Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2016

El indigno salario social

El defensor del pueblo andaluz ha presentado este martes 24 de mayo su Informe Anual 2015, en el que se refleja todo el trabajo realizado y le brinda la ocasión de tirar de las orejas a las administraciones públicas, es decir, a quienes las formamos, que nos lo merecemos más de lo que nos gusta reconocer ¿Cierto?
El informe contiene datos bien interesantes sobre servicios sociales y dependencia (que manía separar ambos conceptos), pero voy a centrarme en el epígrafe relativo al Programa de Solidaridad de los Andaluces o salario social, que es como lo conocemos. Bien, el salario social es la renta mínima de inserción que padecemos en Andalucía. Al margen de consideraciones académicas sobre las rentas condicionadas o no, el modelo sobre el que se sustenta nuestro salario social es cutre-pero-cutre porque no se sabe si es una renta condicionada exclusivamente a ingresos o una renta de inserción. Su pilar jurídico es además un decreto de chichinabo, el Decreto 2/1999, de 12 de enero, que …

Hipólita. Segunda Parte.

No suelo escribir sobre mis intervenciones profesionales exitosas. Por desgracia son muchas menos de las que me gustaría atribuirme. También debe ser porque siento que es más terapéutico hablar sobre las intervenciones en las que fracasé, o quien sabe, también influirán las enseñanzas de mi madre y los curas sobre la humildad. Recuerdo una frase que escuchaba en catequesis y yo no entendía: Que tu mano izquierda no sepa lo que hace la derecha. Una frase de lo más apropiada para una niña de 8 años y una enseñanza a todas luces errónea sobre todo si pretendes comerte un chuletón de Ávila.

El caso es que ahora que soy adulta y desaprendí como se deshacen las cosas me propongo mostrar una intervención complicada con una evolución bastante satisfactoria, al menos por el momento. Tocaré madera. Se trata de Hipólita, una anciana cuya problemática expliqué en esta entrada, hace cuatro meses. Estamos en el ajo el psicólogo del equipo y yo.


Este caso es uno de esos con alarma social, que en ser…

Las mentiras de los usuarios de servicios sociales

Hace unos años una compañera trabajadora social, que administra el blog No soy asistenta, escribió una entrada titulada ¿Qué hacer ante las mentiras de los usuarios? refiriéndose al malestar que le produce que las personas a las que atiende mientan en las entrevistas. Yo discrepé en su día del contenido de dicha entrada, pero no quise dar a conocer mi opinión porque hace muchos años (demasiados, por desgracia) yo pensaba lo mismo que la compañera y confío en que, al igual que me ocurrió a mí, el transcurrir del tiempo modifique su percepción.

Acabo de ver recientemente rebotado dicho artículo por algún que otro colegio profesional, y es por ello que quisiera ofrecer un punto de vista diferente. No es mi ánimo enmendar la plana a la compañera, cuyo blog aprovecho para recomendar por su honestidad y frescura, sino contribuir a analizar el trabajo social desde distintos puntos de vista.

Mentir está mal, nos lo han enseñado desde nuestra más tierna infancia. Nuestras madres nos reprendían…

Vagos, maleantes, putas e inmigrantes

No, no es una concatenación de insultos o una forma sui generis de describir a estos colectivos. Se trata de un blog que he descubierto muy recientemente y vengo a recomendar en esta entrada. Se trata de un blog creado por los sociólogos Albert Sales y Carlos Delclos, profesores de la Universidad Pompeu Fabra.
Es que ando buscando últimamente textos y referencias de todo tipo que hagan análisis sociológicos con un enfoque anticapitalista, altersistema o crítico (llamémosle como queramos), que a la vez sean lo suficiente rigurosos como para no resultar panfletarios. Al primero de los administradores del blog, Albert Sales, ya lo conocía por el libro El delito de ser pobre, que Elena Salinas recomendó en su blog Preventiva Reincidente. Aprovecho para recomendar la colección ASACO de la Editorial Icaria, a la que el libro pertenece, por su calidad y por sus precios a prueba de bolsillos precarios.
Volviendo al blog, pretende desmontar los mitos que justifican la guerra contra los pobres…