Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2018

Infografía: Principios del trabajo social

Hoy, 28 de junio, Día del Orgullo Gay, traigo la última entrada de la temporada. Como todos los años, me tomo un descanso para retomar fuerzas y continuar esta aventura apasionante que es el blog. Un blog que me ha dado la posibilidad de conocer gente maravillosa y viajar a Lleida, Santander, Madrid, Gijón y espero que a muchos lugares más.

Doy las gracias a las lectoras por vuestra fidelidad y vuestros comentarios, siempre enriquecedores. Sin vosotras este blog, que comenzó en junio de 2011, no existiría ¡Un abrazo calurosísimo!

Hoy traigo una infografía (que puedes descargar para imprimir en A3 aquí), extracto de nuestro código deontológico, especialmente dedicada a todas las trabajadoras sociales que cada día os levantáis con fuerza para dar lo mejor de vosotras mismas y ofrecer una atención cálida, respetuosa y profesional a pesar del difícil momento que nos ha tocado vivir.

Hasta septiembre.


Hago una excepción y enlazo dos vídeos: El primero es el último sencillo de Fatoumata Dia…

Mirar para otro lado

Nunca pude imaginar que viviría para ver a niñas, niños ¡bebés incluso! arrancados de los brazos de sus padres y enjaulados, aterrorizados, dando lugar a escenas que ya me horrorizan cuando se trata de perros. Tampoco podía imaginar que llegaría a escuchar a personas decir que prefieren que sus congéneres se ahoguen en el mar antes de que entren en el país en el que nos ha tocado en suerte nacer.


Me veo en un futuro vieja y cansada porque estoy envejeciendo, como todo el mundo a cualquier edad. Eso incluye a Cristiano Ronaldo y sus 23 años biológicos, pobre niño rico. Me visualizo vieja dando consejos y contando batallas, emulando al personaje de Blade Runner:  Yo... he visto cosas que vosotros no creeríais: Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán... en el tiempo... como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir
En realidad a mi no me saldrá tan poético ni por asomo aunque cont…

El hábito no hace al monje (o a la monja)

María Pilar Díaz López, especialista en diversidad funcional, es la nueva secretaria de Estado de Servicios Sociales ¿Una magnífica noticia para el gremio pues es trabajadora social? Así parece, pero mi propósito en esta entrada es demostrar que no

necesariamente.
Desconozco el currículum de Pilar Díaz. Igual es una colega reputadísima que trae ideas innovadoras o que tiene muy claros los cometidos de los servicios sociales y piensa dar un golpe de timón o simplemente arreglar el desaguisado. Lo digo sin ápice de ironía. No la conozco, sin más, así que no pretendo poner en entredicho su nombramiento sino aprovecharlo para contribuir a derribar otro de los mantras que pesan sobre nuestra profesión: la tecnocracia y el corporativismo mal entendido.
En primer lugar, ser trabajadora social per se no otorga un marchamo de calidad en servicios sociales. Es posible que la trabajadora social en cuestión sea una persona de mediocres capacidades o cortas entendederas técnicas colocada ahí por m…

¡Peeeeeeedrooo!

Que Pedro Sánchez es presidente del gobierno es una gran noticia sobre todo porque Rajoy ha dejado de serlo. No me cabe la menor duda y me alegro, sin paliativos, a pesar de suscribir el artículo que Antonio Maestre acaba de publicar en La Marea, titulado No es un gobierno de izquierdas, por eso es inteligente, precisamente al ser de izquierdas.

Me alegro de la marcha de Rajoy en sí y me siento contagiada de la euforia que vivo alrededor, más que nada porque hay tan poco de lo que alegrarse en lo que se refiere al panorama político que se ilusiona una con que llegue a la palestra alguien mejor, aunque solo sea un poco. Creo que a mucha gente le sucede lo mismo, por ello escribo la entrada de hoy con cierto regusto amargo pues me siento una aguafiestas. Por otra parte se merece Pedro Sánchez un buen tirón de orejas que no le llegará, así que ¡Qué diablos! 
Pedro, lo tuyo con los servicios sociales no tiene nombre, Pedro.
Que ya es un acto delictivo no dedicarnos un Ministerio enterito …

Las incapacidades no hacen magia

Llevo dos meses y medio trabajando en el Instituto Almeriense de Tutela, dos meses y medio de intenso aprendizaje puesto que el contacto que he tenido con el mundo de la discapacidad ha sido exclusivamente a través de mi trabajo en servicios sociales comunitarios, tengo por ello mucho que aprender (y agradeceré sugerencias sobre libros, revistas, etc.).

