viernes, 1 de marzo de 2013

Carta al ingenioso hidalgo don José Manuel Ramírez

Esta semana tenía previsto retomar el blog, pero se me ha colado una invitada imprevista: Teresa Panza. ¡Por abrir las puertas de mi casa, ahora no sé cómo cerrarlas!

En un viaje en el tiempo sin precedentes ni explicación lógica, ni falta que hace, esta buena mujer me ha enviado una carta con la intención de que la publique. Me cuenta que está muy preocupada por su amo y señor, el hidalgo don José Manuel Ramírez, Presidente de la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales, que es un activista incansable de los servicios sociales y la dependencia. Este hombre se marchó en busca de aventuras con su marido, Sancho Barriga, y ella cree que estas aventuras le están pasando cierta factura. Pero mejor te transcribo la carta. Discúlpala por su lenguaje enrevesado, es que la mujer viene del siglo XVII...


Yo no soy duquesa ni hija de reyes sino una pobre labradora, hija de un estripaterrones y mujer de un escudero andante. Aunque sé hilar, no sé ni leer migaja, el mesmo Bachiller Sansón Carrasco, un gentilhombre, ha tenido a buena gana de escribir estas letras que yo he querido dirigirle a vuesa merced, mi amo y señor, don José Manuel Ramírez.

Holgárase mi marido, Sancho Barriga, por volver a servir a vuesa merced a la tercera vez a buscar las aventuras, porque lo quiere así su necesidad ques la mía. Otras razones no las encuentro después que se hizo escudero de caballero andante; habla mi marido de tal forma y de tan rodeada manera, que no hay quien le entienda ni a él ni sus muestras para tal regocijo, que ni escudos ni la ínsula que vuesa merced le prometió por ninguna parte asoman y los escuderos andantes no comen el pan de balde.

Dependencia del Toboso debe ser alta doncella para merecer tales consideraciones de un hidalgo como vuesa merced. Pienso yo en mis cortas entendederas quen mala hora vino a dar en el más estraño pensamiento, para el aumento de su honra como para el servicio de su república: hacerse caballero andante, yéndose por todo el mundo con sus armas y caballo a buscar las aventuras, deshaciendo todo género de agravios contra los servicios sociales y poniéndose en ocasiones y peligros donde, acabándolos, cobrase vuesa merced más deshonra que virtud, por el poco seso de los villanos y las malas artes de los que desgobiernan más que gobiernan.

Si deshacer entuertos es grande empresa, mayores son las penalidades, mi marido me contó el infortunio de los peperianos con los que se encontraron él y vuesa merced en una de sus aventuras, había que ver la furia con que machacan estos peperianos, estacas llevan puestas en manos rústicas y enojadas. ¡Válgame Dios, cómo los dejaron de mala traza y de peor talante, que ni aquella bebida del feo Blas fue de provecho para los quebrantamientos de huesos de amo y criado!

Peligro conlleva pero cansancio más, para los huesos y el alma, recorrer tierras aragonesas, castellanas, andaluzas y se me alcanza que hasta Barcelona han llegado mi buen Sancho y vuesa merced luchando contra las injusticias, no sé si más propias que ajenas, disculpe vuesa merced mi atrevimiento.

Ya que estas desgracias que mi buen Sancho me cuenta, con su nueva lengua abigarrada, son de la cosecha de la caballería, dígame vuesa merced si suceden muy a menudo o si tienen sus tiempos limitados en que acaecen, porque me parece a mí que a dos cosechas, viuda me he de quedar, si los movimientos sociales por su infinita misericordia no les socorren.

La vida de los caballeros andantes, don José Manuel, está sujeta a mil peligros y desventuras, y ni más ni menos está en potencia propincua de ser los caballeros andantes reyes y emperadores, que antes y después se vieron, caballero y escudero, en diversas calamidades y miserias.

Por si fuera poco, muchos son los villanos que por locura toman vuesa osadía, más por falta de entendimiento que de mala fe, que hasta las aventuras por esos mundos de feisbuc toman por afán de grandeza más que por actos de fortaleza, los cuales piden para ejecutallos mucho afán y mucho espíritu, más allá del que esas gentes alcanzan a conocer.

Así parece que para ese camino áspero y dificultoso, tropezando aquí, cayendo allí, levantándose acullá, tornando a caer acá, no valiesen tales alforjas, entre estacazos de villanos, encantamientos de gobernantes y chascarrillos de gentes de pueblos, carentes de sesera. Más valdría que por ventura de gentes simples pero bien enojadas hubiese más Fuenteobejunas, como la que acaba de describir con grande detalle el hidalgo Lope de Vega, y menos caballeros andantes, que bien tengo entendido que a menos guerreros, a más estacazos tocan.

Pero ese camino, que he pintado por accidentado y polvoriento, me figuro que con todas sus penurias viene a desembocar en muchas venturas, y aun mayores. ¡Que valgan estacazos y encantamientos si vuesa merced encuentra a su Dependencia del Toboso y logra arrebatarla de las manos de los malandrines que con malas artes accedieron al gobierno, y guiados por el mesmo diablo hacen y deshacen a su antojo! y la honra que no busca, su servicio se la traiga, que no encontrando el amor de su doncella bien vale su esfuerzo por el de los villanos que honores reclamamos sin ni siquiera perseguirlos ni merecer alcanzarlos.
  
