lunes, 28 de octubre de 2013

XX Congreso de las Directoras Sociales

Hola de nuevo:

Tres horas llevo pensando el título de la entrada de esta semana. Verás, he acudido a Madrid al XX Congreso de la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales de España y lo primero que se me ocurre decir es que el nombre de la asociación es tan largo que para decirlo hay que coger carrerilla, así que me referiré a ellos, en lo sucesivo, como directoras sociales.

Fueron dos días muy intensos en los que tuvimos la oportunidad de escuchar a gente bien interesante; paso a resumirte brevemente algunas de las conferencias.

El jueves, Gustavo García presentó el informe sobre el Estado Social de la Nación, que puedes descargarte aquí. En el informe se analiza la situación de las personas y familias y el incremento y cronificación de las desigualdades. Los datos son demoledores. En palabras de Gustavo: somos campeones de Europa en desigualdad.

Gustavo García presenta el informe. Modera: Natividad de la Red
Después nos acompañó Raúl Burillo, inspector de hacienda, con su ponencia "Una fiscalidad progresiva para un estado social". Debo confesar que me sorprendió muy gratamente su conciencia ética y sus valores de izquierdas, además de sus profundos conocimientos y su visión crítica de la fiscalidad (es lo que tiene el prejuicio, que luego te sorprendes). Vino a decir que el sistema fiscal en España es injusto, ineficaz e ineficiente y que las reformas fiscales nada tienen que ver con la crisis, son simplemente una estrategia, que comenzó antes de la crisis, para favorecer a la clase pudiente. También nos puso en alerta sobre la reforma fiscal que viene, ¡los ricos cada vez tributan menos, menos, menos! Es evidente la relación entre supresión de servicios sociales y caída de los ingresos del estado a través de la fiscalidad ¿verdad?

Por cierto, este hombre tan interesante tiene un blog, no dejes de visitarlo, aquí.

Intervención de Raúl Burillo. Modera Merce Martínez Llopis
Se cerró la tarde del jueves con la intervención de Esteban Beltrán, presidente de Amnistía Internacional España (si pinchas sobre su nombre puedes obtener información sobre su libro). En su ponencia "Derechos humanos y desigualdad en España", relacionó el concepto recorte con la violación de derechos humanos. Los derechos, explicaba, no se recortan, se violan y ante esta violación hay que acudir a instancias europeas (indicó algunas vías). Esta idea abre un camino novedoso para detener el ataque indiscriminado a la ley de dependencia, desahucios y demás violaciones de derechos humanos, estén o no estén así regulados en la Constitución Española (a la que buen repaso le dio)

Intervención de Esteban Beltrán. Modera: Carmen Tamayo.
El viernes se abrió el turno de conferencias con Ángel Dolado, Juez Decano de Zaragoza, que nos puso también el cuerpo de jota, para qué engañarnos, con su ponencia "La justicia como garante de la igualdad". Analizó cómo se ha cercenado el principio constitucional de igualdad a través de las reformas laboral, de la justicia y de amnistía fiscal, respectivamente. Se cierra el círculo de la desigualdad con los indultos gubernamentales y con la ley de tasas, una verdadera vergüenza para este país. Alertó sobre la reforma que viene del Código Penal, todo un ataque a las movilizaciones ciudadanas (a estas alturas todos los asistentes estábamos para el valium, el cartón de vino o ambas cosas al escuchar tanta mala noticia). También puso sobre la mesa la realidad penitenciaria y recomendó la lectura del libro de Mercedes Gallizo, ex secretaria general de instituciones penitenciarias. Tendrás la oportunidad de leer una crítica de este libro próximamente en este blog.

Cerró su magnífica conferencia citando un libro que no pude apuntar de una autora italiana, así que ruego que si alguien que me lee estuvo allí y se sabe el título que me lo diga para poder comprarlo, es que estaba tuiteando su discurso final, que me tenía embobada, y una ya no está para multitareas.

Tras la entrega de premios varios, entre los que destacaré el Premio "Corazón de Piedra" a Ana Mato, nos marchamos a comer.


En la jornada de tarde (y última), destacados miembros de la asociación, entre ellos, Luis Barriga, Ángel Parreño y María Jesús Brezmes analizaron temas clave de la asociación, entre ellos el índice DEC, que mide el desarrollo de los servicios sociales por comunidades, aquí, los últimos datos sobre dependencia, la reforma local y lo sociosanitario.

