jueves, 5 de septiembre de 2013

¿Toñi Moreno o un bautizo de Gremlims?


Hola de nuevo:

Acaba de estrenarse un programa en TVE titulado Entre todos. Este programa ha causado mucho revuelo entre el colectivo de profesionales de lo social por su contenido, que consiste, grosso modo, en recaudar dinero para familias necesitadas que narran su problemática en riguroso directo, a través de llamadas de particulares que les donan dinero o productos, también en directo.

En Andalucía ya llevamos mucho tiempo sufriendo como hemorroides sin hemoal las secuelas del programa de marras, puesto que este formato lo inventó Canal Sur con el nombre Tiene arreglo. Para que te hagas una idea de qué va la pesca puedes ver un corte del programa aquí. Yo tuve la desgracia de tragarme unos cuantos programas durante la hospitalización de mi madre; impagables sus comentarios y los de su compañera de habitación: ¡qué lástima de familia!, ¡pobretica la mujer, eso si son problemas! ¡Jamía, (a mí) ¿y eso es lo que ves tú todos los días?! Y mi padre ¡Toñi Moreno, muchas veces termina llorando ella porque como es mú humana no es capaz de aguantarse!

Uno de esos días salió en el programa una familia de Berja y mi madre, de pronto: ¡mi Belén seguro que los conoce! En ese momento mi pensamiento fue: ¡Gracias, Hospital de Poniente, por quitar las manijas de las ventanas para que no se puedan abrir!

En fin, que tenemos en Andalucía mucha experiencia con el programa. Por eso y porque observo que de Despeñaperros para arriba hay mucho guirigay con el estreno de Toñi en España, me he decidido a contar cuál es el modus operandi del programa con los servicios sociales municipales y qué acciones hemos emprendido aquí contra semejante bazofia televisiva.

Antes de comenzar, te recomiendo una magnífica entrada del trabajador social Carlos Javier Fernández García en su blog, en la que elabora un argumentario ético muy bueno contra este tipo de programas. Puedes leerla aquí.

Me he encontrado con gente (incluyendo propios compañeros) que dice, así tan campante, que esos programas deberían contactar con los servicios sociales para conocer mejor la problemática de esas familias y así evitar que engañen a la población que llama para donar dinero. Como lo he vivío er mis cannes, explicaré por qué es tan conflictiva la colaboración de los servicios sociales, al margen del conjunto de dilemas éticos que se ponen de manifiesto y que ya han sido tratados por el compañero antes mencionado. Vamos a ello:

Una redactora del programa suele llamar por teléfono al centro preguntando por la trabajadora social de la familia Periquítez, para saber si lo que la familia cuenta es cierto, es decir, si la familia necesita ser ayudada o no. Comienzan los problemas:

  1. Por teléfono es imposible saber si se trata de una redactora de televisión o una agente de seguros o una directora de banco que se hace pasar por redactora de televisión.
  2. Lo normal es que esa familia no haya firmado ningún tipo de consentimiento para que nosotros podamos ofrecer información ¡telefónica! lo que choca frontalmente con lo expuesto en la Ley Orgánica de Protección de Datos y con nuestro Código Deontológico.
Supongamos ahora que la familia ha firmado un consentimiento para que nosotros demos información sobre la problemática que atraviesan. Recordemos que lo que el programa quiere es, básicamente, que les digamos si las familias mienten o dicen la verdad. Veamos ahora tres posibilidades:

