viernes, 25 de enero de 2013

¡No me toques la Renta Básica que me conozco!

Hola de nuevo:

¡Cómo está el patio!  Sobres (con o sin recibí), columnistas que no existen y niños con nombre de goma. La pregunta es: ¿qué nombre le pondrá el dúo Piquetón al segundo hijo? ¿Faber Castell, Alpino...? No debería sorprenderme después de que los Beckham le pongan a sus hijos nombres de sitios o la Paltrow, que le puso a la niña "Apple". En fin, una de tantas maneras de traumatizar a las criaturas desde su nacimiento.

Mientras tanto, Rajoy, a lo suyo. Yo he llegado a pensar que a este hombre tuvieron que pegarle mucho en la escuela cuando era chico y de ahí el rencor acumulado. Otro traumatizado. Con eshe frenillo y esa pinta tuvo que recibir hostias como panes. Los niños, ya se sabe, son crueles. De otra forma no se explican actitudes como el absoluto desprecio al sistema público de servicios sociales, materializado en el desguace de la Ley de Dependencia y en la desaparición del Plan Concertado. El simple argumento ideológico o el afán de lucro no me parecen suficientes motivos.

Cambiando de tema, que no me toques las palmas que me conozco, estoy realizando el curso de adaptación al Grado en Trabajo Social. Esto me está permitiendo conocer las bondades del Plan Bolonia, pero también tiene sus cosas positivas: nuevos aprendizajes y otra manera de reciclarse, que viene muy bien. Entre las asignaturas que estudiamos, se encuentra la archienemiga del colectivo de trabajadores sociales: la Estadística.

La asignatura se las trae, es cierto. Me está costando un mundo comprender los conceptos pero he de reconocer que, nos guste o no, es una materia imprescindible. No podemos pretender producir conocimiento sin investigar, ni podemos investigar sin recogida de datos, por tanto, todos los caminos conducen a la estadística.

Los trabajadores sociales, reconozcámoslo, ahí andamos bastante cojos. Realizamos multitud de afirmaciones basándonos únicamente en nuestra experiencia profesional o en nuestra visión personal. Pongo un ejemplo: la Renta Básica.

He escuchado muchos argumentos en contra de la Renta Básica por parte de profesionales de lo social: que es "inviable económicamente", que "generaría un efecto llamada", que "haría acomodarse a la población" y alguno más que ahora no recuerdo. Esos argumentos, discutibles, jamás se han amparado en ningún estudio que los avale. Jamás.

Solemos, como digo, confundir con mucha frecuencia nuestra posición ideológica con nuestra visión como profesionales. Respeto que se rechace la puesta en marcha de una hipotética Renta Básica desde el punto de vista ideológico, pero me chirría que se eche mano de la experiencia profesional para posicionarse en contra, porque nada de técnico ni de científico tiene el argumento si únicamente se basa en lo vivencial.

Por mi parte, queda claro que estoy a favor de una Renta Básica Universal. Como persona, quiero creer en un mundo en el que todos mis semejantes tengan garantizado un sustento. Como profesional, he leído muchos estudios que avalan que es viable y recomendable la creación en España de una renta básica, sin ir más lejos los que han difundido en muchas ocasiones colectivos tan reputados como ATTAC o Sin Permiso, que ha publicado un libro que puedes descargarte aquí.

Soy realista. En este momento, hablar de renta básica es una quimera, es cierto. Pero utopías hoy pueden ser realidades mañana, sobre todo si las defendemos con la fuerza de la razón. Ese es el mejor argumento.

Hasta la semana que viene.


viernes, 18 de enero de 2013

Pedir y pensar

Hola de nuevo:

Cada vez somos más los-las trabajadores sociales que nos hemos lanzado a la aventura de escribir en un blog. Es por eso que hemos decidido contactar y emprender un camino juntos; acabamos de empezar, pero una de las acciones que ya estamos realizando es la de escribir sobre un tema común al menos una vez al mes.

Este mes tocaba bancos de alimentos. Yo no he podido escribir al respecto hasta hoy porque la realidad va tan acelerada que los temas se me amontonan, además, anteriormente yo ya expuse mi punto de vista profesional (hasta donde yo puedo serlo) en otra entrada, que puedes leer aquí.

¿Qué escribir entonces?

Por increíble que parezca, soy una mujer disciplinada y quería responder al encargo, así que pensé que la mejor manera de conocer la realidad sobre los bancos de alimentos es preguntar a las personas que acuden a ellos. En el caso de Berja, que es el pueblo donde trabajo, hay tres bancos de alimentos: el primero lo gestiona Cáritas, el segundo una asociación de promoción gitana y el tercero una asociación nueva llamada "Unión de Compañerismo Cristiano".

Con respecto a Cáritas, mis familias me cuentan que hacen una buena labor pero "te preguntan mucho, cómo te organizas, en qué trabajas, cuántos hijos tienes. Incluso te piden el libro de familia ¿es que no saben que tengo dos hijos?¿a qué tanta pregunta y tanto papel?". Otro usuario me decía: "según te ven, te dan. No hay que ir muy arreglao porque entonces piensan que tienes dinero, es mejor ir hecho un pordiosero". Pordiosero. Nunca me había parado a pensar en el término...