Las conclusiones que pude obtener de todo lo dicho son:

  • Esta es una lucha larga, no se trata de apelar a la conciencia del gobierno (no la tienen) sino de generar corrientes de opinión contrarias a la política austericida y de ofrecer datos que puedan contrarrestarla.
  • Mantener una política de alianzas con quienes destruyen los servicios sociales no frena los recortes. Hay que empezar a llamar a las cosas por su nombre y ofrecer una postura más firme en el plano dialéctico.
  • El uso del lenguaje es fundamental. Hay que contrarrestar argumentos.
  • En materia de dependencia, la demolición controlada de la ley es una realidad contra la que hay que luchar.
  • En materia de reforma local, la desaparición de los servicios sociales es el objetivo final. No se privatizaran, no es negocio.
  • En materia sociosanitaria, es necesario tender puentes entre colectivos, todos luchamos contra lo mismo. 
En fin, las sensaciones fueron agridulces pero el viaje a Madrid mereció la pena. Además de las conferencias hubo momentos para compartir impresiones, poner caras y charlar, que también es un gratificante ejercicio. Como muestra, me despido con esta imagen con Joaquín Santos, compañero bloguero cuyo segundo libro, a punto de publicarse, no te dejará indiferente. El primero, que es el que sostengo en mis manos, es El Cuarto Pilar, imprescindible para aquellos que vivimos de este lío tan complejo y maravilloso como es el sistema público de servicios sociales.

Hasta la semana que viene.

lunes, 21 de octubre de 2013

La destrucción de los servicios sociales

Hola de nuevo:

Por una vez, y sin que sirva de precedente, la entrada de este blog es un confeso corta pega. Se trata de una nota de prensa del pasado 18 de octubre de la Asociación de directores y gerentes de servicios sociales sobre la destrucción del sistema público de servicios sociales con la excusa de la reforma local, creo que su difusión en estos momentos es obligada. Ellos explican todo esto mejor que yo, a mí de lo único que me entran ganas es de hacer de niñato de Nuevas Generaciones, a ver qué tal les sienta sufrir el insulto sistemático en sus carnes (que se lo digan a Alberto Garzón, pincha aquí...)

Este fin de semana estaré en el congreso que todos los años organiza esta asociación. Prometo mantenerte al tanto de todo aquello que suceda en este foro.

Te dejo con la nota de prensa:


 La mitad de los importes de ahorro de la reforma local proviene de la supresión de servicios.
Hasta ahora, habíamos calculado lo que suponía en términos económicos la actuación de las entidades locales en materia de servicios sociales en España (nada menos que una tercera parte de la gestión y una cuarta parte del gasto nacional equivalente a un 1,5% del PIB) y habíamos denunciado las irracionalidades e incertidumbres que nos suscitaba el Proyecto de Ley que se debate en estos días en el Parlamento y que extirpará –si nadie lo remedia- las competencias en servicios sociales y promoción social de los ayuntamientos españoles. Tan solo les quedará como función residual la evaluación e información de situaciones de necesidad social y la atención inmediata a personas en situación o riesgo de exclusión social. (extremo este muy confuso y que habrá de ser definido por Ley, pero que apunta a conocer el caso y derivarlo para su atención en la Comunidad Autónoma, además de atender –eso sí- las situaciones de extrema necesidad... suponemos que procurando alimentos, albergues o cosas así...).

Pues bien, la mayoría lo que venía realizándose en el ámbito local por un importe total de 5.118 millones de euros (1.200 procedentes de las CCAA) se califica como impropio y deberá dejar de prestarse en el imposible plazo de un año.

El tristemente indocumentado en esta materia, señor Beteta (Secretario de Estado de Administraciones Públicas) no ve ningún inconveniente en ello, ya que, según él, todas esas tareas siempre han sido competencia autonómica y serán las Comunidades Autónomas quienes se encargarán de prestas estos servicios. Algún día le dedicaremos un tarde para explicarle lo que ha sido en Europa la ciudad como entramado de relaciones vecinales en el que surgen las formas institucionales de solidaridad con los más desfavorecidos.

