Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2015

Incógnito (primera parte)

¿Qué tiene que ver esta imagen con la Odisea de Ulises?¿Y con un Mel Gibson detenido por antisemitismo? Mucho más de lo que podamos imaginar. Eso y mucho más es lo que aborda David Eagleman en su libro Incógnito. Las vidas secretas del cerebro, que acabo de terminar, con un buen sabor de boca. Aprovecho para agradecer la recomendación.

Los libros de divulgación científica no suelen convertirse en best-seller, pero este en concreto sí lo ha sido en EE.UU. (en España lo edita Anagrama). A pesar de la temática, el libro se lee con mucha facilidad ya que Eagleman tiene un estilo fresco y divertido ¿De qué va, pues, el libro? Como imaginarás, es un viaje al interior del cerebro humano. La tesis principal, que da título a la obra, es que la mente consciente es solo la punta del iceberg y la mayoría de nuestras acciones se gestan fuera del alcance de la conciencia. Es decir, el cerebro trabaja de incógnito.

Durante los cinco primeros capítulos, el autor explora hasta qué punto tenemos el co…

Niños que tiran piedras a los trenes

Ayer fue un día negro para mí. La pérdida de escaños de Izquierda Unida en las elecciones andaluzas cayó como un jarro de agua helada sobre las cabezas de la militancia, entre la que me incluyo ¡Habíamos trabajado tanto! Nuestra parlamentaria, Rosalía Martín, ¡había trabajado tanto!
Al inicio de la campaña sabíamos que los resultados podían sernos desfavorables, pero los dos debates electorales, el acto de Anguita y nuestro programa electoral, realizado con la complicidad de tantos y tantos colectivos (todo ello traducido en cierto repunte en las encuestas) nos supuso un chute de moral.
A medida que comenzaron a aparecer los sondeos a pie de urna, los resultados corrían como la pólvora por nuestros grupos de watsapp y el desánimo hacía francamente difícil el recuento. Al terminar en nuestras mesas, cansados y cabizbajos, nos marchamos con la carpeta bajo el brazo a nuestra sede.
Gota a gota iban llegando compañeras y compañeros, con rostro sombrío y brazos caídos. Soltaban con desgana l…

Programa de Servicios Sociales de IU Andalucía

¿Aún sigues aquí tras leer el título de la entrada y ver el cartel? Me siento aliviada. Te confesaré que he escrito esta entrada con miedo, bueno, miedo quizá no sea la palabra... Vergüenza. Sí. Esa es la palabra. Por desgracia. Lo digo porque desgraciadamente no es fácil defender una opción política en los tiempos que corren, normal ¡Válgame Marx! La clase política se encuentra, en su mayoría, tan enfangada que cualquiera que se acerque a un partido corre el riesgo de ser salpicado por el lodo.

¡Bah, el mundo no es de los cobardes! Ya dedicaré otra entrada a explicar qué cable hizo contacto en mi cabeza para militar en IU. Me limitaré a decir que siempre he mantenido la importancia de que haya profesionales del trabajo social o profesionales de lo social en general inmersos en los partidos políticos, sean del color que sean, y, asimismo, me gustaría que compañeras y compañeros de lo social de otros partidos defendieran su programa porque es un sano ejercicio de democracia.

Hoy me…

El Síndrome Katrina

¿Por qué no sentimos la desigualdad como un problema? Es un interrogante apasionante al que trata de dar respuesta Joaquín Santos en su libro El Síndrome Katrina, libro que presentó ayer en Almería en un acto organizado por el Colegio de Trabajo Social; yo, como Sofía Mazagatos, he tenido la suerte de leerlo, así que ofrezco hoy mi punto de vista sobre la publicación y sobre el acto de ayer.
El autor, Joaquín Santos, es trabajador social y ensayista: dos libros publicados son argumento suficiente como para poder denominarlo así. Esta doble faceta de Joaquín lo convierte en una rara avis de nuestra profesión. Los trabajadores sociales operamos en intervención social, por lo que somos expertos en el ámbito micro social y solemos ceder el espacio macro social a otras disciplinas como la sociología o la economía. Esta manía nuestra de no salir del espacio micro tiene, en mi opinión, dos nefastas consecuencias: en primer lugar, nos impide construir un relato propio sobre la realidad social …