A pesar del poco tiempo que llevo en este mundillo me han llamado la atención dos cuestiones, una positiva y otra negativa: la positiva, el increíble trabajo que las diferentes profesionales, especialmente del tercer sector, realizan con personas con discapacidad, en sentido amplio, y es que hay cuatro perfiles de personas sujetas a tutelas o curatelas:

Personas con discapacidad intelectual.Personas con trastorno mental.Personas con daño cerebral sobrevenido.Personas con deterioro cognitivo y demencias.
La cuestión negativa que me ha llamado la atención es el uso abusivo e inadecuado de la figura legal de la tutela, que se define como l…

A Juana

Hola, Juana:

Comienzo esta carta con fastidio por no poder utilizar tu nombre real. Son tantos años los que hemos vivido en el centro de servicios sociales que me cuesta pensar en ti con el nombre de Juana, aún así trataré de fijar tu nombre y tu cara en mi mente mientras escribo esta carta que posiblemente nunca leerás.

Aunque me encanta mi nuevo trabajo me acuerdo mucho de ti, y también de otros usuarios (¡No te enfades, que nos conocemos!) ¿Recuerdas cuando te expliqué que tú eras una usuaria? Aún me río cuando lo cuento. Tú me contestaste medio sorprendida medio ofendida ¿Y eso qué es? Yo soy Juana y soy tu amiga. Y en verdad llegaste a ser una amiga pues compartíamos preocupaciones, tuyas y mías, y tú te interesabas de verdad, como te interesas por todo el mundo, hasta por los dos perroflautas que te encontraste en la calle comiendo gusanitos del suelo. Entraste al centro con los dos ¡Qué imagen imborrable! Una gitana de taitantos años acompañada de dos jóvenes punk con perro gr…

Yo acuso

Yo no debería escribir sobre feminismo. Descubrí el feminismo muy tarde, es más, no me considero feminista sino aprendiz de feminista ya que aún estoy en proceso de reconstrucción y aprendizaje. Actitudes, creencias y conductas machistas perviven en mí y me resulta muy difícil desprenderme de ellas, aunque lo intento: Leo y me observo. Y trato también de mirar la realidad con las famosas gafas violeta, lo cual resulta bastante desagradable pues se te aparecen de pronto situaciones como los que me han empujado a escribir hoy sobre feminismo, a pesar de todo. Se lo debo a las compañeras maestras en feminismo porque me han abierto los ojos y porque todo apoyo es poco ante tanto despropósito.

Hace un tiempo inicié una polémica en facebook al colgar en el grupo de la Red feminista de profesionales del trabajo social una conferencia sobre mediación en violencia de género, dos términos irreconciliables, y no lo digo yo, se trata de una prohibición expresa incluida en la Ley Integral 1/2004 d…

Perder o no perder poder, esa es la cuestión

Leyendo a Marina Garcés me dio por pensar en los mantras que pesan como losas en nuestra profesión y la necesidad de revisarnos con ojo crítico. Por ejemplo, no es verdad que el trabajo social es una profesión poco conocida. No es cierto ¡Qué va a ser cierto! Las vecinas de mi madre saben perfectamente a qué me dedico, en cambio ve y pregúntales por el trabajo de un social media manager. Y, según observo, tampoco es acertado afirmar que reflexionamos poco pues al menos a mí no me da tiempo a leer todo lo que se publica en revistas de trabajo social, y eso que leo mucho y rápido.

Es más, confieso que me ha fastidiado descubrir que la Revista de Treball Social del Colegio de Cataluña publica sus números también  en castellano porque ahora es otra revista a la que seguir, no sólo por el idioma sino por los contenidos. El último número es un monográfico sobre el trabajo social y el poder. El poder. Nada más y nada menos.