La asociación de promoción gitana tiene una cuota de dos euros al mes. Como lo oyes. Si quieres que te den comida tienes que pagar dos euros al mes. Una familia me decía, bastante indignada "¿cómo vamos a pagar la cuota si no tenemos para comer, entonces para qué estamos pidiendo comida?". Además, según me cuentan, los vecinos que no pagan la cuota son increpados por miembros de esta asociación. La administración competente ya conoce el asunto.

La Unión de Compañerismo Cristiano no pide cuota, hay que pagar pero para que llegue el camión, según me dicen. "Es para pagar la gasolina".

Las familias se quejan también de la calidad de los alimentos y de la variedad: "nos dan leche, pero nada más, o nos dan garbanzos sólo, mis niños necesitan yogures, zumo". "Llevamos una semana comiendo puchero". 

Preguntados por la sensación de ir a pedir, me responden: "al principio te da mucha vergüenza, pero luego te acostumbras ¿qué vas a hacer?. A mí me gustaría no ir y tener un trabajo y una vida decente, luego sale Rajoy en la tele diciendo que hay que arrear a la gente para que encuentre trabajo. Oir eso te revuelve las tripas, te dan ganas de coger una escopeta".

Todos tienen una idea aproximada de la diferenciación entre caridad y derechos sociales, y señalan que lo mejor es tener trabajo porque "así no hay que ir a pedir a ningún sitio, ni al almacén ni a los servicios sociales pero si no hay trabajo al menos que den ayudas para que podamos vivir".

¿Sabes otra cosa qué me dicen? Que no paran de pensar. "Me paso las 24 horas del día pensando. No paro de pensar cómo vamos a salir adelante. Me quedo en el cuarto y a veces me doy cuenta de que tengo la luz apagada. Todo el día pensando y pensando. Ni siquiera duermo. Sólo darle vueltas a la cabeza. Creo que me se me va a ir la cabeza de tanto pensar".

Hasta la semana que viene

viernes, 11 de enero de 2013

Esto se me está yendo de las manos

Hola de nuevo:

Si eres una persona habitual de este pseudoespacio de reflexión me habrás leído escribir que la tecnología, gadgets, ordenadores, tabletas y movilicos son chismes que me apasionan. Pues ya no.

Antes, la cosa esta de las redes sociales tenía su gracia. Ponías en facebook: "Periquito de los Palotes" y te aparecía Periquito, tu vecino, el muy incauto con su muro abierto al universo y a cotillas como la que suscribe. ¡Irresistible tentación!. Mmm, veamos lo que le interesa: Hakura Murakami, Lars Von Trier, leer a los clásicos rusos y escuchar las flautas de los pastores de Birmania Occidental. Le interesa realmente: las pelis de Tarantino y de tiros, El Jueves, Pitbull, el tío del baile del caballo y Estopa. ¡Todavía me estoy riendo! Soy una mala persona, es cierto...

Si te parece que en face somos todos unos fantasmas, dale a

Luego me animé con el blog. ¿Blogger o wordpress, blogger o wordpress? Obviamente el más fácil, esto es, Blogger. Mala elección. Wordpress es más cool, tiene más opciones y todo un mundo de posibilidades que me he perdido, según parece. Me apunté a un cursillo de diseño de blogs para mejorar el mío, y ¿adivinas qué plataforma explicaron? Wordpress. Belén, siempre a la vanguardia...

Después llegó Twitter, rebautizado por mí como el gorrión de los c...Le dediqué una entrada del blog y todo...Todavía estoy peleándome con él, pero creo que finalmente entenderé ese galimatías de @NavarroLlobre RT@salinas #laspeluquerasyelnomecortesmucho hyt//6ysd.c1.

No contenta con la experiencia twitter, me asaltó un pensamiento agudo: "observo que todo el mundo relativamente importante, es decir, como yo, tiene cuenta en Linkedin. Necesito hacerme una cuenta en Linkedin YA".

¿Por qué nadie me detuvo en ese preciso instante? Imagino que nadie tuvo las agallas de decirme la verdad a la cara: "Belén, bonita, que tú eres importante en las reuniones de la comunidad de vecinos y poco más".

Linkedin es un instrumento satánico: me llena el correo de avisos de todo tipo, la gente me pide solicitudes y yo estoy quedando como una absoluta maleducada porque no tengo tiempo para entrar. Resumiendo ¿qué coño pinto yo en el linkedin ese?

Más o menos pinto lo mismo que en Google, que ha creado una serie de herramientas a las que tienes que conectarte sí o sí o no te funciona el smartphone ni puedes abrir tu correo como Dios manda ni nada. Es más, me he suscrito a una serie de cosas que ni siquiera sé para qué sirven, así que no ni sé explicarlas.

Jesucristo ¿por qué abandonaste a tus siervos condenándonos al libre albedrío?