Paralelamente a la realización de esas "tranquilizadoras" declaraciones de tan docto personaje, el Gobierno de España enviaba a la Comisión Europea el documento Plan Presupuestario 2014 del Reino de España que contiene información más detallada que hasta ahora de algunas medidas contenidas en el Plan Nacional de Reformas, como es la reforma de la administración local con la que se pretende un ahorro global de 8.025 millones de euros en el periodo 2013-2019.
En dicho documento encontramos (p.30) lo que ya habíamos vaticinado. Solo hasta 2015, la erradicación del mal llamado gasto impropio de las entidades locales, unido al traspaso competencial hacia las Comunidades Autónomas supondrá nada menos que 3.755 millones de euros (equivalente al gasto total depurado de los entes locales en servicios sociales de 2012). Pero es la página 49 del texto enviado a Bruselas la que -ya sin eufemismos- recoge estas cantidades con un epígrafe diferente al de "gasto impropio", utilizando un término más clarificador "supresión de servicios", con un ahorro entre 2014 y 2015 (año en que los ayuntamientos dejarán de prestar servicios sociales) de 3.282 millones. A esto se sumarán transferencias de servicios a las CCAA por importe de 473 millones.

Desde 2016 hasta 2019 se completará la reforma con el cierre o traspaso de servicios educativos y sanitarios (mantenimiento de escuelas municipales y consultorios médicos fundamentalmente)

Ante la tremenda gravedad de lo descrito, tenemos que manifestar que:

1º.- El Gobierno va a destruir el sistema de servicios sociales en su red básica, siendo este sistema más coste eficiente en el ámbito local que en el autonómico. No hay un detrás de ello ni un razonamiento económico científico serio ni un análisis pormenorizado de los impactos reales en la población.

2º.- Las comunidades autónomas no podrán asumir todos esos servicios por la interdicción de incrementar el coste de los mismos y mucho menos en un escenario en el que ellas mismas deben aún recortar otros ocho mil millones tal y como consta en el citado documento enviado a Bruselas.

3º.- Que nadie se equivoque. Estos servicios no se privatizarán. Simplemente desaparecerán. Esto no es la sanidad. Atender a millones de personas empobrecidas en sus necesidades básicas NO ES NEGOCIO. Eso sí, se abrirán de par en par las puertas de la limosna tranquilizadora de conciencias y de la beneficencia más rancia como, por cierto, ya se observa en algún medio de comunicación público.

4º.- Los servicios sociales de proximidad (con todos sus defectos y aspectos mejorables) constituyen una primera, digna y silenciosa línea de contención cercana a las necesidades de millones de personas empobrecidas. Si se destruye ese dique, el tránsito: pobreza –> exclusión –> violencia y ruptura de la paz social; será inevitable.

5º.- Que algunos alcaldes hayan apoyado y defendido que los servicios sociales no son de su responsabilidad (repitiendo hasta la saciedad el término "competencia impropia")..., corresponderá a sus convecinos juzgarlo electoralmente. A nosotros nos duele y nos repugna intelectualmente. Luchar por una financiación suficiente frente a la injusticia que han padecido y que nosotros mismos hemos denunciado, sí; pero hacer dejación de responsabilidades, no es admisible.

6º.- Cuando en pocos años surjan entornos urbanos tremendamente degradados y llenos de miseria, los ayuntamientos no tendrán ninguna capacidad de respuesta, ni preventiva ni paliativa, más allá de la respuesta policial. (Por cierto, en eso de las policías no han visto duplicidades ni solapamientos...)

7º.- Hacemos un llamamiento al sentido común de los legisladores en el Parlamento. Infórmense. Analicen. Piensen en cómo está la situación del país y de su población y decidan si es el momento para destrozar los servicios sociales de atención primaria cuando están haciendo una callada y encomiable labor nunca reconocida, insuficiente –seguro- pero absolutamente necesaria.

8º.- Finalmente hacemos un llamamiento a cuantos creen en un sociedad justa, en la que la dignidad de todas las personas esté por encima del principio de estabilidad presupuestaria, para que –cada uno/a en la medida de sus fuerzas y capacidades- se opongan frontalmente a esta vergüenza.

(Puedes acceder a la fuente original aquí)

Hasta la semana que viene. Resistiremos...


sábado, 12 de octubre de 2013

Las palabras son balas

Me he despertado contenta esta mañana. Anoche estuve en la fiesta de cumpleaños de una buena amiga que lo ha pasado mal y ahora vuelve a encontrar la felicidad; me alegré mucho de verla tan radiante, se lo merece.

