martes, 17 de diciembre de 2013

Pobreza energética

Después de una accidentada semana a pesar de encontrarme de vacaciones, hoy decidí no levantarme temprano. Quedarme en la cama escuchando la radio es un lujo del que tuve que prescindir cuando me embarqué en retomar estudios universitarios, así que hoy me atreví a remolonear un rato al calor del nórdico con la compañía de mi perrita, dándole vueltas a la entrada de hoy con Pepa Bueno de fondo. 
 
Me avergüenza confesar que mi perrita es de las que se suben a la cama, sé que está muy mal, que la maleduco y todo eso, pero el hecho es que la perra se sube; a mí me gusta sentir el calor de sus cuatro kilos y medio mientras la acaricio y ella cierra los ojillos como diciendo "qué bien".

En ese estado tan agradable nos encontrábamos las dos, ella dormitando y yo absorta contemplando la luz de la mañana, cuando oigo en la radio "izquierda plural" y me espabilo: "¡hombre, los míos, a ver qué dicen!"


Pepa Bueno realizaba una entrevista en su programa de la SER a Laia Ortiz, diputada del Congreso del grupo Izquierda Plural, a cuenta de una proposición de ley de medidas para prevenir la pobreza energética (puedes consultar la proposición aquí o un resumen, aquí). En esta entrevista Laia Ortiz ha definido la pobreza energética como la situación que sufre un hogar incapaz de pagar una cantidad de servicios de la energía suficiente para la satisfacción de sus necesidades domésticas y/o cuando se ve obligado a destinar una parte excesiva de sus ingresos y ha ofrecido los siguentes datos:

  • Según la Encuesta de Presupuestos Familiares (EPF) y la Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) un 10% de la población española sufre pobreza energética (4 millones de ciudadanos)
  •  La ECV de 2011 destaca que el 6% de la población no puede mantener su vivienda a una temperatura adecuada, porcentaje que se sitúa en el 8% el caso de mujeres que habitan solas.
  • Las cinco grandes compañías de suministro continúan obteniendo beneficios millonarios, que llegan a ser del 6,78% frente al 2,62% de las europeas, y ordenando el corte de suministros por deudas irrisorias.
  • En 2011 la pobreza energética fue responsable de entre 2.300 y 9.300 muertes prematuras frente a 1.480 provocadas por accidentes de tráfico. Las consecuencias de la pobreza energética son múltiples: la falta de calefacción afecta a la higiene, la salud (dilema «heat or eat», afecciones respiratorias, etc.) y, a menudo, genera sobremortalidad y sobreendeudamiento, así como aislamiento social y geográfico.
Más allá de esos datos, me ha clavado un cuchillo en el alma escuchar los menos siete grados de Guadalajara, a una mujer de Madrid con cinco hijos que los ducha a pares para no gastar, acordarme de las familias de Berja con cortes de luz, de agua, con multas de miles de euros por reenganchar un servicio básico para la supervivencia, al que nunca podrán acceder de nuevo.

Me he sentido culpable por escuchar esta tragedia arrebujada en el nórdico y me he puesto a llorar como una imbécil al pensar en todas esas personas, más tarde me he cabreado por el llanto y por sentirme culpable por no pasar frío; he pasado por todos los estados emocionales negativos en cinco minutos hasta terminar por levantarme de un salto, con las tripas negras acordándome de que Aznar es consejero de Endesa, Felipe González de Gas Natural, Acebes de Iberdrola o yo que sé, y así, tantos y tantos beneficiados de la puerta giratoria, gentuza miserable y malnacida a la que no les importa que en 2011 en España haya estimadas entre 2.300 y 9.300 muertes prematuras por frío, porque ni siquiera ven desde sus Mercedes, sus yates, sus chalets, en definitiva, sus búnkers capitalistas a la gente durmiendo en la calle, en los cajeros, a las ancianas solas en su salita, cubiertas por mil y una mantas frente a la tele apagada, a las niñas y a los niños que van al colegio con ropa de verano y a las mujeres que acuden a la fuente por agua, como si estuviésemos en Sudán.

En fin, hoy al final me he levantado, temprano, a escribir.

El viernes, Sheila...

3 comentarios:

  1. Es tremendo Belén. Son formas de pobreza que se nos clavan, como muy bien dices, como un cuchillo en el alma. Te doy las gracias por tu dolor, por tu indignación, por tus lágrimas y por tu denuncia. Un abrazo, compañera.

    ResponderEliminar
  2. Tu indignación y tu emoción me ha llegado hasta dentro también a mí. Se me ha clavado. Transmites como nadie, Belén. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Belén, muchas gracias por esta interesante reflexión y por poner en la agenda este asunto. Te doy una referencia publicada en el Boletín sobre Vulnerabilidad de Cruz Roja Española, el 33% de las personas mayores que atiende Cruz Roja Española no pueden poner la calefacción por la situación de pobreza energética en la que se encuentran y el 20% sufre privación material severa. Si quieres más detalles sobre la situación de las personas mayores que atiende Cruz Roja, puedes descargártelo en este enlace http://www.sobrevulnerables.es/sobrevulnerables/ficheros/boletines/boletin_8_final.pdf

    Saludos,

    Fernando Cuevas

    ResponderEliminar