En fin, que tengo 40 años, que soy trabajadora social y no community manager  y esto se me está yendo de las manos, así que, para terminar, voy a aprovechar este foro para pedir disculpas a aquellas personas que me hayan solicitado algo vía redes y yo no les he contestado, quiero además advertir a mis seguidores de twitter que básicamente me dedico a escribir sin ton ni son, ruego a quienes quieran algo profesional de mí que me envíen un correo y quiero decirle a los miembros de los círculos de google que estoy intentando entrar pero el puto google me ha declarado la guerra.

De las videoconferencias, skype y demás, mejor, ni hablamos.

Hasta la semana que viene.

viernes, 4 de enero de 2013

Cosas muy serias



Hola de nuevo:

Uno de mis propósitos para 2013 era tratar de ser menos ácida y más positiva, sobre todo en el blog, y ¡zas, en toda la boca! A tomar viento el propósito...

Me dice una amiga, con la mejor de las intenciones ¿has visto el anuncio de Campofrío? ¡Qué entrañable! Chungo. Cuando alguien pronuncia la palabra entrañable, mis sentidos arácnidos me indican que algo huele mal en Dinamarca. Por favor, que a nadie se le ocurra describirme como una persona entrañable, a menos que quiera conseguir mi enemistad eterna.

Efectivamente, mis sentidos arácnidos no me fallaron. Antes de pasar a comentar el anuncio quiero hacer constar, para mi descargo, que no me gusta porque en mi opinión llueve sobre mojado. Ya me puso los nervios de punta la campaña “Esto lo arreglamos entre todos”. ¿Pero qué broma es esta?¿Acaso he roto yo algo? ¡Que arregle el tema el que se lo haya cargado, no te jode...! 

(Español-a: Persona experta en atribuirse un logro colectivo como propio y repartir equitativamente un fracaso individual con sus semejantes)

Lo confieso: el anuncio, muy logrado. Fofito...¿a quién puede caerle mal Fofito? El que no se haya desgañitado con el cómo están ustedeeeees que tire la primera piedra. ¡Hombre, Icíar, eso es un golpe bajo! Fofito, Las Hurtado, Los Morancos, Santiago Segura, Chus Lampreave, Chiquito de la Calzada, Quique Sanfrancisco...todos cómicos, entrañables, que tratan de levantar nuestro alicaído ánimo. La intención es buena, la verdad. Nos sentimos en estos momentos tan machacados que nos resulta misión imposible vislumbrar un rayito de esperanza por pequeño que sea. ¿Cuál es el problema entonces?

El problema es que nuestros siete premios Nobel están muertos, si exceptuamos al españolísimo Mario Vargas Llosa. Y de ellos, un único científico, Santiago Ramon y Cajal, el resto eran escritores. Con el modelo educativo actual seguro que nuestros ojos no verán otro premio Nobel español, aunque con el nivelazo de la Academia Sueca lo mismo se lo dan a César Vidal. Unión Europea Nobel de la Paz (risas enlatadas)

El problema es que sí, hablamos idiomas: catalán, bable, silbo gomero, gallego y euskera. Lo malo es cuando nos atrevemos con el inglés; todavía estamos en la Morri Crisma, no me quiero poner borde.

El problema es que con el apoyo que recibe el cine español nos tendremos que conformar con atesorar los siete Oscar en nuestra memoria, casi mejor que no nos den otro hasta que no perfeccionemos el inglés, que tampoco me quiero acordar de Garci.

El problema es que el deporte de base ya no existe así que, en el futuro, los domingos por la tarde vayámonos olvidando de más momentos deportivos históricos.

El problema es que tenemos aeropuertos sin aviones.

El problema es que tenemos AVE, ¡con un par!, pero en Almería nos quitan el tren a Barcelona porque no es rentable. Dejo al margen el recién aprobado proyecto de Corredor Mediterráneo, que se queda en Murcia, el tren, digo.

El problema es que exportamos jóvenes que NO volverán y constituirán una generación perdida de este país.

El problema es que, efectivamente, el esfuerzo de nuestras abuelas pensionistas es un motivo de orgullo, debiendo ser un motivo de vergüenza.

El problema es escuchar a Fofito decir que somos listos, fuertes, guapos y que si nos lo creemos hasta podemos tener superpoderes. La raza española, creo que la denominaba Paquito.

El  problema es tirar de tópico cada vez que tenemos problemas en lugar de pararnos a examinar-nos.
El problema de este país es, para terminar, haber votado a un tipo que se permite soltar la estupidez de que "en España hay españoles y eso es una cosa muy seria". Mirusté: lo que es una cosa muy seria es que nos vengan, una vez más, con la mamarrachada del orgullo patrio para hacernos olvidar que estamos de mierda crisis hasta el cuello. Lo que es una cosa muy seria es que se nos desmayen los chavales en el recreo y que la gente se alimente del contenedor. Lo que es una cosa muy seria es que haya personas que se quiten la vida por culpa de los desahucios. Esas sí son cosas muy serias, mirusté.

Hasta la semana que viene.