sábado, 15 de octubre de 2016

5 diferencias entre el trabajo social y los servicios sociales


Una vez más me propongo meterme en un jardín, en este caso el de establecer cinco diferencias entre el trabajo social y los servicios sociales ¿Por qué esta entrada? ¿A qué viene este ataque de academicismo? ¿Acaso no está claro que no son la misma cosa? ¿Es parte esta entrada de una tesis doctoral? ¿Qué importancia tiene la mecánica cuántica dentro de la física y la ciencia?

Al grano. Me he decidido a escribir esta entrada porque opino, como muchas otras compañeras y compañeros, que existe una gran confusión entre una cosa y la otra. El motivo es evidente, no creo que deba detenerme a explicarlo más allá de recordar lo consabido: Que los servicios sociales son nuestro sector por antonomasia y ello ha generado un cierto magma teleológico.

Al margen de disquisiciones académicas, esta confusión produce efectos en la práctica que son los que me preocupan en realidad. Espero contribuir desde este microscópico bit en el ciberespacio a pensar en ello con este corta-pega, así, a lo bruto, basado en artículos académicos que citaré al final y que son los verdaderos artífices de esta reflexión.

Vamos allá:

1. El trabajo social es una profesión y una disciplina científica (*): Los servicios sociales constituyen uno de los sectores de la política social (**): Esta obviedad no lo es tanto, en realidad, porque es la diferenciación de la que hay que partir para entender todo lo demás

2. El inicio de los servicios sociales es antiguo, el del trabajo social es reciente: De Lucas sitúa la emergencia de los servicios sociales a partir de los siglos XVI-XVII y sin embargo no es, según este autor, hasta el s.XIX que podemos hablar de trabajo social propiamente dicho.

3. Principios:

Puedes consultar el Código Deontológico en la página del Consejo General del Trabajo Social.

4. El trabajo social es transversal. Los servicios sociales son sectoriales:

El trabajo social, tal y como es definido por la FITS promueve el cambio y el desarrollo social, la cohesión social y el fortalecimiento y la liberación de las personas. La misión que se nos encomienda es amplia y para tratar de alcanzarla es necesario poner en marcha mecanismos desde diferentes políticas públicas (en un sentido amplio) porque el desarrollo humano depende de factores diversos. Pondré un ejemplo: el fortalecimiento de una persona con diversidad funcional dependerá, entre otras cosas, de su salud, de su formación, de sus posibilidades de acceso al empleo y de los apoyos con los que cuente ¿Cierto?

Todos estos ámbitos de la vida de esta persona con diversidad funcional son bienes a proteger desde diferentes sectores de la política social: su salud, del sistema sanitario, su formación, del sistema educativo, sus posibilidades para trabajar, del sistema de empleo y los apoyos, de los servicios sociales.

Así, podemos concluir que si la misión de las trabajadoras sociales es, entre otras, el fortalecimiento de las personas, podemos insertarnos en los distintos ámbitos de la política dirigidos directamente a las personas para contribuir a ello, pero en cambio los servicios sociales solo se ocuparán de uno de esos ámbitos, en este caso todo el universo relacionado con el apoyo social (en teoría, por desgracia en la práctica los servicios sociales son víctimas del magma teleológico que antes mencionaba).

No voy a profundizar en el asunto del objeto de los servicios sociales y del trabajo social porque ya lo he tratado en otras entradas y porque para ello hay fuentes mucho más fiables que la mía como son Fantova y Hendrickson (servicios sociales ) o Zamanillo, Martín Estalayo y Moix Martínez (trabajo social) entre muchas y muchos otros.

5. Los servicios sociales tienen sus necesidades predefinidas. Desde el trabajo social construimos y de-construimos necesidades:

El objeto del Sistema de Servicios Sociales en el Modelo Concertado se define en torno a cuatro necesidades básicas, lo que conforma su «ámbito específico». Gustavo García señala como necesidades sociales específicas las siguientes:
a) necesidad de acceder a los recursos sociales,
b) necesidad de convivencia personal,
c) necesidad de integración social,
d) necesidad de solidaridad social.

A tal o cual necesidad (hasta cuatro) le corresponderá tal o cual respuesta o respuestas. Gustavo García también señala las siguientes prestaciones básicas dentro del Modelo Concertado:
a) información y orientación,
b) alojamiento y ayuda a domicilio,
c) inserción social,
d) cooperación Social.

