el que determina sino el que facilita, el que acompaña, el que posibilita, el que interroga, no el que determina, de forma…

Sabemos, podemos, queremos ¿qué haremos?

"Sabemos, podemos, queremos; la intervención social en tiempos de malestares" es el lema del XII Congreso Estatal de Trabajo Social que se ha celebrado la pasada semana en Marbella (Málaga).

Te cuento esto porque igual estás leyendo este blog y no eres trabajadora social. Pues sí, nos reunimos cada cuatro años y debatimos sobre los aspectos de la profesión que más nos preocupan. La semana pasada prometí que a mi vuelta del evento escribiría una crónica del mismo así que hoy toca; igualmente, quédate, estás en tu casa.

En primer lugar, quiero recomendarte que leas las crónicas de mis compañeras y compañeros de la BlogoTSfera: Nacho Santás, Tania Luis, Pedro Celiméndiz, Israel Hergón, Eladio Ruano y Rocío Cáceres. Juntos realizamos un taller sobre TIC (tecnologías de información y comunicación) que demostró, independientemente del resultado (en mi opinión muy bueno), que la elaboración colectiva es posible a pesar de la distancia física: Canarias, Zaragoza, Madrid, Málaga, Alm…

Buceando en el yo profesional

Hola de nuevo:

La semana pasada escribí sobre la necesidad de observarnos sistemáticamente para detectar posibles errores de nuestra praxis o evitar una deriva hacia elodiado queme profesional.

Lo que quiero esta semana es reflexionar contigo sobre qué aspectos de nuestro ejercicio profesional son los que debemos revisar cada cierto tiempo. Esto que propongo es distinto del hecho de pensar sobre qué cosas debemos hacer para no caer en el queme ya mencionado, cuestión que trataré al final de la entrada.

Para ayudar a reflexionar sobre los aspectos que deberíamos observarnos, me he tirado a la piscina y he realizado una presentación en el nuevo programa PREZI; se supone que es el sustituto de Power Point. Es la primera que hago una presentación en este programa, así que me ha salido muy simple. 



Una vez que nos hemos observado y tras comprobar que anda algo mal en nuestro interior ¿qué podemos hacer? En primer lugar, trasladar nuestro malestar al terreno de lo consciente y ponerle n…

ITV interior

Llevo un tiempo enfadada conmigo. Siempre he tratado de ser muy cuidadosa con las personas a las que atiendo y últimamente me encuentro en un estado, digamos, de cierta laxitud y apatía. Esto que escribo no pretende ser una disertación sobre mí, así que puedes seguir leyendo sin temor a recibir una dosis de autobombo de esta que te escribe.

Como trabajadora social, opino que hay detalles que son eso, detalles, pero que otorgan calidez a la relación de ayuda. Uno de ellos es cerrar la puerta al iniciar la intervención si la propia persona atendida no lo hace. Otro es levantarse al terminar la entrevista y acompañar a la persona a la puerta. A mí me gusta acabar así, sobre todo si ha sido una entrevista tensa. Estas maneras y alguna más han formado parte de mi estilo profesional desde siempre.

Hace unas semanas me he percatado de que estoy comenzando a no cerrar la puerta. También he observado que comienzo la entrevista con personas con las que tengo confianza con la frase "qué qui…

XX Congreso de las Directoras Sociales

Hola de nuevo:

Tres horas llevo pensando el título de la entrada de esta semana. Verás, he acudido a Madrid al XX Congreso de la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales de España y lo primero que se me ocurre decir es que el nombre de la asociación es tan largo que para decirlo hay que coger carrerilla, así que me referiré a ellos, en lo sucesivo, como directoras sociales.

Fueron dos días muy intensos en los que tuvimos la oportunidad de escuchar a gente bien interesante; paso a resumirte brevemente algunas de las conferencias.

El jueves, Gustavo García presentó el informe sobre el Estado Social de la Nación, que puedes descargarte aquí. En el informe se analiza la situación de las personas y familias y el incremento y cronificación de las desigualdades. Los datos son demoledores. En palabras de Gustavo: somos campeones de Europa en desigualdad.

Después nos acompañó Raúl Burillo, inspector de hacienda, con su ponencia "Una fiscalidad progresiva para un estado so…

La destrucción de los servicios sociales

Hola de nuevo:

Por una vez, y sin que sirva de precedente, la entrada de este blog es un confeso corta pega. Se trata de una nota de prensa del pasado 18 de octubre de la Asociación de directores y gerentes de servicios sociales sobre la destrucción del sistema público de servicios sociales con la excusa de la reforma local, creo que su difusión en estos momentos es obligada. Ellos explican todo esto mejor que yo, a mí de lo único que me entran ganas es de hacer de niñato de Nuevas Generaciones, a ver qué tal les sienta sufrir el insulto sistemático en sus carnes (que se lo digan a Alberto Garzón, pincha aquí...)

