lunes, 19 de septiembre de 2016

Ponerse en su piel


A estas alturas todo el mundo se ha formado una opinión sobre el caso de María José Abeng Ayang o lo que los medios de comunicación han denominado el niño caramelo: un clásico, si se me permite la expresión, de aparición de los servicios sociales en los medios. Yo no tengo ninguna opinión ni voy a perder el tiempo en formármela. No es asunto mío ni soy partidaria de los juicios salomónicos. Es competencia del juez y ha dictado sentencia. Punto.

En cambio, sí parece imprescindible por parte de los medios de comunicación montar un circo mediático en el que el veredicto popular pendula a medida que van apareciendo personajes en la trama: en primer lugar, los padres de acogida, con los que todo el mundo se solidarizó al ver la desgarradora expresión de dolor de la madre de acogida ¿Cómo no ponerse en la piel de esta madre?


Posteriormente, como es lógico ante semejante revuelo mediático, la madre biológica envió una carta en la que contó su verdad, una verdad, muy probablemente, tan verdad como la verdad de la madre de acogida. Una madre, María José, que no pudo ejercer como tal porque, literalmente, le arrebataron al bebé de sus brazos ¿Cómo no ponerse en la piel de esta madre?


Me interesa poco, como he dicho antes, saber quien tiene razón porque estoy segura de que ambas partes tienen razón y no la tienen. Por desgracia, en estos casos hay una gama de grises tan relevante que imposibilita del todo un juicio rápido, a pesar de la creencia popular. Claro que decir esto es tan impopular que casi me arrepiento de escribirlo.

A vuelapluma: Si la madre de acogida ha iniciado los trámites de adopción y se le han creado expectativas tiene razón; si confundió el acogimiento con la adopción, no la tiene. Si la madre biológica tenía 14 años cuando se quedó embarazada, no podía, cruel y sencillamente, ejercer como madre. Si después ha demostrado que está capacitada para criar a su hijo tiene todo el derecho a reclamarlo. Lo demás está en manos del juez, y no de los servicios sociales, quede claro.

Lo que me interesa de este caso son algunas cuestiones tangenciales. En primer lugar, es un escándalo que esta chica se quedara embarazada en un centro de protección de menores ¡de un adulto! Es una paradoja aterradora, que debería, en segundo lugar, haber generado debate sobre las condiciones en las que se encuentran los centros de protección de menores, centros que, en Andalucía y en casi toda España, están externalizados con lo que ello supone, al margen de que estoy segura de que hay profesionales magníficos en estos centros que son las primeras víctimas de estas externalizaciones.

Pero es, sobre todo, lamentable y vergonzoso el tratamiento de la imagen del pequeño. Todo el mundo se rasga las vestiduras por el pitufo, pero la realidad es que todo el mundo conoce su nombre, su cara, y su historia. Es más, este niño podrá buscarse en google cuando sea mayor y revivir el circo que unos adultos han montado en su nombre. No sabe reclamar el derecho a la intimidad. Él, claro, no sabe salir en TV para que nos pongamos en su piel.

Yo me pongo en su piel. No etiquetaré esta entrada ni colgaré enlaces. Me limitaré a pedir desde este modesto lugar que los medios dejen de hablar de ese niño, de publicar sobre él. Pido a sus madres que se peleen en los juzgados y no en los platós. Que alguien se ponga en su piel y lo dejen en paz de una puñetera vez.

lunes, 12 de septiembre de 2016

Intervención social y renta básica


¿Cómo sería la intervención social tras la implantación de una renta básica incondicional? Es una interesante pregunta que pude escuchar en la Jornada que celebró el Colegio de Trabajo Social de Alicante el pasado 7 de septiembre, con la presencia de Daniel Raventós, presidente de la Red Renta Básica.

La pregunta fue formulada por Víctor Pérez, miembro del colegio y moderador de la mesa de debate. Una pena que la reflexión posterior fuese tan corta, porque es un asunto central para el colectivo de operadores de lo social, especialmente para las trabajadoras sociales, habituales prescriptoras de recursos. En esta entrada pretendo contestar a la pregunta partiendo del planteamiento del compañero Víctor.

Debo aclarar, o mejor dicho advertir, que soy partidaria de una renta básica no condicionada, es decir no sujeta ni a ingresos ni a un proyecto de inserción social ni a una combinación de ambos. No quiero enrollarme mucho aquí porque no es el objeto de la entrada, así que me limitaré a expresar tres pensamientos en los que creo firmemente:

  1. Considero que las personas deben tener garantizada su subsistencia por el hecho de nacer.
  2. Opino que el empleo no dignifica.
  3. Reniego de las intervenciones basadas en el palo y la zanahoria porque no las considero eficaces.