En esas estaba cuando conecto el ordenador y me encuentro con dos noticias que me han revuelto el estómago: la primera, que los enfermos terminales morirán con intensos dolores a causa de los recortes (leer aquí) y la segunda, que Zorolla la vicepresidenta del gobierno culpa a la ciudadanía del fraude en las prestaciones por desempleo (leer aquí)

No dedicaré esta entrada a comentar estas noticias porque se comentan solas, comentaré, en cambio, una cosa que me pasó el otro día en el trabajo. Al salir del despacho, para irme a desayunar con un compañero de otra administración, observé que la conserje de mi centro estaba dando cita a una chica de unos 17 años. Manuela, la conserje, le dijo que la cita era para dentro de un mes y la chica se desesperó porque manifestaba que estaba padeciendo una situación jodida y que no podía esperar tanto, así que Manuela le adelantó la cita donde pudo y la chica se marchó más tranquila y enviando un wasap a alguien.

El compañero que estaba esperándome va y me suelta: "¡cómo es la gente de pedigüeña, no estará tan mal si tiene wasap!" Yo me volví y le espeté: "¡ya te vale, eh!" pero seguimos nuestro camino y ahí quedó el asunto.

A los pocos días, tuve que entrevistar a las personas que han solicitado trabajo al amparo del Decreto de Exclusión Social de la Junta de Andalucía. Una de ellas era una señora a la que no conocía previamente, que me contó que su marido la abandonó con tres niños pequeños y nunca más ha sabido nada de él, que estuvo enganchada a las drogas pero que lo dejó y que vive en una infravivienda en un barrio marginal del municipio con su hija (los otros dos están independizados). No tiene trabajo ni derecho a prestaciones del INEM.

Esta hija que tiene está estudiando en Almería un módulo de FP de integración social. La señora estaba muy agobiada porque no tiene dinero para mantener los estudios de su hija y, hasta que no llegue la beca, la hija se está quedando en casa de la madre de una amiga, a la que le da lástima de la situación 

Cuando la hija viene a Berja, no puede vivir con su madre porque la infravivienda es un habitáculo en el que no caben las dos. La hija duerme con su hermana pero vive con su madre, y así van llevando la vida.

Al repasar la documentación para ver si estaba todo en orden, miré las copias de los DNI y reconocí a la hija: era la chica que estaba pidiendo cita días antes, la del wasap. La pedigüeña.

Podía haber sido otra e igualmente tendría derecho a tener wasap, pero no. Era esta chica. Me vino a la cabeza una frase que me dijo un chico marroquí hace muchos años: "las palabras son balas". Tenía mucha razón, las palabras también son balas ¿No estaremos nosotros dándole la munición a quienes revuelven el estómago un sábado por la mañana?

Hasta la semana que viene.


(Para alejar la mente de noticias como la de hoy, "Para llevarte a vivir" de Javier Ruibal, un gaditano, un artistazo...)




jueves, 3 de octubre de 2013

El contradiccionario

Hola de nuevo:

Seguro que has escuchado en muchas ocasiones del pico de los gaviotos términos como racionalización, eficiencia, optimización y equilibrio e imagino que conoces perfectamente el contexto en que aplican tales vocablos.

No descubro nada nuevo si afirmo que una de las armas más eficaces del neoliberalismo es el uso perverso del lenguaje. Muchos expertos (y compañeros blogueros) han puesto de manifiesto esta herramienta de lavado cerebral, Noam Chomsky sin ir más lejos, aquí, o de forma más concreta Clara Valverde, aquí. (Esta entrada no pretende ser una disertación sobre el lenguaje y su uso en el capitalismo actual desde el enfoque marxista hegeliano que blablabla, no te alarmes y sigue leyendo)

Lo que quiero exponer en esta entrada es la necesidad de hacer frente al lenguaje vil y retorcido de la gentuza que nos gobierna, ¡que mala puñalá le den donde yo diga y que se vea más de uno de éstos en situaciones como las que están provocando! (Esto no viene a cuento pero me he quedao tan ancha, que para eso el blog es mío)

Señalo lo del lenguaje vil y retorcido porque doy por seguro que a éstos les mandan desde la nave nodriza Génova 13 algún boletín mensual tipo El Popular o Linda Gaviota que sobrevuelas los Cielos de España, donde les van dictando las palabras que tienen que utilizar y cómo las tienen que ir soltando, que dudo yo que al alcalde de Botijillo del Fresquete se le ocurra hablar de optimización de recursos así, sin más.

Para repeler el ataque léxico y semántico de las hordas peperianas, opino que aquellos que creemos en una sociedad igualitaria, laica, justa y, a ser posible, republicana, debemos ponernos también de acuerdo y usar también las mismas palabras para nombrar ciertas cosas. Pongo mi granito de arena y comienzo aquí ¡tachaaaaaaaaaaaan!:

EL CONTRADICCIONARIO. 

