Ir al contenido principal

El Síndrome de Burn Out Perrofláutico

Perroflauta: En el inicio de los tiempos, persona con atuendo punk acompañada de perro y litrona, que suele vivir de forma nómada y cuya subsistencia depende de las donaciones de los viandantes. Actualmente el término se ha extendido a aquellas personas que, con más o menos rastas, se dedican al activismo social.

Hola de nuevo.

Regreso después de un mes en el que he tenido el blog "tomado" por mis invitadas, que se han marchado dejándome una sensación extraña, aunque agradable. He de reconocer que han sido unas okupas muy respetuosas con el mobiliario, así que volveré a abrir esta casa muy pronto. A las cinco invitadas, de nuevo ¡muchas gracias!

Al igual que mi alter ego, Teresa Panza, llevo unos meses preocupada, en mi caso al observar a algunas amigas y al constatar a través de las redes sociales los efectos del activismo: noto a algunos compañeros y compañeras "de lucha" agotados, enfadados y, en el peor de los casos, resignados. Así, he decidido dedicar esta entrada a la prevención y tratamiento del Síndrome del Burn Out Perrofláutico, a lo Ramón Sánchez Ocaña.

El trastorno Síndrome del Burn Out Perrofláutico ha sido incluido, gracias a mi aportación científica, en la nueva versión del DSM (la quinta, que está por publicarse), aunque aparecerá con la abreviatura P.P.F.A. (persona perro fláutica achicharrada). La Asociación Americana de Psiquiatría no da un paso sin consultarme, esto te lo comento a modo informativo desde la más absoluta modestia.

Te preguntarás: ¿cómo protegernos y luchar contra esta lacra que corroe los colectivos sociales? En primer lugar, es necesario reconocer sus síntomas. Veamos cuáles son, según el citado DSM V, al que he tenido acceso en primicia:

A.  Capacidad de acción real y virtual significativamente superior al promedio: una media de 3 asambleas semanales de, al menos, dos colectivos, administración de, al menos, un perfil de facebook y dos de twitter y posesión de, al menos, smartphone (se agrava en individuos con tablet)

B.  Las competencias para indignarse, evaluadas mediante pruebas normalizadas administradas individualmente (o evaluaciones funcionales de las tendencias hacia el mosqueo), se sitúan sustancialmente por encima de las esperadas.

C.  El trastorno del Criterio A interfiere significativamente en el rendimiento académico o las actividades de la vida cotidiana.

D. Patrones de comportamiento, intereses y actividades restrictivos, repetitivos y estereotipados, manifestados al menos por una de las siguientes características:
  1. Preocupación absorbente por uno o más patrones de interés relacionados con los recortes del gobierno.  
  2. Adhesión aparentemente inflexible a rutinas o rituales específicos, tales como colgar noticias en las redes sociales o diseñar pancartas o eslóganes. 
  3. Manierismos motores estereotipados y repetitivos (p. ej., sacudir o girar manos o dedos, o sentarse en la vía pública, incluso proferir gritos tales como "no hay pan para tanto chorizo")  
  4. Preocupación persistente y obsesiva por objetos tales como megáfonos, chapas, palos de escoba, mesas de camping y camisetas de colores diversos.
E.  Las dificultades del lenguaje expresivo interfieren el funcionamiento normal de las asambleas (expresiones como "al final, cuatro gatos", "así no vamos a ningún sitio", o "siempre tenemos que pringar los mismos" son especialmente significativas para el diagnóstico)

Bien, amigo o amiga lectora, ya conocemos los síntomas. Si te encuentras identificado/a con al menos dos de los síntomas, date por diagnosticado/a ¡Pero no desesperes, este trastorno tiene solución! A través de mis pruebas realizadas a diferentes individuos, he podido diseñar una batería de estrategias, que, a través de la autoadministración sistemática, permiten reducir las secuelas del trastorno, y, en algunos casos, erradicarlo. Yo misma padecía el síndrome, he conseguido superarlo e incluso llevo una vida normal.

Se trata, básicamente, de aplicar dos técnicas: la técnica MEGJDI, que es una técnica proveniente de la Meditación Zen, cuyo significado en español es "Mantener El Grado Justo De Indignación", combinada con una técnica desarrollada en la Escuela de Palo Alto por Paul Watzlawick, denominada "Beyond each with their conscience" que, traducido al español significa: "allá cada uno con su conciencia". Ambas técnicas dan lugar a las cinco reglas de oro para una vida perrofláutica, reglas que deberemos memorizar y recitar a modo de mantra (esto es fundamental para la adherencia al tratamiento):
  1. Un mayor grado de indignación no es directamente proporcional a un incremento de justicia social.
  2. La cantidad de tiempo de dedicación al activismo social es una elección individual. Somos dueños de nuestra propia vida.
  3. No hay almohada más cómoda que una conciencia tranquila. Que cada uno cuide de las suyas (la almohada y la conciencia)
  4. Es más importante alegrarse por los que somos que lamentarse por los que no están.
  5. No importa el tamaño de nuestro colectivo sino la fe de sus miembros.
Una vez que hayamos interiorizado las cinco reglas de oro, estamos en disposición de lanzarnos a la lucha social con la higiene mental que tamaña aventura requiere.