Se establece así una relación ajustada entre necesidades y recursos. En torno a este «binomio» se crean estructuras o equipamientos comunitarios.  El objeto del Sistema de Trabajo Social, y cito textualmente a Teresa Zamanillo, viene dado por «todos los fenómenos relacionados con el malestar psicosocial de los individuos relacionados según su génesis estructural y su vivencia personal» (Ariño Altuna) En la relación profesional, juntas, persona profesional y persona /s atendidas construimos un relato que incluye unas necesidades y deconstruye otras.

El trabajo social y los servicios sociales provienen de una bonita historia de simbiosis, pero me pregunto si esta simbiosis no ha tornado en relación tóxica, en la que la dependencia mutua no deja crecer a ninguna de las partes. Si permitimos que uno siga agarrado al cuello del otro ¿No crees que acabarán ahogándose mutuamente? ¿No debería ser tiempo de que cada uno escriba su propia historia?


(*) El trabajo social es una profesión basada en la práctica y una disciplina académica que promueve el cambio y el desarrollo social, la cohesión social, y el fortalecimiento y la liberación de las personas. Los principios de la justicia social, los derechos humanos, la responsabilidad colectiva y el respeto a la diversidad son fundamentales para el trabajo social. Respaldada por las teorías del trabajo social, las ciencias sociales, las humanidades y los conocimientos indígenas, el trabajo social involucra a las personas y las estructuras para hacer frente a desafíos de la vida y aumentar el bienestar (Definición Federación Internacional del Trabajo Social) 


(**) Los servicios sociales son aquella rama o pilar que se interesa específicamente por la autonomía de las personas para su desenvolvimiento cotidiano y por los apoyos naturales o informales que las personas tienen a su disposición en las redes familiares, convivenciales o comunitarias. Los servicios sociales brindan apoyos para proteger y promover tanto la autonomía funcional y el desarrollo personal como la socialización, integración o inclusión relacional o comunitaria y, a través de ellas, la calidad de vida de las personas (Fernando Fantova)

Artículos víctimas del corta pega:

  • Ariño Altuna, Miren: El trabajo social y los servicios sociales, aquí.
  • De Lucas y Murillo, Fernando: Trabajo Social y Servicios Sociales, confusiones y desconocimientos, aquí.
  • Moix Martínez, Manuel: El Trabajo Social y los Servicios Sociales, su concepto, aquí.
Otro artículo interesante que encontré después:
  • Pelegrí Viaña, Xavier: Trabajo social y servicios sociales: una complementariedad diferenciada. Notas para el cambio de época, aquí.

Una entrada dedicada a separar trae un cantante aficionado a
mezclar, Toni Zenet. Es un cantante de Málaga (Andalucía) al que le
interesa mucho la fusión con músicas latinas y de otras culturas
en general. De su nuevo disco Si sucede, conviene,, traigo hoy Fuiste Tú 
y se la dedico a quienes me leeis desde el otro lado del Océano Atlántico
Si os apetece escuchar el álbum entero, podéis hacerlo aquí.

7 comentarios:

  1. He tenido que ir a Google para acertar a descifrar lo de magma teolológico ... Estoy en los servicios sociales públicos municipales desde 2007 y desde el primer año tuve claro que el trabajo social se prostituye en los servicios sociales. Soy menos políticamente correcta que tú, lo sé. Gracias por abrir el debate públicamente. A ver si las instancias oficiales se dan por enteradas. Mientras, seguiré jugándome el tipo y el nombre enfrentándome al sistema actual "putero y proxeneta" en el que trabajo. Abrazo compañera!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nota de régimen interior: Usar términos menos relamidos.

      Efectivamente eres menos políticamente correcta que yo, y mira qué es difícil, jjajajjajajaja. Otro abrazo de vuelta.

      Eliminar
  2. He tenido que ir a Google para acertar a descifrar lo de magma teolológico ... Estoy en los servicios sociales públicos municipales desde 2007 y desde el primer año tuve claro que el trabajo social se prostituye en los servicios sociales. Soy menos políticamente correcta que tú, lo sé. Gracias por abrir el debate públicamente. A ver si las instancias oficiales se dan por enteradas. Mientras, seguiré jugándome el tipo y el nombre enfrentándome al sistema actual "putero y proxeneta" en el que trabajo. Abrazo compañera!

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Belén, por tus reflexiones y síntesis y, por supuesto por tu blog!!!
    Un abrazo y muchos ánimos
    Miren

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tí por comentar, otro abrazo de vuelta...

      Eliminar