domingo, 9 de noviembre de 2014

Contextos de intervención social

(Aviso a navegantes: entrada-ladrillo)


La pasada semana traje un caso en el que vengo trabajando, caso al que titulé Paco. El relato me sirvió como excusa para explicar la importancia que tiene, a mi juicio, hacer un buen análisis de la demanda, que es una de las tareas a realizar en los primeros contactos entre la profesional y el sistema cliente.

A modo recordatorio, en la entrada anterior detallaba los aspectos que contemplo cuando hago el análisis de la demanda que el sistema cliente trae al despacho:

  • Cómo llega la familia en cuanto a su estado emocional.
  • Qué lenguaje utiliza para efectuar la demanda.
  • Quien realiza la demanda y por qué.
  • Qué tipo de demanda realiza (económica, afectiva…)

Y con toda esta información, decía, es posible contextualizar la demanda, aspecto al que le dedico esta entrada.

Los contextos de intervención o contextos profesionales de cambio son una herramienta que nos permite crear el marco adecuado para intervenir. Es una aportación del modelo sistémico que se ha aplicado a la intervención social en general (en España) por autores como Carlos Lamas y al trabajo social en particular por la prof. Josefa Cardona. Su tesis doctoral trata sobre el tema y puedes descargarla aquí. La importancia que la autora otorga a los contextos de intervención queda plasmada en este párrafo

(...) el nexo de unión entre las teorías, la operacionalización de las mismas a través de modelos, y las características de los problemas y demandas que presentan los clientes o usuarios de los servicios sociales, descansa sobre la formulación del contexto de intervención, mediante el cual, trabajador social y cliente van a trabajar juntos para generar cambios.

Este es un extracto de un artículo suyo, coescrito con José Francisco Campos, titulado cómo determinar un contexto de intervención. También lo enlazo ya que resume las 500 páginas de la tesis. Dicho esto, vayamos al grano: ¿qué son los contextos de intervención social?

Se denomina contexto profesional de cambio al marco que se establece entre cliente y profesional que permite dar significado a una serie de intercambios comunicacionales orientados a introducir cambios en el cliente.

Esta definición es de Carlos Lamas, coautor del libro La intervención sistémica en los servicios sociales ante la familia multiproblemática, un libro antiguo que no ha perdido su vigencia. En el capítulo que él escribe, titulado Los primeros contactos, explica el asunto de los contextos. Los define tal y como he reflejado arriba y establece una clasificación de seis contextos de intervención en servicios sociales, que es la siguiente (el cuadro está incompleto ya que continúa en páginas siguientes pero esta parte ya me vale para explicarlo):


Veamos algunos ejemplos:

  • Contexto asistencial: Familia con todos sus miembros en paro y cero ingresos que acude a los servicios sociales para solicitar ayuda económica.
  • Contexto de consulta: Cuidadora que acude a servicios sociales porque tiene dudas sobre si llevar a su madre, enferma de alzheimer, al centro de día.
  • Contexto terapéutico: Joven con consumos abusivos de cocaína que acude al centro de tratamiento de drogas porque no puede controlar la conducta.
  • Contexto de evaluación: Equipo de menores que realiza informe de idoneidad para padres adoptantes.
  • Contexto de control: Equipo de servicios sociales al que se le deriva un caso de expolio patrimonial de una persona mayor.
  • Contexto in-formativo: Padres que solicitan ayuda ante problemas escolares del hijo. 
 
Recientemente se habla también de contexto de mediación y han aparecido otras clasificaciones, tal y como explican Cardona y Campos en su artículo, de obligada lectura. Aunque este tema parezca abstracto, el contenido del artículo arrojará bastante luz sobre el tema, más que la que yo pueda ofrecer en esta entrada. De cualquier modo, para mostrar la importancia de establecer contextos de intervención o contextos profesionales de cambio, me propongo dedicar la próxima entrada a ejemplificarlo con un tema práctico: los Equipos de Tratamiento Familiar en Andalucía. Espero no haberte aburrido y que sigas el hilo argumental hasta la próxima semana.

4 comentarios:

  1. Me parece muy interesante esta entrada, además llevamos en mi equipo reflexionando sobre la intervención profesional que se desarrolla en los servicios sociales de base, y el intento que parece existir por parte de la administración y la política de que no conste dicho espacio de intervención, vendiendo nuestro trabajo como un mero "conseguidor" de prestaciones económicas. Me preocupa este asunto lo suficiente para estar estudiando todo lo que encuentro sobre el tema, (anotadas tus aportaciones) y darme cuenta de que en los análisis estadísticos relacionados a nuestro trabajo, no consta la intervención para nada. Me explico, en las memorias de trabajo en mi ayuntamiento consta en número de personas atendidas, el número de ayudas solicitadas, concedidas, etc, pero al hablar de intervención familiar se ciñe en exclusiva al trabajo del equipo de apoyo a la familia, un trabajo en el que participa también la trabajadora social de UTS ( yo entre otros), pero en el que parece constar sólo el trabajo de educadora y psicóloga. Del resto de las intervenciones no hay ni rastro. Lo mismo ocurre en el SIUSS (que no se si en Andalucía manejas) en Asturias es donde registramos el trabajo diario, y no hay espacio para que consten ni las intervenciones familiares ni la grupales ni comunitarias. Me encantaría que hablaras sobre esto y que la próxima entrada fuera una intervención familiar desde base, sin equipo de intervención. (yo en base tengo educadora). Gracias por tus aportaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, tocaya: Pues sí, parece ser que las trabajadoras sociales somos meras conseguidoras de prestaciones. En mi caso, odio la gestión y las prestaciones e intento reflejar en el blog intervenciones en las que los recursos no tienen ninguna relevancia. Manejo el SIUSS también (qué cruz de SIUSS). Con respecto a una entrada sobre un caso en el que no haya equipo pero sí intervención familiar, he escrito alguna cosa, pero igualmente tomo nota y en cuanto se me ocurra algo lo planteo en el blog. Debo decir que algo de culpa tenemos de esta situación, pero eso es harina de otro costal.

      ¡Mil gracias por comentar!

      Eliminar
    2. Hola! Muy interesantes tus reflexiones. Ladrillo muy aclaratorio y pedagógico.
      Aunque en tiempos de tantas demandas económicas muchas prestaciones son de justicia social . Intervención que no falte , pero prestaciones tampoco.
      Saludos

      Eliminar