Estos ojos que lo vean, o mejor, que vean los suyos la alta fortuna que me tiene profetizada mi buen Sancho Barriga, firme tengo que no para hasta hacerme gobernadora de la ínsula de asuntos sociales, como bien dice el refrán: cuando te dieren la vaquilla, corre con la soguilla, cuando te dieren un gobierno, cógele; cuando te dieren un condado, agárrale; y cuando te hicieren tus, tus, con alguna buena dádiva, envásala.

Teresa Panza

A José Manuel, Luis y a todas aquellas personas que tienen un Quijote dentro...

6 comentarios:

  1. en un hotel en madrid, me emociona ylloro con tu entrada. "podran quitartnos los encantadores la ventura, pero el esfuerzo y el animo ¡¡¡JAMAS¡¡¡
    Jose manuel ramirez.

    ResponderEliminar
  2. Pena penita pena... Bravo por la autoría de la carta. Y no-bravo por comparar a Don Quijote con quien defiende la dependencia en lugar de defender la autonomía personal y el empoderamiento de todos los seres humanos, incluidos quienes convivimos con una diversidad funcional (discapacidad). Tenemos derecho a llevar las riendas de nuestras vidas sin que nadie nos dirija. Y los directores hacen... pues eso, dirigir. Menos defensa de la dependencia y más defensa de la independencia: que quienes deciden por nosotros y nos consideran dependientes se pongan a nuestras órdenes trabajando para nosotros como ASISTENTES PERSONALES, es decir, asistiéndonos para que podamos vivir de forma INDEPENDIENTE, no dependiente. Porque en ello nos van la vida y la dignidad.

    ResponderEliminar
  3. que poco dura la alegria en la casa del pobre, Maika nosotros defendenmos la autonomia persoanal y la atención a las personas en situacion de dependencia y como trabajador social el empoderamiento es la refencia en nuestra disciplina desde el compromiso profesional y no decidimos pero respetamos la libertad de las personas a decidir en elección individual en su forma de convivencia y muchas de ellas eligen estar en centros residenciales, otras la mayoria seguir en su domicilio con servicio de ayuda a domicilio, teleasistencia, o cuidaor familiar, pero lo deciden las personas, el asistente personal es otra opción que deberia desarrollarse más pero debemos pelear juntos para que no desmantelen los derechos a laos servicios y prestaciones que cada uno quiera elegir desde el respeto y la dignidad pero respetando la libertad incluso de aquella persona mayor que decide ir a una residencia,o ...seguimos en la lucha desde la misma trinchera aunque a veces nos peges alun tiro en el pie , no pasa nada seguimos combatiendo contra quien nos quiere arrebatar los derechos sociales. jose manuel ramirez.

    ResponderEliminar
  4. QUERIDA BELÉN, FELICIDADES UNA VEZ MÁS POR TU CREATIVIDAD Y EL ESFUERZO QUE REALIZAS EN CADA UNA DE TUS ENTRADAS, Y SOBRE TODO POR ALGO QUE TE HACE GRANDE, QUE ES RECONOCER EL TRABAJO DE OTROS PROFESIONALES.

    Estimada Maika , soy Trabajadora Social. Llevo años centrando mi trabajo en priorizar en cada una de las intervenciones la toma de decisión de las personas CON las que trabajo y fíjate de digo CON las que trabajo y no PARA las que trabajo, principalmente porque:
    -Cada una de esas personas es agente de su propio cambio, dirige su proceso .
    - Y porque fundamento mi profesión (como la mayoría de los TS) en el acompañamiento de los procesos de cambio decididos por las personas, protagonistas. Mi trabajo se centra en la motivación y nunca en la sustitución de la toma de decisión .En cualquier situación , este trabajo CON-JUNTO se centra en tender puentes desde la decisión del otro. El protagonista decide QUÉ, CUÁNDO, CUÁNTO, CÓMO Y CON QUIÉN cambiar.
    Fíjate que según la Rae, dirigir es llevar una cosa hacia un término o lugar señalado, en ningún momento habla de intervenir la toma de decisión ¿no está mal verdad?, si se consigue el fin, que en este caso , como dice José Manuel es luchar contra aquellos gigantes que nos quieren arrebatar tanto a tí como a mí los derechos sociales. Como bien dices , “nos va la vida y la dignidad” en ello, pero a todos , porque la dignidad no distingue. Así que introducir una dirección a una lucha es introducir inteligencia al proceso, no es más…
    Maika… es tan fácil añadir cordialidad a una lucha, principalmente porque desde la serenidad, desde la experiencia , desde dentro, uno debe hacerse más sabio,… y saber dónde están los gigantes.
    Un saludo Rosa G.T.

    ResponderEliminar
  5. Con la lágrima de José Manuel se lacra esta maravillosa entrada. Enhorabuena cuñaína
    Quique Usoz

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias Belén. Ahí estamos acompañando a mi señor el ingenioso hidalgo en lo que se puede. Aunque como sabéis hay algunos Sanchos más por ahí y muy especialmente uno de Soria que trabaja en Aragón... Y lo de Dependencia del Toboso... genial. Magullado quedó JM tras su pelea con los molinos de Marbella, pero resulta que ese no fue un capítulo final sino de los del inicio. Así es que antes de que Teresa dé cuenta de los finales del libro cervantino, nos quedan muchas aventuras. Por mucho que barberos tontos del IMSERSO y curas acomodados de la política social quemen los libros que nos llevaron a salir al mundo, los ideales son incombustibles.
    Sancho Barriga

    ResponderEliminar