jueves, 12 de enero de 2017

Los patrones migratorios del dephendientus patilargo


La migración del dephentientus patilargo consiste en los viajes estacionales, regulares o no, realizados por esta subespecie de dependiente española. Además de la migración, el dephendientus patilargo realiza otros movimientos en respuesta a cambios en la disponibilidad de hábitat o climáticos, que suelen ser irregulares o solo en una dirección y reciben diversas denominaciones como rotación, respiro familiar o vacaciones del IMSERSO.

La migración está marcada por su estacionalidad irregular. En contraste, los dephendientus que no son migratorios son llamados sedentarios, o, en los casos más extremos, prisioneros en su propio hogar. Muchos dephendientus patilargos migran largas distancias. Los patrones más comunes involucran el vuelo a la casa de las hijas en los veranos en áreas templadas o árticas y el retorno a las áreas de invernada en regiones más cálidas del sur.

La ventaja primaria de la migración es energética. Los días más largos del verano proveen mayores oportunidades de tomar la fresca en la puerta de la casa. A medida que los días se acortan en otoño, regresan a la vivienda donde el suministro de apoyo disponible varía poco con la estación gracias a la relación simbiótica con el vecinus samaritanus.

Estas ventajas son superiores a los riesgos del elevado estrés, el costo energético y otros riesgos de la migración. La depredación puede incrementarse durante la migración. La migración parcial es muy común en los continentes del sur; en Berja, por ejemplo, el 44% de las especies de dephendientus son migradores parciales en períodos de incubación de enfermedades, normalmente a casa de algún hijo y en períodos de estados basales incluso a los balnearios de la Junta de Andalucía.

Recientemente la Junta de Andalucía ha puesto en marcha un proyecto pionero de anillamiento de esta especie, con el objeto de conocer cuales son las rutas migratorias más frecuentadas por el dephendientus patilargo, concretamente de la subespecie usuarios de ayuda a domicilio. Para ello, ha diseñado una novedosa herramienta consistente en la cumplimentación de una pestaña dentro del programa informático de gestión, en el que los trabajadores sociales anilladores debemos registrar el lugar al que el dephendientus patilargo migra cuando decide suspender el servicio de ayuda a domicilio.


Por el momento, los anilladores desconocemos el objeto del estudio, es decir, para qué quiere la Junta de Andalucía conocer los patrones migratorios del dephendientus patilargo, todo ello sin entrar en los peligros para la cadena ética de la especie, pero estamos seguros de que en el futuro estos datos serán muy útiles para la supervivencia del dephendientus patilargo. Digo yo.

Whilk & Misky
Burn With Me

5 comentarios:

  1. Algo parecido pasa en mi servicio. Trabajo para el servicio de teleasistencia, y todos los movimientos de mas de 3 diad tienen comunicarlos y estar registrados ya q no pueden llevarse lps aparatos con ellos. Y remitimos informes con ello. Y 3 meses sin uso suponen suspensión del servicio.

    ResponderEliminar
  2. Claro, pero en el servicio de teleasistencia tiene lógica porque debéis saber si la persona se ha marchado de viaje y esas cosas. Lo que no tendría lógica es preguntarles adonde, que es precisamente lo que nos piden a nosotros. Si siguieran recibiendo SAD en el nuevo lugar sí, pero en el caso contrario es que es kafkiano. Muchas gracias por comentar y sobre todo por leer. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Mientras estamos rellenando casillas, no estamos pensando, que ya se sabe que no nos pagan para eso...
    Genial articulo, Belen!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jjajajja, pues sí, estoy de acuerdo ¡Muchas gracias por comentar!

      Eliminar
  4. Mientras estamos rellenando casillas, no estamos pensando, que ya se sabe que no nos pagan para eso...
    Genial articulo, Belen!!!

    ResponderEliminar