Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2014

Viejunismo

A medida que voy cumpliendo años voy notando como la nostalgia se cuela, la muy puñetera, en mi ánimo cada vez con más frecuencia y no sé si analizar esto como un signo de madurez o simplemente de viejunismo. Viejuno. Curiosa palabra. Por si a alguien aún no le había quedado claro que para esta sociedad posmoderna, neoliberal y, en definitiva, inhumana, la vejez es un asco, rebautizamos lo cateto como viejuno. Pues sí.

A mí, en cambio, me va lo viejuno. Como persona, me gusta cumplir años y acumular recuerdos, cachivaches, experiencias y amigos. Me reconforta pensar que tengo amigas desde hace 20 años y recuerdos desde hace 35. Durante la mudanza de mis padres, encontré algunas libretas mías y me costaba reconocerme en sus páginas, pero esa yo no era más yo que la yo que soy ahora, ni ahora soy más yo que la yo que seré, en el presente un yo con 42 años, un ligero sobrepeso y la cabeza llena de canas, literalmente; tantas canas se han apoderado de mi cabeza que tendría el pelo blanco…

Tendríamos que hacer más trabajo de calle ¡menuda tontería!

La profesión del trabajo social está plagada de tópicos. Imagino que en otras profesiones pasará igual, al menos sobre la nuestra sobrevuelan históricamente una serie de deseos, aspiraciones o utopías (llamémoslo como queramos) empalagosamente recurrentes que salen a colación en cualquier curso, jornada, seminario, reunión o simplemente café entre colegas, y se exponen como la solución a la crisis que atraviesa el trabajo social (esa es otra...).

Me saturan estas utopías, lo digo desde el respeto a quienes las expresan, no tanto por lo repetidas sino por lo sesgado de los planteamientos sobre los que se sustentan, así que, como gran aficionada a pisar charcos que soy desde que mi santa madre me trajo al mundo, me he decidido a dedicar esta entrada a desmontar uno de estos tópicos tan cansinos y sobre todo tan perniciosos.

El otro día, en una sesión de supervisión que he tenido la oportunidad de realizar, apareció como uno de los problemas de los servicios sociales que los trabajador…

Manual de Terapia Sistémica

Hoy debería escribir sobre la aprobación de la llamada conmúnmente Ley Mordaza, pero, si soy sincera, no ando muy preocupada por la aprobación de esta norma (a pesar del retroceso en materia de libertades que supone) porque creo que la conciencia individual hace mucho tiempo ya que se amordazó con la venda del miedo; se podría decir que en estos últimos cuatro años los españoles tenemos más miedo que siete viejas, lo que ocurre es que cualquier vieja de este país ha vivido peor que nosotros y, aún así, puede dar lecciones de honestidad, con lo que se puede ir a tomar viento fresco el refranero.

Y para sustentar mi teoría no hay más que observar el decreciente número de personas que acude a las movilizaciones o los miles de ejemplos de salida individual a problemas colectivos, es por eso que dedicaré la relajante tarea de escribir, después de muchos días sin poder hacerlo, a propósitos más placenteros.

Si placentero es el ejercicio de leer, aún lo es más recomendar un libro porque te h…

Los Jordis, segunda parte

Este verano escribí acerca de un caso que apareció de repente y que requería una intervención exprés. Titulé el caso Los Jordis porque se trata de una familia de Cataluña que ejemplifica muy bien el fenómeno que padecemos en servicios sociales de los emigrantes almerienses que retornan en verano y que pretenden arreglar todos sus asuntos administrativos en cero coma.

Este es uno de los casos de servicios sociales en los que conviene diferenciar lo urgente de lo importante. Refresco un poco los datos: se trata de un anciano con demencia mal atendido (supuestamente) por su hija separada, a la que llamaremos Juana. Este anciano tiene además dos hijas residentes en Barcelona. Las hijas de Barcelona demandaban el ingreso en residencia de su padre al observar la desatención que sufría y al no poder atenderlo ninguna de ellas. La problemática se agravaba por los consumos de drogas de Juana y la existencia de dos hijos de 16 y 14 años, que, al igual que su abuelo, sufrían las consecuencias d…

Equipos de tratamiento familiar y contextos de intervención

(Desenlace de la entrada-ladrillo anterior)

La pasada semana introduje una herramienta de la intervención social que me resulta muy útil en el día a día: los Contextos de Intervención o Contextos Profesionales de Cambio. Expliqué la parte teórica del asunto y acordé completar mi exposición con un ejemplo práctico de su importancia: el diseño del Programa de Tratamiento Familiar.

Antes de comenzar, considero fundamental hacer una matización: esta entrada es una crítica al diseño del Programa de Tratamiento Familiar, no a los Equipos de Tratamiento Familiar. Los Equipos de Tratamiento Familiar (en adelante ETF) están formados por profesionales que realizan una labor impagable con familias que padecen un importante grado de desestructuración, y menores a su cargo en riesgo social.

