Ir al contenido principal

Yo no juego al golf


A estas alturas imagino que todo el mundo habrá visto la famosa foto de la valla de Melilla en la que aparecen personas inmigrantes encaramadas para saltar, mientras otras, que han tenido la suerte de nacer a este lado de esa valla, juegan al golf. Si no es el caso, enlazo la noticia aquí. Una foto, la de la valla, que ejemplifica a la perfección el sistema del que nos hemos dotado los seres humanos de occidente para convivir, un sistema llamado capitalismo.

La foto produce rabia, repulsión, dolor, indignación...en fin, un largo etcétera de calificativos sobre los que no me quiero extender. Tampoco pretendo expresar mi rabia porque estoy segura de que no será muy distinta de quien me esté leyendo en estos momentos. Mi pretensión en la entrada de hoy es comentar una reflexión que me ronda al hilo de la foto. Antes, un detalle sin importancia: el campo de golf es público. Su construcción costó la friolera de dos millones de euros, financiados por la Unión Europea ¡para corregir desequilibrios territoriales! Minucias.

Estos días leo en los periódicos, en facebook, en twitter, etc. comentarios sobre la foto en la línea de que todos deberíamos sentirnos avergonzados. Pues yo digo que no. Yo no me siento avergonzada por esa foto. Para sentir vergüenza primero debería tener conciencia de culpa. Y no la tengo. En mi vida he votado al PP. No creo en el bipartidismo. No he especulado con la construcción. No he recibido sobornos. No he chantajeado a nadie. No he vivido por encima de mis posibilidades. No me he vendido al mejor postor para obtener trato de favor alguno.

No he tratado con desprecio a ninguna persona extranjera, al menos de forma consciente. No creo en las fronteras. Vivo en un municipio con graves problemas relacionados con la inmigración y no escondo mis opiniones. Conozco a muchas personas de otros países, aunque me gustaría conocer a más y conocerlas mejor. Opino que la inmigración enriquece los pueblos y me asquea el racismo y la xenofobia. Odio reconocer que hay personas racistas en mi pueblo y me rebelo ante lo injusto, por eso, modestamente, trato de hacer a través de mi profesión, de la militancia política y de mi vida un lugar mejor.

Hay mucha gente que no debería sentirse avergonzada por la foto. Gente de bien ¡pero de bien de verdad! no esa gente de bien de la que tanto habla Rajoy, la llamada mayoría silenciosa (que espero demuestren en las próximas elecciones que ni son mayoría ni son silenciosa). Porque la gente de bien no permite atrocidades con su silencio cómplice, la gente de bien se levanta ante la injusticia. Y de esa gente de bien yo conozco a mucha. Gente que no tiene la culpa de esta cadena de barbaridades y sinvergonzonerías que llevamos soportando desde la modélica Transición, gente que se levanta todos los días a dar lo mejor de sí mismas como personas, gente, con conciencia política o no, que trata de pasar por esta vida haciendo de la sociedad un lugar mejor del que se encontró y gente que te tiende la mano cuando te caes.

Toda esa gente de bien no ha montado este sistema, pero el sistema lo ha previsto todo para que las ruedas del engranaje sigan girando. En cuanto comiencen a chirriar, baste lubricarlas con algunos mensajes: hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, hemos callado y hemos consentido la corrupción, trabajamos y cobramos el paro, defraudamos a hacienda, nos hemos embarcado en grandes hipotecas y así, suma y sigue. El caso es culpar a la ciudadanía mientras ellos se reparten los pingües beneficios de una economía podrida por la corrupción que ellos mismos han generado. Hasta ahora parece que les está saliendo bien la estrategia.

 Aún así, yo insisto en que no. Yo seguiré diciendo a quien quiera escucharme que todo eso es, simple y llanamente, mentira. Toda esa gente de bien (de verdad) de la que he hablado no tiene la culpa de que haya inmigrantes arriesgando la vida en una valla. Toda esa gente no debería sentir vergüenza por la foto. Yo no la siento. Siento muchas cosas, pero vergüenza no. Yo no he creado este sistema, ni apoyo en modo alguno a sinvergüenzas, sea de la clase que sean. Yo no recojo sobres. Yo no tengo tarjetas black. Yo no como en restaurantes de cinco tenedores. Yo no juego al golf.

Comentarios

Entradas más leídas

Ayuda a domicilio y trabajo social (primera parte)

El servicio de ayuda a domicilio (SAD) es uno de los programas más antiguos en los servicios sociales de este país. Existe un amplio consenso profesional y ciudadano sobre su eficacia y su relevancia como yacimiento de empleo, sobre todo en las zonas rurales. La ley de dependencia lo ha incorporado en su catálogo, siendo éste uno de los recursos más prescritos.

La importancia de este servicio obliga a una revisión periódica para su actualización y mejora. Como profesional responsable en mi UTS del SAD me gusta hacer esta revisión, eso sí, para mis adentros ya que nadie me ha pedido que lo evalúe. Hoy la traslado al blog porque guarda relación con mi manera de entender el trabajo social. Vayamos por partes.

Casi todas las administraciones prestan el SAD a través de la modalidad de gestión indirecta, es decir, con empresas normalmente multinacionales que se ocupan de la gestión del servicio mientras la titularidad sigue siendo pública. 
En la práctica esto se traduce en que las trabajad…

Una serie de catastróficas intervenciones en servicios sociales

A algunas lectoras les hizo gracia el término intervenciones cajero, que usé en la entrada de la semana pasada y me pidieron que lo explicase. Los deseos de las lectoras son órdenes, así que procedo en esta entrada a describir tres tipos de intervenciones en servicios sociales que me desagradan mucho. Las bauticé hace años, con un objetivo pedagógico-humorístico, para mis grupos de preparación de oposiciones y supuestos prácticos. Sus nombres son: Intervenciones cajero. Intervenciones Federer. Intervenciones alguien ha matado a alguien. Las intervenciones cajero son aquellas en las que la persona profesional (no necesariamente trabajadora social) se aferra a los recursos de que dispone y se limita a tratar de acoplar en alguno de ellos la demanda que la persona atendida plantea, como el zapatito de la cenicienta. Este proceder es muy perjudicial para la persona atendida, máxime si no tiene el piececico que el zapato requiere, entonces más vale que se vaya a su casa, baje la persiana y …

Diez revistas científicas sobre trabajo social

Hoy traigo al blog una lista de diez revistas científicas sobre trabajo social (y servicios sociales), con tres elementos en común: están escritas en español, puedes consultarlas on-line y lo mejor de todo: son gratuitas. No estan todas las que son, pero son todas las que estan. ¡La próxima vez que te oiga decir que no estás al día en trabajo social porque no tienes dinero para comprar libros, te arreo una colleja que te avío!

Asimismo, si conoces alguna otra que merezca estar en tan insigne listado, no te lo guardes, ahí, a lo somormujo, ¡eh! Que rule el conocimiento, amigos...

Antes de pasar a colocar la lista esta tan apañada que me he fabricado, te recomiendo ojear e incluso leer el interesante documento que ha elaborado la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales que lleva por título Contenidos de la competencia municipal en servicios sociales, en el nuevo marco legal. Si eres de naturaleza perezosa, también puedes informarte en el blog de Joaquín Santos, más con…