viernes, 6 de marzo de 2015

El Síndrome Katrina


¿Por qué no sentimos la desigualdad como un problema? Es un interrogante apasionante al que trata de dar respuesta Joaquín Santos en su libro El Síndrome Katrina, libro que presentó ayer en Almería en un acto organizado por el Colegio de Trabajo Social; yo, como Sofía Mazagatos, he tenido la suerte de leerlo, así que ofrezco hoy mi punto de vista sobre la publicación y sobre el acto de ayer.

El autor, Joaquín Santos, es trabajador social y ensayista: dos libros publicados son argumento suficiente como para poder denominarlo así. Esta doble faceta de Joaquín lo convierte en una rara avis de nuestra profesión. Los trabajadores sociales operamos en intervención social, por lo que somos expertos en el ámbito micro social y solemos ceder el espacio macro social a otras disciplinas como la sociología o la economía. Esta manía nuestra de no salir del espacio micro tiene, en mi opinión, dos nefastas consecuencias: en primer lugar, nos impide construir un relato propio sobre la realidad social y, en segundo lugar, la realidad social es explicada por otros, por eso me parece tan importante que un trabajador social, como es Joaquín, se atreva a dar el paso de escribir y hacerlo además sobre un tema tan macro como es la desigualdad.

El libro de Joaquín, como digo, trata de explicar por qué la sociedad ha asumido la desigualdad como un fenómeno natural. A este fenómeno el autor lo denomina el Síndrome Katrina, pero no voy a explicar en qué consiste para que leas el libro y así saldrás de dudas. El libro, pues, se estructura en varias partes: en la primera Joaquín explica el por qué del título. La segunda parte es un análisis sobre la desigualdad, que sirve de introducción a la tercera parte, dedicada al meollo del asunto, es decir, a explicar (muy acertadamente) por qué no percibimos la problemática de la desigualdad como un problema.

La tercera parte analiza la manipulación que nos lleva a ignorar la problemática de la desigualdad a través de tres mecanismos: el poder, el miedo y el discurso, que no es lo mismo que el relato (para comprender las diferencias entre discurso y relato recomiendo la entrada de Joaquín al respecto en su blog, aquí)

Por último, Joaquín plantea una serie de alternativas al discurso neoliberal, alternativas que se proponen como punto de arranque para una reflexión colectiva. En definitiva, un libro redondo al que solo le pongo un pero: la maquetación, que no facilita su lectura. Por lo demás, El Síndrome Katrina es un tratado sobre desigualdad que todas las trabajadoras sociales deberíamos leer con mucho detenimiento.

Joaquín ha acometido la tarea de escribir una trilogía sobre los valores republicanos tradicionales: libertad, igualdad y fraternidad, emulando, no sé si con intención o no, a la trilogía Azul, Rojo, Blanco de Krzysztof Kieślowski (he pegado el nombre, no había...forma humana de escribirlo). El Síndrome Katrina aborda los valores de la igualdad. Esperamos con ansiedad el segundo libro, sobre la libertad, que, según me comentaba Joaquín, anda muy avanzado. 

Acabo mi entrada con algunas fotos del acto y agradezco al Colegio de Trabajo Social de Almería la iniciativa. Espero que sea la primera de muchas, la afluencia de público fue una prueba de que iniciativas como esta son demandadas y aplaudidas.


Comienza la presentación del libro.

Joaquín, como buen mañico, supo hacer de la presentación un acto con gracejo...


Yo, yo misma y Joaquín.

Algunas miembras de la Asociación de Directoras Gerentes con nuestro socio más ilustre.





2 comentarios:

  1. Muchas gracias por la entrada y la reseña. Un placer volver a encontrar amigos nuevos y antiguoss

    ResponderEliminar