Ir al contenido principal

Ponerse en su piel


A estas alturas todo el mundo se ha formado una opinión sobre el caso de María José Abeng Ayang o lo que los medios de comunicación han denominado el niño caramelo: un clásico, si se me permite la expresión, de aparición de los servicios sociales en los medios. Yo no tengo ninguna opinión ni voy a perder el tiempo en formármela. No es asunto mío ni soy partidaria de los juicios salomónicos. Es competencia del juez y ha dictado sentencia. Punto.

En cambio, sí parece imprescindible por parte de los medios de comunicación montar un circo mediático en el que el veredicto popular pendula a medida que van apareciendo personajes en la trama: en primer lugar, los padres de acogida, con los que todo el mundo se solidarizó al ver la desgarradora expresión de dolor de la madre de acogida ¿Cómo no ponerse en la piel de esta madre?


Posteriormente, como es lógico ante semejante revuelo mediático, la madre biológica envió una carta en la que contó su verdad, una verdad, muy probablemente, tan verdad como la verdad de la madre de acogida. Una madre, María José, que no pudo ejercer como tal porque, literalmente, le arrebataron al bebé de sus brazos ¿Cómo no ponerse en la piel de esta madre?


Me interesa poco, como he dicho antes, saber quien tiene razón porque estoy segura de que ambas partes tienen razón y no la tienen. Por desgracia, en estos casos hay una gama de grises tan relevante que imposibilita del todo un juicio rápido, a pesar de la creencia popular. Claro que decir esto es tan impopular que casi me arrepiento de escribirlo.

A vuelapluma: Si la madre de acogida ha iniciado los trámites de adopción y se le han creado expectativas tiene razón; si confundió el acogimiento con la adopción, no la tiene. Si la madre biológica tenía 14 años cuando se quedó embarazada, no podía, cruel y sencillamente, ejercer como madre. Si después ha demostrado que está capacitada para criar a su hijo tiene todo el derecho a reclamarlo. Lo demás está en manos del juez, y no de los servicios sociales, quede claro.

Lo que me interesa de este caso son algunas cuestiones tangenciales. En primer lugar, es un escándalo que esta chica se quedara embarazada en un centro de protección de menores ¡de un adulto! Es una paradoja aterradora, que debería, en segundo lugar, haber generado debate sobre las condiciones en las que se encuentran los centros de protección de menores, centros que, en Andalucía y en casi toda España, están externalizados con lo que ello supone, al margen de que estoy segura de que hay profesionales magníficos en estos centros que son las primeras víctimas de estas externalizaciones.

Pero es, sobre todo, lamentable y vergonzoso el tratamiento de la imagen del pequeño. Todo el mundo se rasga las vestiduras por el pitufo, pero la realidad es que todo el mundo conoce su nombre, su cara, y su historia. Es más, este niño podrá buscarse en google cuando sea mayor y revivir el circo que unos adultos han montado en su nombre. No sabe reclamar el derecho a la intimidad. Él, claro, no sabe salir en TV para que nos pongamos en su piel.

Yo me pongo en su piel. No etiquetaré esta entrada ni colgaré enlaces. Me limitaré a pedir desde este modesto lugar que los medios dejen de hablar de ese niño, de publicar sobre él. Pido a sus madres que se peleen en los juzgados y no en los platós. Que alguien se ponga en su piel y lo dejen en paz de una puñetera vez.

Comentarios

Entradas más leídas

Ayuda a domicilio y trabajo social (primera parte)

El servicio de ayuda a domicilio (SAD) es uno de los programas más antiguos en los servicios sociales de este país. Existe un amplio consenso profesional y ciudadano sobre su eficacia y su relevancia como yacimiento de empleo, sobre todo en las zonas rurales. La ley de dependencia lo ha incorporado en su catálogo, siendo éste uno de los recursos más prescritos.

La importancia de este servicio obliga a una revisión periódica para su actualización y mejora. Como profesional responsable en mi UTS del SAD me gusta hacer esta revisión, eso sí, para mis adentros ya que nadie me ha pedido que lo evalúe. Hoy la traslado al blog porque guarda relación con mi manera de entender el trabajo social. Vayamos por partes.

Casi todas las administraciones prestan el SAD a través de la modalidad de gestión indirecta, es decir, con empresas normalmente multinacionales que se ocupan de la gestión del servicio mientras la titularidad sigue siendo pública. 
En la práctica esto se traduce en que las trabajad…

Una serie de catastróficas intervenciones en servicios sociales

A algunas lectoras les hizo gracia el término intervenciones cajero, que usé en la entrada de la semana pasada y me pidieron que lo explicase. Los deseos de las lectoras son órdenes, así que procedo en esta entrada a describir tres tipos de intervenciones en servicios sociales que me desagradan mucho. Las bauticé hace años, con un objetivo pedagógico-humorístico, para mis grupos de preparación de oposiciones y supuestos prácticos. Sus nombres son: Intervenciones cajero. Intervenciones Federer. Intervenciones alguien ha matado a alguien. Las intervenciones cajero son aquellas en las que la persona profesional (no necesariamente trabajadora social) se aferra a los recursos de que dispone y se limita a tratar de acoplar en alguno de ellos la demanda que la persona atendida plantea, como el zapatito de la cenicienta. Este proceder es muy perjudicial para la persona atendida, máxime si no tiene el piececico que el zapato requiere, entonces más vale que se vaya a su casa, baje la persiana y …

Diez revistas científicas sobre trabajo social

Hoy traigo al blog una lista de diez revistas científicas sobre trabajo social (y servicios sociales), con tres elementos en común: están escritas en español, puedes consultarlas on-line y lo mejor de todo: son gratuitas. No estan todas las que son, pero son todas las que estan. ¡La próxima vez que te oiga decir que no estás al día en trabajo social porque no tienes dinero para comprar libros, te arreo una colleja que te avío!

Asimismo, si conoces alguna otra que merezca estar en tan insigne listado, no te lo guardes, ahí, a lo somormujo, ¡eh! Que rule el conocimiento, amigos...

Antes de pasar a colocar la lista esta tan apañada que me he fabricado, te recomiendo ojear e incluso leer el interesante documento que ha elaborado la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales que lleva por título Contenidos de la competencia municipal en servicios sociales, en el nuevo marco legal. Si eres de naturaleza perezosa, también puedes informarte en el blog de Joaquín Santos, más con…