Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2013

Sobre formación

Hola de nuevo:
Esta semana he realizado una sesión de supervisión de equipos de servicios sociales, en el marco del calendario formativo de mi administración, y me disponía a dedicar mi entrada de hoy a describir esta sesión cuando, curioseando en facebook, me encuentro con esto:

¿Qué te parecen los contenidos?¿Hay algo en ese cartel que te chirríe?
A mí me dejó helada.
En primer lugar, por la aparición del doctor House en un curso de trabajo social, además con la boca cerrada ¿qué mensaje quieren transmitir los organizadores? No lo entiendo muy bien.
En segundo lugar, al leer uno de los objetivos del curso: detectar mentiras. ¿Detectar mentiras? ¡Y con un método científico!  Es que no doy crédito, vaya. A ver, si una de las funciones de los trabajadores sociales es detectar mentiras ¿para qué es?. Está muy claro, creo yo, ni más ni menos que para saber qué ciudadanos son pobres de verdad y cuales son unos mentirosos que quieren vivir del sistema, y poder asírepartir las ayudas con c…

¿Hay alguien?

Pasé mi infancia en un barrio de los que hoy llamaríamos marginales: era un barrio de viviendas sociales, en las afueras de mi pueblo, ocupadas por familias gitanas que se mezclaban con las familias payas que no podían permitirse una vivienda mejor, entre ellas, la mía. Es curioso, jamás tuve la más mínima sospecha de vivir en un barrio chungo. Mi barrio me encantaba.
Digo que las familias se mezclaban porque, además de convivir en el mismo edificio, las puertas de los pisos normalmente estaban abiertas; las puertas de los pisos y las puertas de las casas de planta baja que lo rodeaban. Vivíamos mezclados: mi madre llevaba de vez en cuando con su coche a algún gitanillo enfermo al ambulatorio (era la única mujer del barrio con carnet) y yo pasaba mis largas tardes de juegos en la calle con esos mismos gitanillos, que de diferentes a mí tenían bien poco porque apedreaban los mismos gatos que yo y juntos luchábamos contra los niños del otro barrio con idénticos tirachinas, cuya munició…

Una docena de blogs que me gustan

Hola de nuevo:
Después de unas cuantas semanas escribiendo entradas acerca de temas crispantes, he decidido cambiar de tercio hoy y dedicar la entrada a recomendar algunos blos que sigo. Una docena, para ser exactos.
Una de las muchas cosas revolucionarias de internet es que facilita tantísimo el acceso a la información que puedes estar al tanto de todo aquello que te interese, pero ¡cuidado! eso puede ser también una trampa; los expertos comienzan a describir el fenómeno, que muchos internautas padecemos, de la infoxicación o infobesidad, términos que se refieren a la sobrecarga de información. 
¡Un momento! ¿infobesidad?¿también?¿Dios mío por qué has abandonado a tu sierva a su libre albedrío, privándola de la virtud de la templanza?
En fin, lo que quiero decir es que en internet es importante seleccionar para no morir enterrados en enlaces. Los blogs que he seleccionado yo son los que suelo leer com mayor asiduidad. Aquí los tienes:
Trabajo Social. Afortunadamente cada vez somos má…

¿Toñi Moreno o un bautizo de Gremlims?