Pedro Celiméndiz hace un tiempo escribió sendas entradas sobre el po…

Pequeña recomendación tardía para el día del libro

Me siento la liebre de marzo. De un tiempo a esta parte tengo la sensación de llegar tarde a todas partes, como mi entrada para el día del libro. Un día después, traigo una recomendación original, no sin antes recordar lo bueno que es Alicia en el país de las maravillas y Alicia a través del espejo, pero vaya, no es el libro al que me quiero referir. El libro en cuestión lleva por título Pequeño glosario para el uso del trabajador social, y es de dos trabajadores sociales franceses, Thierry Darnaud y Guy Hardy.

Cuando acabé la carrera y comencé a tener ingresos (que no provenían del trabajo social, por desgracia) fui comprando todos los libros de la disciplina que se me ponían por delante. Sin discriminar. Era una esponja y me daba igual qué libro llevarme con tal de que en el título pusiera trabajo social o algo parecido. Debo confesar que estas compras ausentes de criterio lógico deparaban todo tipo de sorpresas: La mayoría de libros eran bastante malos, tan malos que me percataba …

Sobre trabajo social con grupos

El trabajo social con grupos es aquella especialidad dentro del trabajo social que se orienta a recuperar y fortalecer, mediante la interacción grupal y la realización de actividades conjuntas, las capacidades sociales de los ciudadanos, para aumentar su enriquecimiento personal y mejorar su funcionamiento social.

Así definen Tomás Fernández García y Antonio López Peláez el trabajo social con grupos. Dejemos por el momento la teoría y vayamos a la polémica suscitada esta semana. En la entrada anterior expliqué que se ha producido un debate, sanísimo en mi opinión, sobre qué es y qué no es trabajo social con grupos. En realidad hay dos debates, uno en torno a lo que acabo de decir y otro relativo a la pertinencia de los grupos informativos en servicios sociales. Según mi parecer mezclar estas dos cuestiones es lo que está enturbiando el asunto, yo me voy a manifestar por separado pues entiendo que no tiene nada que ver una cosa con la otra.


El trabajo social con grupos es, según los au…

Mecheros y debates

El debate constituye un sano ejercicio para la sociedad en general y el Trabajo Social en particular. Siempre. Aunque se aborde un asunto tan espinoso como la mediación en violencia de género, uno de los ejes del I Congreso Internacional de Mediación, que se celebrará en Alicante el próximo junio. Yo no soy experta en violencia de género, por lo que no me siento legitimada para defender mi postura, a medio camino entre la sorpresa y la indignación. Al margen de que la ley lo prohíbe expresamente, considero que no es aconsejable desde una perspectiva terapéutica, pero como digo, no es un tema que domine a fondo, así que prefiero que se expresen otras compañeras blogueras, y no señalo a nadie en particular...

Además de la cuestión de la mediación, ha surgido otro debate en facebook sobre el trabajo social grupal en relación con esta noticia, referida a sesiones de información grupal desde algunos centros de servicios sociales del Ayuntamiento de Madrid. Se ha lanzado la siguiente pregun…

Ensayo sobre la ceguera

Vivimos en un mundo que se ha vuelto loco. Un mundo, o mejor dicho, un país en donde se cuelgan crespones negros en los cuarteles por la muerte de Jesucristo, porque se supone que se muere un año tras otro como en el día de la marmota según dice la Conferencia Episcopal y digo yo que pobre Jesucristo morirse repetidamente. Eso sí, luego resucita, así que ya me quedo más tranquila. Ahora que lo pienso, igual no solo nos hemos vuelto locos en España porque la solución que ofrece Donald Trump a la hemorragia de tiroteos en los institutos estadounidenses es que los profesores porten armas.  Profesores con pistola. En realidad, sólo algunos. Ya me quedo más tranquila. Donald Trump nos parece un perturbado por este tipo de iniciativas, en cambio no parece que nadie se haya echado las manos a la cabeza con la propuesta de nuestro gobierno, presidido por eme punto Rajoy y avalada por la FEMP, consistente en hacer de la policía local agentes tutores, es decir, educadores de calle de toda la v…

Innovación social ¿Qué innovación social?

