Ir al contenido principal

Una idea que me impresiona

http://www.manadalibre.org/sitios/nuevositio/node/103
Vuelvo a la carga tras un parón post navideño por cuestiones de índole diversa que me han tenido dispersa y me ha salido un pareado sin tenerlo preparado.

Esto de escribir un blog da muchas satisfacciones, sobre todo cuando llevas un cierto tiempo de rodaje, pero seguir otros blogs también te ofrece experiencias muy interesantes, como la que te voy a contar hoy.

Entre los blogs que sigo, hay uno que me encanta y que me habrás leído recomendar en alguna ocasión: Blog de Lengua Española, de Alberto Bustos. Es un blog ameno, riguroso y que me ha resuelto el 99 % de las dudas que tenía sobre ortografía, sintaxis y demás, y es que esto de ponerse a escribir tiene su miga.

Pues bien, me suscribí al blog por correo electrónico (cosa que te recomiendo hacer si un blog te gusta mucho) y un día me llegó un correo del autor proponiéndonos a sus seguidores "ayudarle" a escribir un libro en el que anda enfrascado y que lleva por título Cómo escribir un blog.

Yo, que soy de naturaleza curiosa, le envíe un correo ofreciéndome a participar y desde entonces Alberto Bustos nos va enviando capítulos o fragmentos del libro y los participantes le podemos escribir para darle nuestra opinión. Estoy asistiendo al nacimiento de un libro, así, como si fuese una comadrona en el parto de un bebé y la experiencia está siendo muy bonita, tanto por el formato como por el contenido del libro, del que te daré información en cuanto esté acabado porque te gustará, seguro.

No es cosa menor que el autor se haya arriesgado a mandarnos su material teniendo en cuenta cómo está el patio, y tampoco lo es que piense difundir libremente su obra cuando esté acabada. Esta iniciativa es, en mi opinión, un ejemplo clarísimo del poder de internet y de su capacidad de transformar el mundo cuando se usa con el fin de mejorar el conocimiento humano.

Dice Alberto Bustos: escribo este blog porque creo que el conocimiento debe ser libre y accesible para todos. Vaya desde este espacio mi reconocimiento más profundo a personas como Alberto, que no solo creen que el conocimiento debe ser libre, sino que dan ejemplo ofreciendo generosamente el tesoro más valioso que poseen: sus ideas.

Hasta la semana que viene.

Comentarios

  1. Con esto que dices, yo recuerdo una frase de Pere Estupinya que dice: "compartir conocimiento no es dividirlo, sino multiplicarlo"

    ResponderEliminar
  2. Pues es una frase estupenda, Israel, gracias por comentar...

    ResponderEliminar
  3. eso es chica/os sobre todo con gente honesta que haberla, la hay, pero también de la no honesta. un placer conoceros y leeros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igualmente. Gracias por pasar por aquí, querida anónima o anónimo

      Eliminar
  4. Si saber no es un Derecho seguro sera un Izquierdo, yo vengo de preguntar, saber no puede ser lujo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más leídas

Ayuda a domicilio y trabajo social (primera parte)

El servicio de ayuda a domicilio (SAD) es uno de los programas más antiguos en los servicios sociales de este país. Existe un amplio consenso profesional y ciudadano sobre su eficacia y su relevancia como yacimiento de empleo, sobre todo en las zonas rurales. La ley de dependencia lo ha incorporado en su catálogo, siendo éste uno de los recursos más prescritos.

La importancia de este servicio obliga a una revisión periódica para su actualización y mejora. Como profesional responsable en mi UTS del SAD me gusta hacer esta revisión, eso sí, para mis adentros ya que nadie me ha pedido que lo evalúe. Hoy la traslado al blog porque guarda relación con mi manera de entender el trabajo social. Vayamos por partes.

Casi todas las administraciones prestan el SAD a través de la modalidad de gestión indirecta, es decir, con empresas normalmente multinacionales que se ocupan de la gestión del servicio mientras la titularidad sigue siendo pública. 
En la práctica esto se traduce en que las trabajad…

Una serie de catastróficas intervenciones en servicios sociales

A algunas lectoras les hizo gracia el término intervenciones cajero, que usé en la entrada de la semana pasada y me pidieron que lo explicase. Los deseos de las lectoras son órdenes, así que procedo en esta entrada a describir tres tipos de intervenciones en servicios sociales que me desagradan mucho. Las bauticé hace años, con un objetivo pedagógico-humorístico, para mis grupos de preparación de oposiciones y supuestos prácticos. Sus nombres son: Intervenciones cajero. Intervenciones Federer. Intervenciones alguien ha matado a alguien. Las intervenciones cajero son aquellas en las que la persona profesional (no necesariamente trabajadora social) se aferra a los recursos de que dispone y se limita a tratar de acoplar en alguno de ellos la demanda que la persona atendida plantea, como el zapatito de la cenicienta. Este proceder es muy perjudicial para la persona atendida, máxime si no tiene el piececico que el zapato requiere, entonces más vale que se vaya a su casa, baje la persiana y …

Diez revistas científicas sobre trabajo social

Hoy traigo al blog una lista de diez revistas científicas sobre trabajo social (y servicios sociales), con tres elementos en común: están escritas en español, puedes consultarlas on-line y lo mejor de todo: son gratuitas. No estan todas las que son, pero son todas las que estan. ¡La próxima vez que te oiga decir que no estás al día en trabajo social porque no tienes dinero para comprar libros, te arreo una colleja que te avío!

Asimismo, si conoces alguna otra que merezca estar en tan insigne listado, no te lo guardes, ahí, a lo somormujo, ¡eh! Que rule el conocimiento, amigos...

Antes de pasar a colocar la lista esta tan apañada que me he fabricado, te recomiendo ojear e incluso leer el interesante documento que ha elaborado la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales que lleva por título Contenidos de la competencia municipal en servicios sociales, en el nuevo marco legal. Si eres de naturaleza perezosa, también puedes informarte en el blog de Joaquín Santos, más con…