sábado, 7 de diciembre de 2013

Píldora de conocimiento nº 1: triángulo dramático

Hola de nuevo:

La semana pasada comencé a describir un caso en el que vengo trabajando y me vino a la cabeza el concepto triángulo dramático, que he aprendido recientemente en unas sesiones de supervisión de equipos con Roger Brufau, psicoterapeuta y profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona, del que ya te he hablado. Como buen catalán, no me paga por publicitarlo (me permito este chiste con él en represalia por el suyo sobre los andaluces y las siestas, ¡habráse visto decir que los andaluces dormimos largas siestas! Estos catalanes son todos unos prejuiciosos...)

Al hilo del aprendizaje de la idea esta del triángulo dramático, se me ha ocurrido abrir una nueva sección en este blog, a la que denominaré Píldora de Conocimiento.

Esto de las píldoras de conocimiento no me lo he inventado yo, aunque podría ser el caso (mi momento modesto de la entrada no puede faltar); se trata de una nueva herramienta en formación que viene a consistir mahoméno en el aprendizaje de ideas o herramientas concretas de manera muy sintética y con una aplicación eminentemente práctica. Un ejemplo, aquí.

Así, aquellos conceptos concretos que vaya aprendiendo y considere de utilidad para nuestra acción profesional los iré explicando es este blog, en este formato pastillero.

¡Que rulen las pirulas!

Ejem, ejem, vayamos con la primera: el triángulo dramático. Es un concepto elaborado por Steve Karpman, psicólogo discípulo de Eric Berne, creador del Análisis Transaccional. Karpman establece que en algunas ocasiones, las personas entramos en juegos relacionales disfuncionales, que él denomina triángulos dramáticos, en el que se representan tres papeles:

Explica Lluis Camino en un interesante artículo sobre este concepto, (aquí): "como las personas que interpretan los tres roles del Triángulo acaban siempre sintiéndose mal, generalmente intentan mejorar cambiando de rol:
  • El Salvador cansado de salvar pasará a perseguir a la Víctima.
  • La Víctima intentará salir de su pasividad persiguiendo al Perseguidor o al Salvador.
  • El Perseguidor acabará teniendo mala conciencia y esto le llevará a hacer de Salvador." 
¿Nos hemos visto reflejados en alguno de estos papeles? Seguro que sí, sobre todo como Salvadores en el desempeño profesional, incluso suele ocurrir, a veces, que una vez que el papel de salvador nos tiene completamente agotados nos deslizamos hacia el rol de perseguidor de la víctima, en este caso de la persona atendida. También ocurre que la víctima pasa a ser perseguidora (por ejemplo, del profesional)

La cuestión fundamental: ¿cómo salir del triángulo dramático? Acey Choy diseñó en 1990 la herramienta triángulo del ganador:

Fuente: http://lluiscamino.com/sites/default/files/Triangulo_Dramatico.pdf

Usaré estas dos herramientas para explicar cómo estoy tratando de ayudar a Sheila, que es la chica cuyo caso describí la semana pasada, eso sí, lo dejo para la próxima semana y que te dé tiempo a digerir tanto triángulo y tanto drama.

Me da un cierto pudor, mezclado con mucha alegría, despedirme comentándote que un trabajo mío de investigación ha sido premiado en el Concurso Documentos de Trabajo Social, convocado por el Colegio de Trabajo Social de Málaga. Si quieres ver el fallo del jurado, puedes hacerlo aquí. Una vez que el trabajo esté publicado lo enlazaré por si quieres echarle un vistazo. Trata sobre tipologías de clientes; el blog ha sido una fuente muy importante de inspiración, así que te doy las gracias por la parte que te toca.

Hasta la semana que viene, te dejo con una canción que me encanta escuchar cuando estoy contenta.

REM
"Shiny happy people"

12 comentarios:

  1. Esta semana nos das trabajito, Belén, pero me alegro mucho porque contigo siempre aprendo. Enhorabuena por tu premio, seguro que muy merecido. Y gracias por la canción, que a mí también me pone muy alegre!! Abrazotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus felicitaciones, otro para tí...

      Eliminar
  2. felicidades Belen, no podré ir a aplaudirte cuando recojas el premio en Málaga, pero me alegro muchisssssimo del reconocimiento al bien hacer, al compromiso y a la buena Gente. bs. José Manuel Ramírez

    ResponderEliminar
  3. Pues nada, "Doctora Belén". Mientras me tomo tu medicación, quedo a la espera de la resolución del caso. Qué tensión...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jjajaja, doctora, sí, pero "doctoris causa" como le decía el abuelo de mi cuñado a su nieto...

      Eliminar
  4. Felicidades belen, tengo ganas de leerlo, pero de dónde sacas tiempo... Un abrazo. Cheli

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me cuesta, no creas, pero es un placer si hay personas que, como tú, me leen ;-)

      Eliminar
  5. MONICA VALERIA CORTES DELGADO13 de diciembre de 2013, 5:25

    Hola:

    Medio gusto encontrar este blog, ya que habla de muchas cosas muy interesante, las cuales nos ayuda a reflexionar acerca de que debemos ayudar a las personas que realmente lo necesitan.
    saludos.

    ResponderEliminar
  6. Hola Belén.
    Ya leí lo de tu premio en twitter y me alegré mucho. Pensé "esta chiquilla no para" (como dicen en mi tierra- Cádiz). También me despertó el interés por leer tu trabajo y a la espera quedo.
    Sobre lo que planteas, me viene estupendamente en estos momentos profesionales donde a veces nos empeñamos (al menos yo) ...Gracias como siempre.
    Felices de todos compis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias a tí por tus palabras! Un abrazo, quilla...

      Eliminar