Dicho esto, vayamos al grano. En primer lugar, la garantía de subsistencia que supone la implantación de una renta básica eliminaría de un plumazo el sesgo de la beneficencia: Desde servicios sociales no tendríamos que dedicar ni un minuto a dar de comer al hambriento y, por lo tanto, no tendríamos que ocupar nuestro tiempo en comprobar, primero, si la familia merece tal o cual ayuda y después qué uso ha hecho la familia del dinero. Tiempo libre para destinarlo a otras cuestiones más interesantes profesionalmente hablando ¿No? Obviando los costes monetarios que conllevan los procesos de valoración.

Con una renta básica se eliminarían, también de un plumazo, los bancos de alimentos y las actividades caritativas de bancos, cajas, grandes supermercados y demás aberraciones del no-sistema de bienestar capitalista que ni de lejos acaban con la pobreza, pero suponen un estigma horroroso para quien se ve obligado a frecuentarlos. Por no hablar, claro, de la famosa cronificación de la que tanto nos quejamos los trabajadores sociales.

Dado que los servicios sociales no estarían dirigidos a dar de comer al hambriento, podríamos repensar la intervención social y dedicarnos a la interacción, concepto acuñado por Fernando Fantova, que combina la la autonomía funcional (capacidad para el desenvolvimiento cotidiano) con la integración relacional (vinculación familiar y comunitaria). Mucho más bonito que lo de las ayudas ¿verdad? Y no solo eso: al ofrecer otros servicios no vinculados necesariamente a la gente pobre acudirían a nuestras oficinas otros perfiles de usuarios, como ha sucedido con la ley de dependencia, y alcanzaríamos el paraíso de la universalidad.

¿Y a los usuarios, como les sentaría este cambio? Por lo pronto, en palabras del compañero Víctor, la relación sería más simétrica, ya que no tendrían que situarse en una posición de complementariedad down para conseguir tal o cual ayuda, y, por otra parte, no se producirían con tanta frecuencia deslizamientos de contextos, o dicho de manera coloquial, confusiones entre lo que los operadores sociales proponemos y la familia espera de nosotros. Las mentiras de los usuarios, que tanto nos preocupan, serían menos frecuentes ¿no crees?

Y, por último ¿Qué mayor ejercicio de emancipación que poder exigir un derecho y no pedir una limosna, que es, no nos engañemos, nuestro no-sistema actual de garantía de ingresos? ¿O no es la emancipación de la gente el objetivo último del Trabajo Social? ¿Por qué tanto miedo a una renta básica?

La respuesta es otra pregunta: Después de tanta queja y tanto lamento por gestionar miseria ¿Estamos los profesionales preparados para esos servicios sociales hipotéticos?

Las Migas es uno de mis grupos preferidos. Nadie como ellas
ha revisado recientemente el flamenco con tanta elegancia. 
El single de su nuevo álbum lleva por título
Calma. 

viernes, 2 de septiembre de 2016

Diez noticias con agostidad y alevosía


Las vacaciones de verano son una etapa de desconexión física y mental que nos sirve para recargar pilas, redefinirse uno mismo, pensar en nuevos proyectos, disfrutar de la familia, ver a esos amigos que no vemos durante el resto del año, hacer deporte, disfrutar de la naturaleza y del buen tiempo ¿verdad? 

Que te lo has creído tú. Eso era antes. Ahora ni en verano puede una dejar de ver los telediarios o de leer la prensa y mucho menos dejar de conectarse a la red ¡Como poder se puede, pero luego cuesta pillar el hilo de la realidad política y social, eh! Yo misma, por ejemplo, he dejado de ver telecinco por prescripción facultativa y me he perdido el primer episodio de Las Campos ¡Gracias Youtube por existir y permitirme rescatar el momento Terelu bebiéndose el colacao! 

¿Comprendes lo que quiero decir? No debes pasarte el verano ahí, a la bartola, sin informarte o preocuparte de cosas importantes (lectora o lector de Latinoamérica no se me amotine, que al final de la entrada le explico lo de Terelu).

Menos mal que aquí está tu bloguera amiga que, sabedora de tus, digamos, poco provechosas costumbres veraniegas, ha recopilado diez noticias de tu interés, bueno, más bien me han interesado a mí, pero seguro que a ti te van a interesar también ¡Y suelta el mojito, leñe, que estamos a 2 de septiembre!

1. Del 27 al 30 de junio se ha celebrado la Conferencia Mundial Conjunta sobre Trabajo Social, Educación y Desarrollo Social 2016 (SWSD 2016, por sus siglas en inglés). Periódicos como The Guardian han cubierto la conferencia, de lo que extraigo dos conclusiones: Una, al periodismo español, salvo honrosas excepciones, le importa una mierda un bledo el Trabajo Social y/o los Servicios Sociales. Dos, debo mejorar mi inglés YA.

