Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2014

Tribuna: rehabilitación o revanchismo, por Elena Salinas

Esto de traer invitados al blog y que sus entradas permanezcan entre las más leídas me gusta porque es señal de mi buen ojo para escoger (modestia ante todo). Así, he decidido volver a invitar a Elena Salinas y a Pepe Lillo. Comienzo con Elena, que me habló el otro día de su indignación tras una nueva medida del Gobierno referente al ámbito penitenciario.

Confieso que siempre me ha costado mucho “ver los grises”. Últimamente, sin embargo, no sé si por el transcurso de los años, por la gente que me he ido encontrando en la vida o a consecuencia de ambos, siento que cada vez es más necesario afinar los posicionamientos. Es por ello que cuando Belén me planteó nuevamente hacer una entrada en su blog no pude desaprovechar la oportunidad de compartir con vosotros un tema al que vengo dándole vueltas.

El asunto en cuestión está relacionado con los requisitos de acceso al subsidio por excarcelación. Para los que no estéis familiarizados con este recurso económico, deciros que se trata de una p…

Píldora de conocimiento nº 2: Normas APA

Hola, de nuevo:

Esto de lo que quiero hablar hoy es uno de los temas a los que denomino "como si Rajoy no existiera" porque desde que Rajoy existe, mejor dicho, desde que gobierna no hay semana sin decreto, orden, ley, circular o reglamento destinados a hacernos la vida más difícil, lo que nos obliga a todos los que escribimos a dedicarle un tiempo que no se merece. Que digo yo que igual si tuviese una aventurilla o algo, a lo Hollande o a lo que sea, se le endulzaba el carácter y dejaba de jodernos  fastidiarnos semanalmente a todos los españoles desde Cabo de Gata hasta Finisterre ¿no?

A lo que voy: las normas APA. Al leer un artículo académico, un ensayo, un texto científico, en definitiva, habrás observado que todo está estandarizado, desde la letra, los márgenes, el estilo de redacción, las citas a pie de página, etc. Esa estandarizacion se recoge en diferentes normas editoriales que tienen por objeto facilitar la redacción cientifica y evitar el plagio.

Existen distin…

Una idea que me impresiona

Vuelvo a la carga tras un parón post navideño por cuestiones de índole diversa que me han tenido dispersa y me ha salido un pareado sin tenerlo preparado.

Esto de escribir un blog da muchas satisfacciones, sobre todo cuando llevas un cierto tiempo de rodaje, pero seguir otros blogs también te ofrece experiencias muy interesantes, como la que te voy a contar hoy.

Entre los blogs que sigo, hay uno que me encanta y que me habrás leído recomendar en alguna ocasión: Blog de Lengua Española, de Alberto Bustos. Es un blog ameno, riguroso y que me ha resuelto el 99 % de las dudas que tenía sobre ortografía, sintaxis y demás, y es que esto de ponerse a escribir tiene su miga.

Pues bien, me suscribí al blog por correo electrónico (cosa que te recomiendo hacer si un blog te gusta mucho) y un día me llegó un correo del autor proponiéndonos a sus seguidores "ayudarle" a escribir un libro en el que anda enfrascado y que lleva por título Cómo escribir un blog.

Yo, que soy de naturaleza cu…

Propósitos de año nuevo y otras sandeces

Lo bueno de no salir en Nochevieja es que no te levantas con una horrible resaca (en mi caso, normalmente producto del White Label) y puedes sentarte temprano a escribir mientras escuchas Radio Clásica, esperando la hora del Concierto de Año Nuevo.

Todos los años veo el Concierto de Año Nuevo y es que me fascina el ritual: esos bailarines, ingrávidos, levitando por esos majestuosos palacios de interminables pasillos o danzando graciosamente por unos jardines tan es-cru-pu-lo-sa-men-te conservados que ni la mala hierba se atreve a aparecer para no hacer el ridículo; el público, tan a juego con el palacio de la ¿Musickferaum, miusicfrraum..? (ni puta idea). Jodíos alemanes o austríacos o austriacoprusianos o como coño se denomine la raza aria esta ¡qué bien conservados, qué apariencia de limpios, de no tener halitosis, ni toses, ni hemorroides! Te paras a observar a alguno y no sabes si tiene 50, 60, 70 u 80 años, normal, estos no han pasado 20 años de su vida bajo plástico ni encima de…