En Andalucía (donde me sitúo) funcionan a través de un convenio-programa entre la Comunidad Autónoma y las corporaciones locales. Este churrigueresco mecanismo sitúa a estos equipos en una precariedad laboral …

Contextos de intervención social

(Aviso a navegantes: entrada-ladrillo)


La pasada semana traje un caso en el que vengo trabajando, caso al que titulé Paco. El relato me sirvió como excusa para explicar la importancia que tiene, a mi juicio, hacer un buen análisis de la demanda, que es una de las tareas a realizar en los primeros contactos entre la profesional y el sistema cliente.

A modo recordatorio, en la entrada anterior detallaba los aspectos que contemplo cuando hago el análisis de la demanda que el sistema cliente trae al despacho:

Cómo llega la familia en cuanto a su estado emocional. Qué lenguaje utiliza para efectuar la demanda. Quien realiza la demanda y por qué. Qué tipo de demanda realiza (económica, afectiva…)
Y con toda esta información, decía, es posible contextualizar la demanda, aspecto al que le dedico esta entrada.
Los contextos de intervención o contextos profesionales de cambio son una herramienta que nos permite crear el marco adecuado para intervenir. Es una aportación del modelo sistémico que…

Paco

En la entrada de hoy abordo, de nuevo, uno de los casos que atiendo en mi centro de servicios sociales comunitarios. Pretendo con el relato de este caso abarcar varias cuestiones diferentes, dirigidas a distintos lectores (a ver si me sale el ejercicio): en primer lugar mostrar, una vez más, cuán fuerte puede golpear el sistema a personas que lo único que han hecho en su vida es trabajar, pagar sus impuestos y criar a sus hijos. En segundo lugar, señalar la importancia de hacer un buen análisis de la demanda, que es, en mi opinión, un pilar básico para poder iniciar la intervención adecuadamente. En tercer lugar, ofrecer un botón que sirva de muestra y dignificación del trabajo que realizamos en servicios sociales comunitarios en estos tiempos de incertidumbres y recortes.
Para ello, contaré la historia de Paco, cuyos datos, como siempre, se han distorsionado hasta hacer el caso irreconocible. Nuestro protagonista tiene 44 años, un hijo de 14 y es carpintero metálico. Paco regentaba un…

Yo no juego al golf

A estas alturas imagino que todo el mundo habrá visto la famosa foto de la valla de Melilla en la que aparecen personas inmigrantes encaramadas para saltar, mientras otras, que han tenido la suerte de nacer a este lado de esa valla, juegan al golf. Si no es el caso, enlazo la noticia aquí. Una foto, la de la valla, que ejemplifica a la perfección el sistema del que nos hemos dotado los seres humanos de occidente para convivir, un sistema llamado capitalismo.

La foto produce rabia, repulsión, dolor, indignación...en fin, un largo etcétera de calificativos sobre los que no me quiero extender. Tampoco pretendo expresar mi rabia porque estoy segura de que no será muy distinta de quien me esté leyendo en estos momentos. Mi pretensión en la entrada de hoy es comentar una reflexión que me ronda al hilo de la foto. Antes, un detalle sin importancia: el campo de golf es público. Su construcción costó la friolera de dos millones de euros, financiados por la Unión Europea ¡para corregir desequi…

Diccionarios de Trabajo Social

Me gustan mucho los diccionarios. Desde niña suelo usarlos. Me aficioné porque me daba mucha rabia que apareciese una palabra en la tele o en un libro o en una revista y no saber lo que significaba. Aunque, ahora que lo pienso, quizá también tuvo que ver aquel maestro mío de sociales en 6º de EGB que llamaba a los diccionarios espabilaburros, o quizá aquella monja, profesora de latín, que había forrado todos los diccionarios de la clase (de latín, claro) con tela; unos forros que ella misma había cosido y que quitaba de vez en cuando para lavarlos, así los mantenía en perfecto estado a pesar de las numerosas manos adolescentes por las que los sufridos diccionarios Larousse pasaban...

En fin, maestras y maestros como la copa de un pino que han contribuido con su oficio entregado a hacer de aquellos niños y niñas adultos mejores de lo que cabría esperar ¡Qué cosas! Cada vez que rememoro mi infancia suelo irme por las ramas, debe ser que entro en una edad, digamos, respetable.