  1. Que efectivamente lo que la familia cuente sea verdad, palabra por palabra y estén atravesando una situación económica crítica y claramente injusta.
  2. Que lo que la familia cuente sea parte verdad y parte falso: Una familia llama porque no tiene vivienda (lo que es cierto) pero el motivo es que no la tienen porque la han vendido, se han gastado el dinero en un lujoso vehículo, se han metido en casa de un familiar y éste, harto, los ha echado. En términos del programa ¿necesitarían entonces ser ayudados o no? ¿Cuál debería ser nuestra valoración?
  3. Que lo que la familia cuente sea incierto.
Con respecto al supuesto 1 habría que matizar que no hemos sido contratados para hacer valoraciones sociales para un programa de televisión ¿y si les diese por pedirnos opinión a programas de televisión, periódicos, programas de radio, etc.? Quien paga nuestra hora de trabajo no es Canal Sur o RTVE, sino la administración en cuestión para que desempeñemos las funciones por las que hemos sido contratados. ¡Que tiren de un peritaje social, y al menos den trabajo a compañeros!

Con respecto al supuesto 2, nuestro trabajo se basa (o debería) en apoyar a las familias partiendo de sus capacidades de mejora, no en castigarlas por su mal comportamiento. ¿Qué valoración crees que el programa hará si les contamos que esta familia no tiene vivienda pero sí un BMW cuyas letras ni pueden pagar? ¿Les ayudará?¿Cómo crees que reaccionará la familia si nosotros ofrecemos esa información? En mi caso, el programa descubrió por otras fuentes que la familia Despilfárrez no necesitaba ser ayudada (en los términos que entiende el programa la ayuda). ¿Sabes lo que hizo el dueño del BMW? Venir al centro a increparnos: el programa le había negado su ayuda porque los servicios sociales decían que tenía un BMW, le habían dicho los periodistas. Verídico.

Con respecto al supuesto 3, las familias que firman un consentimiento lo que piden es que digamos que les hace falta ser ayudados por el programa y no que digamos la verdad, que es nuestra verdad y puede no corresponderse con su verdad.

Me he dejado en el tintero la otra parte del programa, es decir, los donantes, lo de que los que llaman pueden ser engañados. Esgrimir este argumento es partir de varios sesgos:
  • La gente que llama supone que la tele ha hecho una rigurosa investigación sobre estas familias ¿por qué deberían suponer eso? ¡Ah, sí! porque lo que sale en la tele es verdad (ahora ocurre lo mismo con facebook)
  • Si estas familias engañan, la responsabilidad, en todo caso, debería recaer en el programa ¿no? Que digo yo, un poner, que si donamos dinero al niño Alejandrito que está muy enfermito porque hay una foto puesta en la puerta del banco y luego resulta que el niño está más sano que una pera, la culpa no será del pediatra que lo atiende... Aunque lo mismo el pediatra debería poner un cartel al lado diciendo que los padres de Alejandrito mienten como bellacos; lo que ocurre es que el pediatra no se siente responsable de que los padres de Alejandrito sean unos vivos pero a nosotros, en cambio, nos da mucha penica de la viejecica que ha llamado y ha donado la mitad de su pensión y qué injusto que la familia Trólez esté sacando pasta del programa y cómo vamos a permitir esto y blablabla (dejo esto para la reflexión individual sobre asistencialismo, paternalismo, síndromes de Teresa de Calcuta y otras hierbas)
En Andalucía, hubo compañeras que proporcionaron información, motivadas justo por lo que acabo de describir.

Otros, para protegernos de estos programas de ayuda:

1. Lo pusimos en conocimiento de nuestros superiores jerárquicos, ellos contactaron con el programa para pedirles educadamente que no diesen más por saco.
2. Pedimos al colegio que emitan un dictámen profesional al respecto. Lo hizo el consejo andaluz
3. Sentamos a las familias y les explicamos por qué no podíamos dar información.
4. Enviamos queja (personal) al defensor del pueblo andaluz.

Funcionó. No volvieron a llamar y las familias dejaron de dar el tole-tole con el programa.

Dicho esto: ¿Qué crees tú que tiene más peligro, Toñi Moreno delante de una cámara o un bautizo de Gremlims?


 Hasta la semana que viene.

 Michael Jackson
"Dangerous"

28 comentarios:

  1. Me ha encantado, tanto en contenido como la forma.

    Gracias por la reflexión y por la risas.