A mí me gustaría más CONTRADICCIONARIO PERROFLÁUTICO PARA TIEMPOS DE GUERRA, pero mejor el corto por aquello de las referencias bibliográficas y demás.

Lanzo algunos términos para que la cosa se vaya animando:

Austericio: Expolio de los recursos del estado con la excusa de realizar políticas de contención del gasto porque existe un elevado déficit.

Bien Común: Aquello de lo que se benefician todos los ciudadanos o como los sistemas sociales, instituciones y medios socioeconómicos de los cuales todos dependemos que funcionen de manera que beneficien a toda la gente.

Ciudadanía: Nombre dado a la persona que por haber nacido o residir en una ciudad, es miembro de la comunidad organizada que le reconoce la cualidad para ser titular de los derechos y deberes propios de la ciudadanía, quedando obligado, como ciudadano, a hacer que se cumplan. Se incluye, en este diccionario, a personas en situación administrativa irregular.

Desobediencia civil: Actos que consisten en no acatar normas legales y, por tanto, de obligado cumplimiento, basándonos en la vulneración de derechos fundamentales que tales normas provocan.

Expolio (de lo público): Maniobra por parte de sectores poderosos de la sociedad consistente en aprovechar su situación de privilegio para robar bienes y patrimonio público o especular con recursos públicos, todo ello en beneficio propio.

Fascismo: Régimen totalitario. La concepción fascista del estado es totalmente incluyente; fuera del mismo no puede existir ningún valor humano o espiritual, mucho menos tener valor. Comprendido esto, el fascismo es totalitario, y el estado fascista - síntesis y unidad que incluye todos los valores - interpreta, desarrolla y potencia toda la vida de un pueblo.

Gaviotos: Miembros de la cúpula del Partido Popular, también conocidos como Genoveses.

Hachazo: Término con el que se designa un importante y rápido decremento en una partida presupuestaria gubernamental, normalmente de sanidad, educación, servicios sociales, cultura o medio ambiente.

Inversión: Lo que los gaviotos denominan gasto social. 

Justicia: Uno de los tres poderes, junto con el ejecutivo y el legislativo, que a pesar de estar separado legalmente de los demás, en la práctica forma parte del poder ejecutivo.

Kilovatio: Unidad de medida de uno de los artículos de lujo de este país: la energía eléctrica.

Liberalismo: Doctrina filosófica, política y económica que persigue la absoluta soberanía del individuo sobre sí mismo y considera al estado como un represor de la libertad individual, lo que se traduce en políticas sociales inexistentes o, en el mejor de los casos, residuales.

Mariano Manostijeras: Apelativo por el que se conoce a Mariano Rajoy, presidente del Régimen Gobierno. También se le conoce como Marianico el Corto.

Neocon: Abreviatura de neoconservador, persona que aspira a una vuelta a los valores tradicionales de la sociedad, tales como la permanencia de la mujer en el hogar y un número indeterminado de hijos, entre otros.

CoÑe: Expresión utilizada por la autora de este blog, en un inútil intento por no escribir palabras malsonantes.

Opus: Orden religiosa, con valores ultraconservadores y modos sectarios a la que pertenecen la inmensa mayoría de los ministros del actual gobierno.

Prevaricación: Auto judicial dictado por el juez no conforme a la ley a sabiendas de que no lo es.

Quita: Reducción de la deuda para asegurar el cobro de la misma.

Repago: Lo que nuestro Gobierno denomina copago. Es repago porque ya se ha pagado previamente con nuestros impuestos

Sobres: Dinero utilizado por empresas y organizaciones varias para obtener beneficios o trato de favor por parte del gobierno.

Tijeras: Herramienta para empobrecer y maltratar a la ciudadanía.

Unión Europea: Cabritos guiris.

WC: Lugar donde se depositan las Iniciativas Legislativas Populares.

X: Partido de ciudadanos de signo político desconocido.

Yoísmo: Tendencia a considerar los problemas, opiniones y pensamientos propios como los más importantes del planeta tierra.

Zapatero: Actualmente, excusa. Anteriormente, decepción.


Hale ¿quién se anima a introducir nuevos vocablos? La wikipedia ayuda muuuuucho (Gracias Wikipedia)

Hasta la semana que viene.

The Christians
"Words"