Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2017

Empleo automatizado, género y trabajo garantizado

El 47% de los oficios se encuentran en alto riesgo de ser automatizados, es decir, todo aquello que puede ser tecnológicamente resuelto ¿Será el Trabajo Social parte del 47%? ¿Y qué ocurrirá con el resto de empleos que generan los servicios sociales? ¿Es esta una entrada apocalíptica destinada a prepararnos para un futuro tan oscuro como incierto?
El dato que abre esta entrada, algo larga por imperativo argumental, no es mío. Lo da Carl Benedikt Frey, profesor de economía en la Universidad de Oxford y autor, junto con Michael Osborne, del estudio The Future of Employment: How susceptible are jobs to computerisation? Este estudio se publicó hace un tiempo (2013) y ha sido muy comentado en prensa de todo el mundo. Yo lo traigo a colación ahora porque hace poco escuché a Carl Frey y sus tesis me dieron que pensar. Iñaki Gabilondo lo entrevistó en su magnífico programa Cuando ya no esté, que emite el canal #0 de Movistar Plus. Afortunadamente también se puede ver en youtube.
Primera parte …

El hambre

Conocemos el hambre, estamos acostumbrados al hambre: sentimos hambre dos, tres veces al día. No hay nada más frecuente, más constante, más presente en nuestras vidas que el hambre –y, al mismo tiempo, para muchos de nosotros, nada más lejano que el hambre verdadera. El hambre es una sensación física desagradable que todo el mundo experimenta una, dos veces al día, una punzada que se intensifica a medida que pasan las horas, que puede alterar nuestras emociones hasta la agresividad. Así mismo es el libro que reseño hoy, El Hambre, del periodista y escritor argentino Martín Caparrós. Lo edita Anagrama.

Acabé el libro poco antes de navidad y pensé en reseñarlo entonces, pero mi revisora de textos me sugirió (en un ejercicio de sensatez que le agradezco) que no aguara a nadie tan emotiva y opípara festividad con semejante puñetazo al estómago.

Estamos acostumbradas a escuchar cifras macro sobre el hambre, incluso a ver niñas y niños de Sudán de bracillos y piernas escuálidos que contrast…

¿Valoradoras de pobreza?

Esta es una entrada que busca animar al debate sobre si las trabajadoras sociales (*) somos valoradoras de pobreza, si estamos dispuestas a continuar siéndolo y qué cuestiones tendríamos que plantearnos para contribuir a conseguirlo. Continúo la reflexión de Pedro Celiméndiz titulada Las Leyes de Newton y la Atención a la Pobreza tratando de aportar algunas ideas a un interesante debate sobre el papel de los servicios sociales, que tuve la oportunidad de leer en twitter el otro día. Participaban @lsanzo, @hendrix_bcn, @mimanro y de manera tangencial @pcelimendiz y servidora, que entra en estos hilos con más miedo que vergüenza. Fue en ese debate donde se nos denominó valoradoras de pobreza.
Pedro ha resumido perfectamente el debate en su entrada, de recomendable lectura para seguir mi hilo argumental. Por situarnos, los tweets pivotaban sobre el papel que debe asumir el sistema de servicios sociales, si la atención a las personas empobrecidas con algunas excepciones (como sucede hast…

La ética denostada

Hoy traigo al blog una recomendación doble: El monográfico sobre Ética de la revista Cuadernos de Trabajo Social y un artículo de este monográfico titulado La ética denostada, que escriben Óscar Cebolla y Carmen Verde. La ética, según parece, está de moda ¿No es una magnífica noticia para la profesión?

Qué bueno esto de las revistas digitales. Estar al día sobre Trabajo Social es afortunadamente más fácil hoy día. El auge de las revistas científicas en formato digital libre ha supuesto, al menos para mí, una bocanada de aire fresco y un alivio para mi bolsillo. En su día escribí una entrada recopilatoria donde recogí diez revistas españolas de trabajo social. Posteriormente apareció la revista Ehquidad, que edita la Asociación Internacional de Ciencias Sociales; también publican un boletín al que puedes suscribirte aquí. A ver si me acuerdo y la incluyo en esa entrada.
Suena terriblemente viejuno, lo reconozco, pero ¡Han cambiado mucho las cosas! Hace unos años era taaan complicado le…