    Saludos

    Rosa Hergueta

    ResponderEliminar
  2. En mi caso conozco casos de familias que han salido, en el programa Tiene arreglo, y que viven de la caridad.
    Como se recoge en el artículo deberían recurrir al peritaje social como medio de verificación de la información que cuenta las familias en cuestión.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  3. parte del presupuesto del programa para pagar peritajes sociales: que os parece la idea?

    ResponderEliminar
  4. No se entiende muy bien la lógica del último punto señalado en negrita.
    Si, supuestamente, existiera voluntad de engañar por parte de alguna familia, ¿por qué la responsabilidad tendría que recaer en el programa? Parece contradictorio plantear esto cuando, al mismo tiempo, se constata (y critica) que sus profesionales trabajan para asegurar la veracidad de cada caso.
    Más bien, el verdadero responsable sería quien mintiera deliberadamente para aprovechar la buena voluntad de los demás. Y esto no solamente puede ocurrir en la tele. ¿O acaso cuando alguien ayuda a quien pide limosna en la calle tiene la certeza plena y absoluta de su honestidad? En ese caso, ni siquiera es posible investigar más allá de lo que se pueda ver o preguntar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo anónimo: Efectivamente, la responsabilidad primera del engaño es de la propia familia, creí que eso no era necesario decirlo, máxime al poner el ejemplo de los padres del niño Alejandrito, por eso pongo, al hablar de que la responsabilidad recae en el programa "en todo caso".

      Te explico por qué no es contradictorio lo que estoy planteando porque creo que no me he explicado: en ningún momento he dicho que los periodistas del programa trabajen para asegurar la veracidad del caso, lo que pretenden es que ese trabajo lo hagamos nosotros y ellos con una simple llamada de teléfono tener su "espalda cubierta", es más yo les pedí que mandasen periodistas al pueblo y en un pis pas obtendrían la información, pero claro, eso es bastante más caro que usar a los servicios sociales municipales.

      Por otra parte no creo que sea válida la comparación entre el hecho de pedir en la calle y usar la plataforma de "credibilidad" que da un programa de televisión porque precisamente la gente que llama para donar dinero lo que supone es que el programa ha investigado, como ya digo, erróneamente, pero es así, y por eso mismo el programa debería ser infinitamente más cuidadoso de lo que, me consta, es.

      Eliminar
  5. Jajaja Belén me parto contigo y si me lo permites lo comparto porque el post debe de leerlo mucha gente, sobre todo compañeros/as que colaboran e icluso se presentan en directo en el programa, de apoyo y testigos, para darle más seriedad al asunto o hacerse famosos por unos minutos.
    Personalmente decirte que a mi también me llamó el programa y como no facilité información me trataron fatal y encima me quedó la sensación de como soy granaina era cuestión de "mi malafollá"

    Emilia Villanueva

    ResponderEliminar
  6. Muy buena reflexión, enhorabuena.
    Personalmente cuento el caso de una mañana en la que vimos aparecer a un matrimonio de Adra que decía no tener nada y además cargar con una enfermedad.
    La realidad es que es mentira, viven bien y además tienen amenazada de muerte a gente que vive o trabaja en su barrio y han tenido que dejar de ir por allí.
    En fin... viva la investigación y la seriedad de la televisión pública.!

    ResponderEliminar
  7. Siempre he pensado que deberían prohibir este programa: 1. Porque no esta bien engañar a la gente (en los supuestos en que se engañe) y jugar con los sentimientos de una sociedad (van a pasar por el programa todos los niños con enfermedades neurologicas o cronico-degenerativas) y 2. Porque la ayuda social lleva otros cauces que el del reparto de la miseria de abueletes sin pension y demás público que se siente conmovido y quizás les haga más falta el dinero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también pienso que esa no es la vía ni para pedir ni para dar ayuda, pero supongo que con los tiempos de crisis que tenemos el sistema público tendrá deficiencias y las personas en situacion desesperada recurren a quien sea, como quien recurre a un curandero para un cancer incurable. El culpable, si realmente lo necesita, no es quien pide ayuda si no quien hace negocio de ella.