Hoy quier…

Cabeza de perro

La irresponsabilidad e incompetencia del Partido Popular al frente del gobierno de este país ha alcanzado cotas difícilmente superables, y todo ello gracias la gestión del traslado de los dos religiosos españoles en África enfermos de ébola y el posterior contagio de la auxiliar de enfermería, Teresa Romero Ramos.
Para comenzar, los enfermos nunca debieron trasladarse a España. No hay más que darse una vuelta por internet para leer la opinión de numerosos expertos que así lo aconsejaron, pero tratándose de religiosos todo esfuerzo es poco aunque suponga un riesgo sanitario para un país entero, por no hablar del coste económico: 500.000 euros por el primer religioso, coste que sufragó íntegramente el estado ya que se trataba de una cuestión de puro sentido común, tal y como manifestó el propio Rajoy.
Comparto el argumento de que si se trata de vidas humanas el dinero no debería ser un condicionante, por eso mismo me resulta tan difícil aceptar que el gobierno asumiese los gastos de repat…

Stop Rumores

Tengo que confesar que soy bastante escéptica con respecto al boom de lainnovaciónque estamos viviendo de un tiempo a esta parte en el mundillo de la intervención social. Lo soy, en primer lugar, porque observo que muchas iniciativas sociales que lucen el marchamo de la innovación no significan, en la práctica, nada nuevo bajo el sol, y, en segundo lugar, porque muchas de esas iniciativas me parecen mucho ruido y pocas nueces.

Afortunadamente hay iniciativas en el ámbito de la intervención social, como la que traigo hoy al blog, que desmontan mi prejuicio; precisamente eso es lo que persigue Stop Rumores, de la Federación Andalucía Acoge. Se trata de la creación de una Agencia Antirumor, cuyo objetivo es combatir los rumores negativos e inciertos sobre la población inmigrante que dificultan la convivencia en la diversidad en nuestros entornos más cercanos. Con la financiación del Ministerio de Empleo y Seguridad Social y del Fondo Europeo para la Integración, Andalucía Acoge busca…

Ismos en servicios sociales

Últimamente, las personas que nos dedicamos a la intervención social (especialmente al Trabajo Social) en este país andamos bastante mosqueadas. Años de estudios universitarios, búsqueda de empleo, en algunos casos con oposiciones de por medio, reivindicación del rol profesional y de una sociedad garante de derechos sociales y, mira tú por donde, llega la crisis y con ella iniciativas caritativas, filantrópicas, benéficas y algunas estrambóticas, todas ellas con un denominador común: su carácter asistencialista.

El programa de Toñi Moreno es asistencialista, los bancos de alimentos son asistencialistas, el ropero de Cáritas es asistencialista y un largo etcétera de afirmaciones que verbalizamos o escuchamos todos los días, pero ¿qué entendemos por asistencialismo? La segunda edición del Diccionario de Trabajo Social del Colegio de Málaga dice así:

Asistencialismo: Forma de asistencia en la que el destinatario es meramente un receptor en situación de necesidad de algún recurso social qu…

Agresiones a funcionarios

Esta semana, yendo al trabajo, escuché en la Cadena SER la noticia de que el Gobierno reforzará las medidas de seguridad en las administraciones ante las agresiones a funcionarios. Yo soy funcionaria, bueno, realmente soy personal laboral, pero este matiz, tan importante para mí, no tiene ninguna relevancia para el tema que nos ocupa, así que a ojos de la ciudadanía soy funcionaria.

Trabajo además en servicios sociales comunitarios (o de atención primaria). Un lugar donde atendemos a gente con problemas, que responde, más o menos, a uno de estos perfiles: el primero, personas que buscan desesperadamente un cabo al que sujetarse tras la expulsión del sistema gracias a la crisis económica, el segundo, personas que toda su vida han acudido intermitentemente a bregar con las asistentas sociales y no saben hacer otra cosa (ni nadie les ha enseñado) y el tercero, gente que tiene problemas familiares con ascendientes o descendientes y busca asesoramiento o recursos para mejorar la convivenc…

Movilizar pinos, plantar ancianas y otras hierbas

El debate social y político está aquejado de "tertulianismo", un síntoma de la simpleza con la que abordamos los asuntos ya que resulta imposible que esa gente sepa de todo lo que está hablando. Podrá opinar, no lo dudo, pero no se puede opinar de todo. No hay tiempo para prepararlo y menos en un formato en el que no se permite profundizar en los asuntos, sólo se permite abordarlos superficialísimamente.

Santos, J. (10/09/14) Crítica, espíritu crítico y estereotipos [Mensaje en su blog]

Esta no es otra entrada sobre Renta Básica, aunque la Renta Básica es un tema que me interesa bastante. Es más, intento leer todo aquello que me encuentro por la red sobre el particular, más aún si proviene de fuentes autorizadas. Hace unas semanas apareció un artículo del economista Eduardo Garzón (hermano del también economista y político Alberto Garzón) con el título Siete argumentos contra la Renta Básica Universal y a favor del Trabajo Garantizado, y, como de costumbre, me puse a le…