Ir al contenido principal

El indigno salario social

El defensor del pueblo andaluz ha presentado este martes 24 de mayo su Informe Anual 2015, en el que se refleja todo el trabajo realizado y le brinda la ocasión de tirar de las orejas a las administraciones públicas, es decir, a quienes las formamos, que nos lo merecemos más de lo que nos gusta reconocer ¿Cierto?

El informe contiene datos bien interesantes sobre servicios sociales y dependencia (que manía separar ambos conceptos), pero voy a centrarme en el epígrafe relativo al Programa de Solidaridad de los Andaluces o salario social, que es como lo conocemos. Bien, el salario social es la renta mínima de inserción que padecemos en Andalucía. Al margen de consideraciones académicas sobre las rentas condicionadas o no, el modelo sobre el que se sustenta nuestro salario social es cutre-pero-cutre porque no se sabe si es una renta condicionada exclusivamente a ingresos o una renta de inserción. Su pilar jurídico es además un decreto de chichinabo, el Decreto 2/1999, de 12 de enero, que regula tan poco que convierte la prestación en algo cuasi alegal.

Es el salario una prestación de mierda verdaderamente insuficiente en una comunidad, Andalucía, con la mayor tasa de riesgo de pobreza de España (un 37%), donde el 55,0% de la población no tiene capacidad para afrontar gastos imprevistos en 2015, solo por detrás de Canarias y en la que somos campeones en pobreza infantil, datos para la vergüenza todos ellos, recién sacados de la Encuesta de Condiciones de Vida del INE

Si será Andalucía una comunidad pobre que los profesionales de servicios sociales no conocíamos el índice AROPE y cuando hemos empezado a usarlo hemos comentado que no nos sirve para hacernos una idea porque la inmensa mayoría de las familias a las que atendemos son, según este índice, pobres de solemnidad.

La verdad es que no sé por qué me preocupo, Susana Díaz, nuestra presidentísima, es una mujer de recursos y ¡Alehop! saca de la chistera soluciones creativas que ya ha aplicado en sanidad y está preparando con cariño para servicios sociales a través del proyecto de ley, esa otra joya legislativa de nuestra Andalucía y olé ¡Ay qué coraje más grande!

¿Por qué es, en definitiva, tan malo el salario social? Porque tarda una media de 9 meses en ser aprobado, con retrasos que han llegado hasta el año, porque su regulación deja fuera a una importante masa de población, porque solo puede percibirse 6 meses al año, porque su regulación y tramitación es de una complejidad sospechosa y en definitiva, por las palabras del defensor del pueblo andaluz que lo dicen todo:
"El Ingreso Mínimo de Solidaridad o Salario Social no responde a las necesidades de la población demandante. Los retrasos en el pago, los recursos destinados, a todas luces insuficientes, el nivel de cobertura y los cambios producidos en la población no cubren las expectativas que existían sobre este Programa. Es por ello que se considera un programa obsoleto que no da respuesta a las necesidades de la población y escasamente cubre los objetivos con los que se concibió, por lo que se considera agotado en estos momentos y necesaria su sustitución".
Una prestación indigna es el salario, nada extraño en estos tiempos de indignidad, por ello quiero finalizar esta entrada haciendo un modesto llamamiento a salir a las calles el sábado con las Marchas de la Dignidad a luchar por todo lo que nos han robado. 

PD. Todo mi respeto y apoyo a los / las profesionales que tramitan el salario social. No tienen ninguna culpa de gestionar miseria y lo hacen con la mejor de las disposiciones. Me consta.


En comunidades pobres como Andalucía y Castilla la Mancha
afortunadamente tenemos talentos como estos dos músicos:
El Kanka (Málaga) con Rozalén (Albacete)
Volar

Comentarios

Entradas más leídas

Ayuda a domicilio y trabajo social (primera parte)

El servicio de ayuda a domicilio (SAD) es uno de los programas más antiguos en los servicios sociales de este país. Existe un amplio consenso profesional y ciudadano sobre su eficacia y su relevancia como yacimiento de empleo, sobre todo en las zonas rurales. La ley de dependencia lo ha incorporado en su catálogo, siendo éste uno de los recursos más prescritos.

La importancia de este servicio obliga a una revisión periódica para su actualización y mejora. Como profesional responsable en mi UTS del SAD me gusta hacer esta revisión, eso sí, para mis adentros ya que nadie me ha pedido que lo evalúe. Hoy la traslado al blog porque guarda relación con mi manera de entender el trabajo social. Vayamos por partes.

Casi todas las administraciones prestan el SAD a través de la modalidad de gestión indirecta, es decir, con empresas normalmente multinacionales que se ocupan de la gestión del servicio mientras la titularidad sigue siendo pública. 
En la práctica esto se traduce en que las trabajad…

Una serie de catastróficas intervenciones en servicios sociales

A algunas lectoras les hizo gracia el término intervenciones cajero, que usé en la entrada de la semana pasada y me pidieron que lo explicase. Los deseos de las lectoras son órdenes, así que procedo en esta entrada a describir tres tipos de intervenciones en servicios sociales que me desagradan mucho. Las bauticé hace años, con un objetivo pedagógico-humorístico, para mis grupos de preparación de oposiciones y supuestos prácticos. Sus nombres son: Intervenciones cajero. Intervenciones Federer. Intervenciones alguien ha matado a alguien. Las intervenciones cajero son aquellas en las que la persona profesional (no necesariamente trabajadora social) se aferra a los recursos de que dispone y se limita a tratar de acoplar en alguno de ellos la demanda que la persona atendida plantea, como el zapatito de la cenicienta. Este proceder es muy perjudicial para la persona atendida, máxime si no tiene el piececico que el zapato requiere, entonces más vale que se vaya a su casa, baje la persiana y …

Diez revistas científicas sobre trabajo social

Hoy traigo al blog una lista de diez revistas científicas sobre trabajo social (y servicios sociales), con tres elementos en común: están escritas en español, puedes consultarlas on-line y lo mejor de todo: son gratuitas. No estan todas las que son, pero son todas las que estan. ¡La próxima vez que te oiga decir que no estás al día en trabajo social porque no tienes dinero para comprar libros, te arreo una colleja que te avío!

Asimismo, si conoces alguna otra que merezca estar en tan insigne listado, no te lo guardes, ahí, a lo somormujo, ¡eh! Que rule el conocimiento, amigos...

Antes de pasar a colocar la lista esta tan apañada que me he fabricado, te recomiendo ojear e incluso leer el interesante documento que ha elaborado la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales que lleva por título Contenidos de la competencia municipal en servicios sociales, en el nuevo marco legal. Si eres de naturaleza perezosa, también puedes informarte en el blog de Joaquín Santos, más con…