viernes, 19 de abril de 2013

Soy ciudadano americano

Hola de nuevo:

Abren los telediarios con la noticia del atentado en Boston. Tres muertos. 130 heridos. Tres muertos, norteamericanos.

Corre por las redes sociales la pregunta “¿a cuántos sirios equivale la vida de un americano?” Pregunta improcedente, inútil ecuación. Es como comparar el oro con el plomo.

En el desayuno, comentamos escandalizamos la repercusión de la noticia. Muere gente por millares, diariamente, en países que ni siquiera sabemos situar en el mapa, pero eso no es importante. El atentado de Boston sí lo es. La marca de las ollas aún más. “Atentado patrocinado por Fagor”. Lo mismo los desahucios termina patrocinándolos alguna marca de mazos, quien sabe…

Me viene a la cabeza una frase que siempre es pronunciada en las películas en el momento en el que el protagonista va a ser secuestrado, apaleado o detenido: “soy ciudadano americano”. No grita: “¡no hay derecho!”, “¡no es justo!”, porque esa no es la cuestión. La cuestión es que es ciudadano americano.

En España también somos muy patrióticos. Tenemos nuestra propia frase: “yo soy español, español, español”, la diferencia es que esa frase no nos sirve para cuando nos secuestran, nos detienen o nos apalean.

Tampoco sirve para evitar que nos desahucien.

Ni para evitar que nos corten el agua.

Ni para impedir que nos echen del trabajo.

Ni para que podamos manifestarnos sin temor a las pelotas de goma.

Ni para quedarnos sin atención médica.

Ni para poder estudiar si no somos ricos.

Ni para tener acceso a la justicia en condiciones de igualdad.

Y a todo esto, mientras este gobierno inhumano, insensible, cruel, despiadado y ladrón sigue atornillando a los ciudadanos hasta la asfixia vital, la primavera, impertinente, ha llegado sin pedir permiso, ni tan siquiera avisar. Podrán cortar todas las flores, decía Neruda, pero no podrán detener la primavera. Ver las cunetas de las carreteras llenas de flores es una prueba de ello. Me recreo en su belleza porque eso me recuerda que debo seguir resistiendo por mucha fealdad que vea a mi alrededor. Yo no soy ciudadana americana. Nadie vendrá a salvarme en el minuto final.

Hasta la semana que viene.



Fito y Fitipaldis, "Feo"

6 comentarios:

  1. "¡Que soy compañero, coño!" Otra de las frases que salvan el culo a algunos en éste país...

    ResponderEliminar
  2. Tengo a los "muñacos" de la chapa de la Marea Naranja haciendo la ola!!!

    Muy buena esta entrada. La verdad es que eres la prueba de que la indignación, llevada con inteligencia y tacto, puede crear grandes cosas.

    Un abrazo y ya sabes, a partir de ahora, a gritar "Soy Alcarreño!!!!" que oye, parar no pararán, pero mira que tiene sonoridad, eh?

    ResponderEliminar
  3. Como decía Negrín, "resistir es vencer", compañera.

    ResponderEliminar
  4. Hola.

    En la entrada de hoy, te has puesto de 0 a 100 en 3 segundos y medio. Muy buena aceleración, se ve que te has duchado con agua fría o algo.

    Para las frases "salvaculos" nada como la castiza y amenazante: ¡NO SABE USTED CON QUIEN ESTÁ HABLANDO! No sirve de mucho, pero envalentona la ostia.

    Un besico cuñaína

    ResponderEliminar