      Eliminar
  8. Yo conozco un caso de Algeciras que salió en Tiene arreglo, y era mentira lo que contaban. Le sacaron dinero a gente que quizás estaban peor que ellos. A la niña le arreglaron la boca completa en Vitaldent, no habiendose arreglado antes la boca porque no le dio la gana a su padre y a su madre. Enseñaron que dormian en sofas, y en la misma habitacion, tambien mentira, solo tenian que subir al primer piso del edificio ( que es del papá de laa nena), para ver las habitaciones que tienen cada uno de los hermanos, con sus televisiones, ordenadores.....Incluso el padre tiene un negocio, y una nave comercial. Deberian investigar, verdad que sí, porque engañan a personas que con su mejor voluntad quieren ayudar y resulta que el dinero que recogen se lo gastan en reyes y en cenitas y comiditas fuera de casa. Lo único que era verdad es que los padres estan separados, pero viven en el mismo edificio, uno en el bajo ( la mamá) y arriba el papá, y el edificio es del papá. Me parece fatal que se juegue con estas cosas en los momentos que estamos, con lo mal que lo estan pasando algunas familias, a las que seguro que este programita no llega

    ResponderEliminar
  9. Es el post mas mezquino que he leido en mi vida, tratando de hacer dudar a la gente para que no presten su ayuda diciendo que les estan engañando, mas bajo no se puede caer y aun mas viniendo de alguien que en teoria deberia estar mas sensibilizado que los demas por ejercer esa profesion, vergonzoso
    Tambien los amiguetes que le rien la gracia y le dan su apoyo, se nota que tienen intereses creados a cuenta de su profesion, no te creas que la gente es tonta, no engañas a nadie y las personas que ven el programa no estan engañados simplementes son buenas personas que les mueve el dolor ajeno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya siento que esa sea la conclusión que extraes de mis palabras. De cualquier forma, gracias por comentar. Saludos cordiales.

      Eliminar
    2. Killo!! Me hacen falta 3000 euros me los das?

      Eliminar
    3. Yo también soy Trabajadora Social, y pregunto ¿qué tipo de intereses podemos tener en cuanto a nuestra profesión, si trabajamos fundamentalmente con personas sin recursos económicos? No cobramos comisiones ni nada por el estilo, sino que acompañamos a personas que necesitan de apoyo y orientación e intentamos gestionar los cada vez más mermados y ridículos recursos que se prestan.

      Eliminar
  10. Vale, entiendo que las familias que engañan al programa y a los espectadores con sus casos sea totalmente condenable y criticable y estoy totalmente en contra de estas situaciones.
    Pero, a las familias que de verdad les hace falta ayuda y recurren al programa porque es una vía de solucionar sus problemas, y lo resuelven, ¿Qué problema hay? Es decir, si una familia tiene un problema muy grave y a través del programa lo consiguen solucionar, ¿Qué es lo negativo de esa situación?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos en el siglo XXI, la caridad y otras formulas de beneficiencia quedaron en el pasado. Debemos evolucionar a una intervención intengral, mas alla del simple "limosneo" morboso y sensacionalista. Hay recursos, profesionales, ongs, que son las encargadas de esa función.
      La solucion no es solo el dinero, ¿qué haran cuando se les acabe? ¿qué seguimiento se hacen? ¿en qué areas se intervienen?...

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo.

      Eliminar
  11. Hola Belén. Me gustaría que me indicaras cómo encontrar la entrada del trabajador social Carlos Javier Fernández GArcía, pues dices que se puede leer en este blog y no lo encuentro. Te agradecería que me informaras dónde puedo encontrarlo para leerlo. Gracias anticipadas. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi frase "puedes leerla aquí" en la que me refiero a su blog, pincha con el ratón en la palabra "aquí" y te lleva a su blog.