2. Tenemos fecha para el XIII Congreso Estatal de Trabajo Social ¡Que será también el I Congreso Iberoamericano de Trabajo Social! Yo ya tengo reservado el 14, 15 y 16 de septiembre de 2017 en agenda. Espero que puedan venir muchas compañeras de Latinoamérica y así poder conocernos. Y las de España que también os lo podáis permitir no tenéis excusa.

3. Otra de congresos: El 16 y 17 de febrero de 2017 se celebrará en Sevilla el VI Congreso de la Red Española de Políticas Sociales, un evento bien interesante también. Me coge cerca así que igual me escapo, tiene muy buena pinta.

4. Por último en cuanto a formación, el 29 de septiembre tendrá lugar en el IMSERSO una Jornada sobre Ética y Servicios Sociales, lástima que Madrid pille tan lejos de Almería (más bien Almería está lejos de todo).

5. La Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales ha estado muy activa este verano. Además de su participación en cursos de verano diversos, han publicado un nuevo Informe del Observatorio Estatal sobre Dependencia, cuyos datos dejan a Andalucía como para que Susana Díaz se plantee dejar de ir vendiendo humo: por ejemplo, quintos por la cola en atención, es decir, de diecisiete comunidades autónomas, nos situamos en décimo cuarto lugar. Puedes consultar el informe en el enlace de más arriba. Como digo, los datos sobre Andalucía, mi comunidad autónoma, son devastadores.

6. El Consejo Andaluz de Trabajo Social también ha mantenido actividad durante el verano, sobre todo en lo relativo a las compañeras trabajadoras sociales sanitarias, a través de la elaboración del Posicionamiento sobre Trabajo Social Sanitario, que puedes consultar aquí.

7. La revista TS Difusión, revista divulgativa de trabajo social andaluz, cumple 20 años. Publicarán un número especial; se trata de una revista electrónica de libre acceso que te animo a leer. Vaya desde aquí mi felicitación a los colegios que la hacen posible.

8. Fatima Báñez. LA NOTICIA DEL VERANO. Se marcha del ministerio de políticas sociales Alfonso Alonso, el pobre, a presentarse como lehendakari por el PP, no he visto carrera política más desgraciada, aunque para desgracia, la nuestra. Su sustituta es Fátima Báñez ¿Se puede tener más mala suerte? Lo digo por nosotros, claro. Está visto que nos han echado mal de ojo. No habrá un céntimo para servicios sociales, pero tendremos la protección de la Virgen del Rocío, la del Carmen, la Virgen del Niño Cantor y la del Tercer Chanclazo. Nunca mejor dicho ¡Ay señor, llévame pronto!

9. La creatividad de Manuela Carmena. No sólo Fátima Báñez tiene una pedrá, que decimos por aquí. La insigne alcaldesa de Madrid será muy jueza y muy campechana y muy progresista, pero cuando se nos pone creativa es como para echarse a temblar, y si no, vean, vean...

10. TTIP. Sobre el particular ya escribí una entrada que puedes consultar en el apartado de entradas más leídas. Es un asunto bien preocupante, la buena noticia, y por eso la he puesto al final, es que parece ser que la cosa se va desinflando, como puedes leer aquí. Aunque no es una noticia sobre política social, sus repercusiones nos afectan, y muuucho.

Estas han sido las noticias que considero deberías conocer, si no las sabías. Si quieres tener información actualizada sobre política social y demás, te recomiendo seguir en twitter a Fernando Fantova (@FantovaFernando) y en Google + a Xosé Cuns Traba, autor del magnífico blog No me pidan calma. Ambos cuelgan información de máxima actualidad. 

Por mi parte vuelvo con muchas ganas, he aprovechado el tiempo para leer y traer cosas nuevas, que no puedo adelantar aún. Iré desgranando algunas de mis lecturas veraniegas que tengan relación con nuestra materia. Entre ellas, he leído este precioso cuento para niñas y niños de Óscar Cebolla sobre una familia homoparental. Óscar, te envío un fuerte abrazo en mi nombre y en el de Elena Salinas ¡Muchas gracias!




Este verano he podido profundizar en la música electrónica
sudafricana, que es todo una revolución en aquel país. Es impresionante
la cantidad de grupos, de cantantes y de DJ,s que hay. Aquí un ejemplo:
Heavy K, un DJ que es todo un éxito allí, con una cantante también
muy conocida, Mpumi, interpretan
Wena 

PD. Para mi gente de Latinoamérica: Teresa Campos es una famosísima presentadora de TV española que tiene una hija bastante inútil, Terelu, con la que protagoniza un reality titulado Las Campos, que viene a ser una sarta de tonterías, de las que se ríe media España.