Este fin de semana estaré en el congreso que todos los años organiza esta asociación. Prometo mantenerte al tanto de todo aquello que suceda en este foro.

Te dejo con la nota de prensa:


La mitad de los importes de ahorro de la reforma local proviene de la supresión de servicios.
Hasta ahora, habíamos calculado lo que suponía en términos económicos la actuación de las entidades…

Las palabras son balas

Me he despertado contenta esta mañana. Anoche estuve en la fiesta de cumpleaños de una buena amiga que lo ha pasado mal y ahora vuelve a encontrar la felicidad; me alegré mucho de verla tan radiante, se lo merece.
En esas estaba cuando conecto el ordenador y me encuentro con dos noticias que me han revuelto el estómago: la primera, que los enfermos terminales morirán con intensos dolores a causa de los recortes (leer aquí) y la segunda, que Zorolla la vicepresidenta del gobierno culpa a la ciudadanía del fraude en las prestaciones por desempleo (leer aquí)
No dedicaré esta entrada a comentar estas noticias porque se comentan solas, comentaré, en cambio, una cosa que me pasó el otro día en el trabajo. Al salir del despacho, para irme a desayunar con un compañero de otra administración, observé que la conserje de mi centro estaba dando cita a una chica de unos 17 años. Manuela, la conserje, le dijo que la cita era para dentro de un mes y la chica se desesperó porque manifestaba que esta…

El contradiccionario

Hola de nuevo:
Seguro que has escuchado en muchas ocasiones del pico de los gaviotos términos como racionalización, eficiencia, optimización y equilibrio e imagino que conoces perfectamente el contexto en que aplican tales vocablos.
No descubro nada nuevo si afirmo que una de las armas más eficaces del neoliberalismo es el uso perverso del lenguaje. Muchos expertos (y compañeros blogueros) han puesto de manifiesto esta herramienta de lavado cerebral, Noam Chomsky sin ir más lejos, aquí, o de forma más concreta Clara Valverde, aquí. (Esta entrada no pretende ser una disertación sobre el lenguaje y su uso en el capitalismo actual desde el enfoque marxista hegeliano que blablabla, no te alarmes y sigue leyendo)
Lo que quiero exponer en esta entrada es la necesidad de hacer frente al lenguaje vil y retorcido de la gentuza que nos gobierna, ¡que mala puñalá le den donde yo diga y que se vea más de uno de éstos en situaciones como las que están provocando! (Esto no viene a cuento pero me h…

Sobre formación

Hola de nuevo:
Esta semana he realizado una sesión de supervisión de equipos de servicios sociales, en el marco del calendario formativo de mi administración, y me disponía a dedicar mi entrada de hoy a describir esta sesión cuando, curioseando en facebook, me encuentro con esto:

¿Qué te parecen los contenidos?¿Hay algo en ese cartel que te chirríe?
A mí me dejó helada.
En primer lugar, por la aparición del doctor House en un curso de trabajo social, además con la boca cerrada ¿qué mensaje quieren transmitir los organizadores? No lo entiendo muy bien.
En segundo lugar, al leer uno de los objetivos del curso: detectar mentiras. ¿Detectar mentiras? ¡Y con un método científico!  Es que no doy crédito, vaya. A ver, si una de las funciones de los trabajadores sociales es detectar mentiras ¿para qué es?. Está muy claro, creo yo, ni más ni menos que para saber qué ciudadanos son pobres de verdad y cuales son unos mentirosos que quieren vivir del sistema, y poder asírepartir las ayudas con c…

¿Hay alguien?

Pasé mi infancia en un barrio de los que hoy llamaríamos marginales: era un barrio de viviendas sociales, en las afueras de mi pueblo, ocupadas por familias gitanas que se mezclaban con las familias payas que no podían permitirse una vivienda mejor, entre ellas, la mía. Es curioso, jamás tuve la más mínima sospecha de vivir en un barrio chungo. Mi barrio me encantaba.
Digo que las familias se mezclaban porque, además de convivir en el mismo edificio, las puertas de los pisos normalmente estaban abiertas; las puertas de los pisos y las puertas de las casas de planta baja que lo rodeaban. Vivíamos mezclados: mi madre llevaba de vez en cuando con su coche a algún gitanillo enfermo al ambulatorio (era la única mujer del barrio con carnet) y yo pasaba mis largas tardes de juegos en la calle con esos mismos gitanillos, que de diferentes a mí tenían bien poco porque apedreaban los mismos gatos que yo y juntos luchábamos contra los niños del otro barrio con idénticos tirachinas, cuya munició…