En una profesión como el trabajo social, experta en la queja, a veces es necesario detenerse y valorar lo que hacemos bien. Celebrar el Día Mundial del Trabajo Social es una de esas cosas. De un tiempo a esta parte, marzo se llena de trabajo social en las universidades, las redes sociales, los foros profesionales y algo de trabajo social se cuela en los medios de comunicación locales e incluso en la agenda política.

Este año, continuando con la línea de análisis iniciada en el congreso de Mérida, la mayoría de temas han girado en torno a la promoción de comunidades sostenibles, dentro de los Objetivos del Milenio a los que la Federación Internacional se ha sumado. El Colegio de Trabajo Social de Asturias también, y para ello ha organizado junto con la Facultad de Comercio, Turismo y Ciencias Sociales "Jovellanos" una ponencia (que me encargaron a mí) sobre sostenibilidad el día 19 y un acto amplio que incluyó una mesa redonda sobre innovación social el día 20, en la que part…

El gato de Schrödinger

El gato de Schrödinger es un experimento imaginario concebido en 1935 por el físico austríaco Erwin Schrödinger para exponer una de las interpretaciones más contraintuitivas de la mecánica cuántica. Puedes leer en qué consiste en el enlace del principio, lo explica bastante bien.


No sé muy bien por qué, pero este experimento ha aparecido de nuevo por las redes sociales y parece estar de moda. He tratado de entenderlo infinidad de veces, leyendo artículos de aquí y de allá, sin éxito. Siempre fui una total negada para la física y las matemáticas y tuve que hacer uso de las chuletas y la conmiseración de mis amigas para aprobar estas asignaturas. El caso es que desde la perspectiva de la mecánica cuántica no entiendo un pito del experimento, sin embargo, he realizado un sesudo análisis diagnóstico desde el trabajo social.

En primer lugar ¿Qué motivaciones tuvo Schrödinger para encerrar a un gato en una caja con veneno? ¿Acaso una infancia marcada por el abuso o el abandono? ¿Fue atacado…

El Instituto Almeriense de Tutela

La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida cantaba Rubén Blades con mucha razón. En mi caso no ha sido no ha sido un navajazo en la esquina sino un cambio laboral. Después de 20 años en los servicios sociales comunitarios de la Diputación de Almería, paso a trabajar en el Instituto Almeriense de Tutela, un organismo autónomo también de la Diputación, ejerciendo labores de coordinación.


No es mi intención hacer una entrada en clave personal, pero me parece obligado agradecer infinitamente a mis compañeras y compañeros del centro de servicios sociales Alpujarra su trato todos estos años. Comenzaron siendo compañeros y dejo grandísimos amigos. Igualmente debo enviar un caluroso abrazo a las profesionales de otros sistemas y a la ciudadanía, que me ha tratado con respeto e incluso cariño. Llevo Berja en el corazón y entiendo mi marcha como un hasta pronto, pues en realidad el cambio es temporal.
El Instituto Almeriense de Tutelaes pionero en España ya que fue el primer organismo púb…

Análisis de la demanda

El otro día encontré en un libro sobre metodología del trabajo social dos afirmaciones que me dejaron con las patas colgando, una expresión de mi tierra que me encanta:

La visita domiciliaria es una técnica privativa del trabajo social.La visita domiciliaria nos define.
Incapaz como soy de evitar una polémica, mostré mi opinión en facebook y pude constatar, una vez más, lo mucho que molesta al gremio esto de cuestionar la visita domiciliaria. Dado que ya le dediqué una entrada no voy a volver a explicarme, aunque he traído la visita domiciliaria porque me sirve como ejemplo de la sobrevaloración que en trabajo social se otorga a unas herramientas y la infravaloración que padecen otras, como el análisis de la demanda.

