viernes, 25 de diciembre de 2015

Diseño de políticas sociales

Vuelvo a la carga tras un parón más prolongado de lo recomendable para mi salud mental: el blog me resulta una válvula de escape y la actividad política, que ahora ocupa casi todo mi tiempo libre (puesto que sigo trabajando en mi centro de servicios sociales), es una fuente de estrés, sobre todo después de los últimos resultados electorales, por ello uno de mis propósitos para el 2016 es retomar la escritura semanal, si es que me queda algún lector o lectora por ahí (ponedme cara de cachorrito abandonado)

Quería retomar el blog con un libro que leí este verano y no pude comentar, por lo que ya he explicado. Es, en mi opinión, una obra de obligada lectura para quienes pretendan estar al día en materia de políticas sociales y lleva por título Diseño de políticas sociales. Su autor es Fernando Fantova, y lo publicó la Editorial CCS el pasado año. El libro va por su segunda edición, lo que viene a decir que es un libro que interesa.

El libro está muy bien organizado y estructurado, lo que facilita mucho su lectura, sobre todo tratándose de una materia tan, a priori, árida. El autor hace además un esfuerzo por resultar ameno, que también se agradece ¡Nos tragamos cada ladrillo! ¡Luego nos quejamos de que la gente no lee ensayos!

La obra se estructura de la siguiente forma (más o menos):
  • En la primera parte contextualiza y aclara conceptos previos.
  • En la segunda parte ofrece un esquema de análisis, a modo de ECRO para desgranar cada política social y modelo por el que opta Fantova para ordenar las políticas sociales, que es el siguiente:
    • Política social general.
    • Políticas sociales sectoriales (entre las que se encuentran los servicios sociales)
    • Políticas transversales, como por ejemplo políticas de igualdad y atención a la diversidad)
    • Políticas intersectoriales (de coordinación entre políticas sectoriales)
  • Tras hacer una disertación pormenorizada de cada política social, la tercera parte trata sobre la financiación y las conclusiones. 

A mí el libro me ha gustado mucho por varias razones: en primer lugar, me ha ofrecido claves para entender y mejorar la intervención social, como trabajadora social que soy, aunque no es ese su propósito. Me explico: el autor parte del análisis de las políticas públicas atendiendo a tres niveles de análisis: gobierno, gestión e intervención. Observo que, en demasiadas ocasiones, los profesionales de lo social cometemos el error de analizar lo macro desde lo micro. Y no es lo mismo, obviamente. No podemos, por ejemplo, hacer un análisis, por ejemplo, de la ley de dependencia únicamente desde nuestra experiencia desde la intervención social sin tener en cuenta cifras macroeconómicas o el marco jurídico en el que esta se sitúa. No quiero decir que desde lo micro no podamos hacer análisis generales, solo digo que es importante conocer lo macro y analizar cada aspecto de las políticas públicas en su contexto. Y esto es válido también para la intervención social. 

En segundo lugar, quiero destacar como un elemento muy positivo que el libro haga un repaso de las diferentes políticas sociales y no se quede en las políticas de servicios sociales; es más, considero que tratar la política de servicios sociales junto con otras políticas sociales como la sanidad, la educación o la garantía de ingresos es situar a los servicios sociales a la altura que les corresponde y ofrece asimismo una perspectiva comparada muy interesante. El ECRO que Fantova propone facilita mucho la comprensión de cada una de las políticas sectoriales (sanidad, educación, garantía de rentas, servicios sociales...) tal y como el autor entiende que deberían organizarse. Añadir, además, las políticas transversales e intersectoriales enriquece la implementación de las políticas sectoriales.

En tercer lugar: los servicios sociales. Sin duda, su propuesta es, a mi juicio, la mejor que he leído hasta la fecha sobre cual debe ser nuestro cometido y como debemos resituarnos para el futuro. Fantova consigue acotar el objeto de los servicios sociales y librarnos de la pesada carga de ser los encargados de dar de comer al hambriento, un lastre que nos impide, en mi opinión, salir del asistencialismo o del archiconocido binomio necesidad-recurso. No quiero extenderme en explicarlo para animar a la lectura del libro en su totalidad.

Es una obviedad a estas alturas escribir que los servicios sociales se encuentran seriamente amenazados. Lo que no es tan obvio, lamentablemente, es insistir en que es necesario ofrecer propuestas que garanticen su pervivencia. Más nos vale proponernos para el 2016 dejar los lamentos y encontrar salidas. A lo Bruce Lee: Be water, my friend. Pues eso, seamos agua.

Feliz Navidad.

Entre dos aguas
Paco de Lucía (1976)

Entre dos aguas
Paco de Lucía (2010)
La calidad del vídeo no es muy buena, 
pero Paco de Lucía está impresionante.

5 comentarios:

  1. Claro que te quedan lectores Belén, de eso que no te quepa duda.
    Feliz 2016!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Perdona la tardanza en contestar, no lo había visto! Miles de gracias.

      Eliminar
  2. Sigue escribiendo Belén! Para un gaditano, residente en Madrid, trabajador social y simpatizante de IU es un estímulo leer tus artículos y me conectan con los servicios sociales y con la actualidad política de Andalucía de manera directa. Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tus amables palabras! ¡Salud y república!

      Eliminar
  3. Sigue escribiendo Belén! Para un gaditano, residente en Madrid, trabajador social y simpatizante de IU es un estímulo leer tus artículos y me conectan con los servicios sociales y con la actualidad política de Andalucía de manera directa. Gracias!

    ResponderEliminar