      Eliminar
    2. Gracias. Ya lo he localizado y lo he leído. Muy interesantes tanto sus aportaciones como las tuyas. Saludos

      Eliminar
  12. Mi tía es trabajadora social de un pueblo muy cercano de la capital de Sevilla. Una mañana estando en casa de mi abuela salió en dicho programa una familia de tres miembros pidiendo dinero porque supuestamente no tenían recursos económicos para poder mantener a su hijo. Cual fué la sorpresa de mi tía que esa misma familia acudía cada semana a pedir cheques de comida, pagos de recibo de luz, etc, siendo éstos propietarios de dos parcelas con construcción
    en el pueblo de Utrera donde también explotaron el cuento durante bastante tiempo. Pero la audiencia es la audiencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prefiero mil veces más, el cuento de los de abajo que el de los de arriba, siempre nos saldrá más barato. Prefiero que me robe un pobre, a un político corrupto y mentiroso.

      Eliminar
  13. El programa me parece necesario y útil dado la negativa situación de muchas familias, intenta solucionar esos problemas en parte ya que las políticas sociales no llegan o no se hacen correctamente (veáse los sindicatos derrochones). Ha tenido que venir la derecha a TVE para hacerlo a nivel nacional, y claro los "progres de boquilla" protestan, prefieren tener al personal entretenido con sálvames y telebasura varia, dado que ellos son los únicos que se preocupan (en teoría y no en la práctica) de los más desfavorecidos (lo políticamente correcto). "Papá, cuando sea mayor quiero ser de izquierdas y progre; no niño...! ya lo somos."

    ResponderEliminar
  14. Hola Belén,
    perdona que te pregunte, igual no he entendido bien la entrada.
    Ese programa se hacía antes solo en Andalucía. ¿Llamaban a los servicios sociales públicos para comprobar la veracidad de lo que las familias contaban?
    Es que me ha parecido entender esto de tu texto, pero tengo dudas.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has entendido bien, el programa solo se hacía en Andalucía y me llamó una redactora casi exigiéndome información sobre tal o cual familia...Como lo oyes...Era para filtrar a las familias sinceras de las "mentirosas"

      Eliminar
  15. !Cuanto molesta a los vividores del “bienestar social” que les hagan la competencia con más sencillez y resultados que con sus inútiles planes¡

    ResponderEliminar
  16. Totalmente deacuerdo, es increíble la manera de criticar la fantástica labor de el programa, que casualidad que siempre sean los mísmos los que ayudan: pensionistas, trabajadores y personas humildes... Con tantos ladrones, que se hacen llamar políticos, famosos y futbolistas, de esos no llaman ni uno, si en España no hubieran tantos de estos rateros no haría falta ningún TIENE ARREGLO, ¿a esos no los criticáis?

    ResponderEliminar
  17. La mayoría de la gente que de verdad necesita ayuda no sale en la televisión publicando "sus miserias", seguro que bastantes mienten y en realidad son los típicos caraduras que muchos conocemos y sufrimos
    Y pedir dinero para montar negocios suena como si estuviesemos en paises del tercer mundo donde un pequeño prestamo sirve para que por ejemplo una madre compre una máquina de coser y cosa para sus vecinos, este planteamiento no sirve aquí, hay que tener un buen proyecto, asesoramiento y la capacitación para ello y aún así en estos tiempos de crisis en que muchos estan cerrando, a menos que sea una idea original el resto están condenados al fracaso,
    Si se quiere hacer caridad están Caritas y muchas ongs para canalizar esa ayuda que además debe ser lo más anónima posble para preservar la dignidad de las personas.
    Este programa es como retroceder 40 años, y en cuanto a la presentadora, ¡alucinante!, ¿de verdad es así, o está interpretando un papel?, espero que lo último.

    ResponderEliminar