La demanda no es tampoco un concepto exclusivo ni privativo del trabajo social, no obstante cobra una importancia especial en nuestra profesión, más aún si se desempeña en servicios sociales. Pedro Celiméndiz escribió hace tiempo una entrada titulada La Danza de la demanda

Cómo hacer trabajo social

La pasada entrada expliqué que algunas compañeras, angustiadas, me hacen consultas relativas a cómo intervenir. No lo escribí entonces pero esta pregunta también me la hacen compañeras noveles en los cursos que imparto. En estos cursos, como en las consultas que me han hecho, la gente suele pedir un bálsamo de fierabrás que les convierta en Jane Addams, así, de golpe y porrazo.


Aportó Nuria Fustier, trabajadora social, profesora universitaria (y bloguera) en mi anterior entrada una reflexión que suscribo:
Faltan instrumentos para la relación de ayuda: desde la universidad tengo la sensación que dedicamos "demasiado" (así entre comillas, que nadie se escandalice) a asignaturas teóricas y muy poco tiempo a trabajar sobre las herramientas (e, incluso, los modelos teóricos) de la intervención directa, de la relación de ayuda. Asimismo, Luis Barriga, de directoras gerentes, compartió la tesis doctoral de Arantxa Hernández Echegaray, de la Universidad de Valladolid, que aborda el

El bálsamo de fierabrás

Recibo correos de vez en cuando enviados por trabajadoras sociales que se dirigen a mí en calidad de bloguera. Me cuentan a modo de desahogo que tienen problemas en el trabajo y buscan mi consejo, ya ves. Esperaría leer que tienen dilemas éticos, roces con sus superiores, cansancio, quemazón... pues no. Los correos que he recibido guardan una alarmante similitud: Todas se sienten sobrepasadas, impotentes, torpes ante el alud de problemas diversos que se les presentan y han de resolver. Todas coinciden: No sé intervenir ¿Qué hago? Todas parecen buscar el bálsamo de fierabrás.Y empleo todas porque todas son mujeres.

En este sentido se podría inferir que mi observación no tiene nada de particular puesto que la mayoría de trabajadoras sociales somos mujeres. Por esa regla de tres lo lógico sería que la mayoría de cargos de responsabilidad en instituciones sociales fuesen ocupados por nosotras al ser mayoría, sin embargo no es así, por lo que mejor dejemos la lógica a un lado.

En mis vein…

El tonto eres tú

Leo estos días en medios digitales análisis diversos sobre el fracaso de la izquierda en España y el mundo. En el centro del debate, el papel de la clase obrera y el abandono a su suerte por parte de los partidos de izquierda. Este artículo de la politóloga Arantxa Tirado y Nega, cantante de Los chikos del Maíz, lo resume a la perfección.  Pero este es un blog sobre trabajo social ¿Qué tiene que ver?


Alberto Garzón, coordinador de Izquierda Unida, se ha sumado al debate sobre la izquierda con un artículo tituladoPor qué las clases populares no votan a la izquierda y qué hacer para corregirlo. El artículo es largo como su título así que, para lo que nos ocupa, el fragmento que me interesa resaltar es este:
(...) Una cuota obrera que obligue a las organizaciones a tener representantes de esos estratos sociales (...) Esta idea sería totalmente innecesaria si las cosas se hicieran bien, es decir, si la izquierda fuera de las clases populares y no solo se limitara a representarla. Este deba…

La importancia de la prescripción facultativa

En cada vez más casos vivo o detecto conflictos motivados por la colisión entre lo que la persona o familia demanda en servicios sociales y la prescripción de la profesional del trabajo social, sobre todo a la hora de tramitar recursos de la Ley de Dependencia. La familia suele argumentar que tiene derecho a este o aquel recurso, ya que la resolución del grado de dependencia que recibe incluye el listado de entre los que ha de elegir.

He escrito en cursiva el verbo elegir porque en realidad la familia no elige el recurso sino que es la trabajadora social quien lo prescribe a través de la herramienta denominada PIA (Programa Individual de Atención), que no es más que una prescripción facultativa (más o menos), tras una valoración que incluye el derecho de la familia a ser escuchada. Esto es así en Andalucía, al menos hasta que sea aprobado el nuevo decreto de procedimiento de dependencia, en fase de borrador. El trámite de consulta, que forma parte del PIA, es la garantía que la famili…