Y una última reflexión: "Nunca dudes que un pequeño grupo de ciudadanos pensantes y comprometidos pueden cambiar el mundo. De hecho, son los únicos que lo han logrado"
(Margaret Mead)

Hasta la semana que viene.

 Dedicado a las compañeras y ñeros de Marea Naranja Almería
(¡¿y si somos los mejores, bueno y qué...?!)

Comentarios

  1. Brillante...yo ya he interiorizado las reglas.

    ResponderEliminar
  2. Estupendos tus reflexiones y creencias como siempre, gracias Belén.

    ResponderEliminar
  3. Es lo mejor en estos días... mantener el humor a flor de piel!!!!!!!!!
    Yo mismo, el 23F, fui muy "motivado" a la mani de Barcelona, en la ubicación de la marea naranja...: no encontré a nadie conocido!!!!! Ni companyeros, ni excomp, nadie del Colegio de TSoc... en fin. Eso sí, todos en el feisbuc rajando de todo!!!!
    Manel, trabajador social

    ResponderEliminar
  4. Belén en estado puro... Me encanta!! No me extraña que la APA no de un paso sin consultarte, jajaja. Fuera de bromas, me parece una estupenda reflexión, necesaria para mantener las fuerzas y la cabeza fría. Como siempre... ¡enhorabuena! Y gracias!

    ResponderEliminar
  5. Belen increible refelxion que compartes,...claro que de no ser por las influiencias que mantienes con La Asociación Americana de Psiquiatría, seria imposible, porque sentada desde el sillon como habitualmente haces,(que a mi me consta)y sin acudir ni a acto social, politico y reivindicativo alguno, pues no sabrias nunca de los sintomas que estos "perroflautas" manifiestan, por tanto, enorabuena por hacer que cada individuo se diagnostique el posible tratamiento...

    jajaja, Eres Autentica, gracias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más leídas

Ayuda a domicilio y trabajo social (primera parte)

El servicio de ayuda a domicilio (SAD) es uno de los programas más antiguos en los servicios sociales de este país. Existe un amplio consenso profesional y ciudadano sobre su eficacia y su relevancia como yacimiento de empleo, sobre todo en las zonas rurales. La ley de dependencia lo ha incorporado en su catálogo, siendo éste uno de los recursos más prescritos.

La importancia de este servicio obliga a una revisión periódica para su actualización y mejora. Como profesional responsable en mi UTS del SAD me gusta hacer esta revisión, eso sí, para mis adentros ya que nadie me ha pedido que lo evalúe. Hoy la traslado al blog porque guarda relación con mi manera de entender el trabajo social. Vayamos por partes.

Casi todas las administraciones prestan el SAD a través de la modalidad de gestión indirecta, es decir, con empresas normalmente multinacionales que se ocupan de la gestión del servicio mientras la titularidad sigue siendo pública. 
En la práctica esto se traduce en que las trabajad…

Una serie de catastróficas intervenciones en servicios sociales

A algunas lectoras les hizo gracia el término intervenciones cajero, que usé en la entrada de la semana pasada y me pidieron que lo explicase. Los deseos de las lectoras son órdenes, así que procedo en esta entrada a describir tres tipos de intervenciones en servicios sociales que me desagradan mucho. Las bauticé hace años, con un objetivo pedagógico-humorístico, para mis grupos de preparación de oposiciones y supuestos prácticos. Sus nombres son: Intervenciones cajero. Intervenciones Federer. Intervenciones alguien ha matado a alguien. Las intervenciones cajero son aquellas en las que la persona profesional (no necesariamente trabajadora social) se aferra a los recursos de que dispone y se limita a tratar de acoplar en alguno de ellos la demanda que la persona atendida plantea, como el zapatito de la cenicienta. Este proceder es muy perjudicial para la persona atendida, máxime si no tiene el piececico que el zapato requiere, entonces más vale que se vaya a su casa, baje la persiana y …

Diez revistas científicas sobre trabajo social

Hoy traigo al blog una lista de diez revistas científicas sobre trabajo social (y servicios sociales), con tres elementos en común: están escritas en español, puedes consultarlas on-line y lo mejor de todo: son gratuitas. No estan todas las que son, pero son todas las que estan. ¡La próxima vez que te oiga decir que no estás al día en trabajo social porque no tienes dinero para comprar libros, te arreo una colleja que te avío!

Asimismo, si conoces alguna otra que merezca estar en tan insigne listado, no te lo guardes, ahí, a lo somormujo, ¡eh! Que rule el conocimiento, amigos...

Antes de pasar a colocar la lista esta tan apañada que me he fabricado, te recomiendo ojear e incluso leer el interesante documento que ha elaborado la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales que lleva por título Contenidos de la competencia municipal en servicios sociales, en el nuevo marco legal. Si eres de naturaleza perezosa, también puedes informarte en el blog de Joaquín Santos, más con…