Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2016

Demasiado

Juana tiene 32 años y un hijo, Jonathan, de 14. Jonathan se encuentra en situación de dependencia en grado II. Juana tiene más hijos, uno de ellos un bebé. Jonathan no conoce a su padre. Juana lo tuvo con 18 años, y desde entonces no ha tenido ningún contacto con él. Jonathan no conoce a su padre, pero sí ha conocido a muchas parejas de su madre. Y muchos pueblos donde estas parejas residían. Muchos colegios, uno en cada pueblo. Siempre con su madre. De aquí para allá. Por eso Juana no puede percibir la prestación por cuidados en el entorno familiar: Jonathan carece de un entorno estable y de los cuidados adecuados. Juana es para el servicio de dependencia, en definitiva, una mala madre.
Juana tiene 32 años y un hijo, Jonathan, de 14. Jonathan se encuentra en situación de dependencia en grado II. Juana tiene más hijos, uno de ellos un bebé. Jonathan no conoce a su padre. Juana lo tuvo con 18 años, y desde entonces no ha tenido ningún contacto con él. Jonathan no conoce a su padre, pe…

Proyecto de Ley de Servicios Sociales de Andalucía (2 de 2)

Esta es mi segunda entrada dedicada al análisis del proyecto de ley andaluza de servicios sociales, aprobado en el Consejo de Gobierno del pasado día 12, que da pie al inicio del trámite parlamentario. En la entrada anterior traté de contextualizar la controversia que acompaña esta ley desde su nacimiento, la pasada legislatura. Ahora corresponde desgranar los motivos por los que desde el Área Andaluza de Servicios Sociales de IU Andalucía, a la que pertenezco, rechazamos el proyecto de ley.
En primer lugar, por el famoso blindaje de derechos. La Junta ha anunciado a bombo y platillo que esta ley blinda el derecho a los servicios sociales. No es así. La ley establece dos tipos de prestaciones: prestaciones garantizadas y prestaciones condicionadas, pero es que además, con respecto a las primeras, el art. 41 establece: Artículo 41. Prestaciones garantizadas. 1. Se considerarán prestaciones garantizadas aquellas cuyo reconocimiento tiene el carácter de derecho subjetivo, son exigibles y …

Proyecto de Ley de Servicios Sociales de Andalucía (1 de 2)

La segunda ley de servicios sociales de Andalucía llega al parlamento veintiocho años después. El pasado 12 de enero, el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía aprobó el anteproyecto de ley que, siguiendo el trámite legislativo, pasa a denominarse proyecto de ley y se envía al Parlamento para su aprobación (puedes consultarlo aquí)

La noticia vino acompañada de la fanfarria habitual tratándose de la Junta de Andalucía, fanfarria que dio lugar a titulares tan espectaculares como este: Andalucía será la primera en blindar por ley los servicios sociales. Blindaje que no es tal, puesto que está supeditado a la estabilidad presupuestaria (artículo 41 del proyecto dixit), por mor del maldito artículo 135 de la Constitución que el PSOE no dudó en reformar de acuerdo con el PP. Una modificación, estoy segura, de la que Susana Díaz no se arrepiente en absoluto; sufrimos como presidenta al baluarte del ala Fino-Party del PSOE para desgracia de las bases del partido, y es que muchas person…

Aprendiz de feminista

Nunca me he considerado feminista. Es más, a lo largo de mi vida he huído conscientemente de clasificarme como tal: en mi condición de lesbiana no tenía que compartir mi vida con un varón y, por tanto, tampoco tenía que negociar normas, roles o cualquier otro aspecto de una supuesta vida en común. Mi salida del armario me ahorró los típicos devaneos adolescentes y aprendí a relacionarme con los hombres sin que la sombra alargada del sexo se proyectase sobre mí. Era una privilegiada. El feminismo no era mi guerra.

En el ámbito estudiantil y posteriormente laboral tampoco sentí que tuviese que reivindicar espacios que me hubiesen sido arrebatados; mis estudios y mi profesión son de los llamados feminizados, por lo que las relaciones se dan básicamente entre mujeres, no solo entre las profesionales sino con las personas usuarias, entre las cuales el porcentaje podría rondar perfectamente el ochenta por ciento de mujeres. Mujeres usuarias, luego me detendré en este punto. Ahora solo trato…