Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2018

Malamente (tra, tra) por Asociación Aires

La mayor satisfacción que me regala día a día este blog es, sin duda, poder conocer a gente entregada al trabajo social por toda la geografía española. Muchas de estas personas además se han convertido en amigas, como Ania y Carmen, co fundadoras de AIRES. Se trata de una asociación que trabaja en Madrid la problemática del sinhogarismo desde el modelo housing first y también ofrecen formación. Están realizando un trabajo muy serio que merece la pena conocer, en cambio ellas no han querido publicitarse y han decidido escribir al son de Rosalía para cerrar el año 2018. Unas joyicas estas Aires, con solo un defecto: Son unas exageradas.
¡Feliz 2019! ¡Tra trá!
Como muchas que leéis este Blog, somos seguidoras y fans de “La Navarro”. Como a las grandes actrices, le precede el artículo al mentarla, así de importante es ella en nuestras trayectorias. Desde esta admiración, imaginad lo que significa para nosotras que nos haya invitado a cerrar el año en esta habitación tan suya y algo nuestra…

Roma

Esta es una entrada acerca de la película Roma y las reflexiones sobre trabajo social que me han venido a la mente al hilo de este magnífico trabajo de Alfonso Cuarón. Si has decidido verla casi mejor no sigas leyendo porque acabaré destripándola. Odio el término spoiler pues no aporta nada su uso cuando en español existe el término destripar que es bastante más gráfico.

La película me ha impresionado. No entiendo de cine, pero entiendo algo de fotografía y la de la peli es simplemente espectacular: los encuadres, los tonos del blanco y negro, maravillosos, el uso del travelling... Por otra parte me ha sorprendido la dirección de actores y (subrayo) actrices que destilan  una emoción que desborda la pantalla tratándose además de personas no profesionales. En fin, resumo mi crítica en palabras de Carlos Boyero:

En 'Roma' todo suena a verdad, su formidable lenguaje visual sirve para expresar  con complejidad sensaciones y sentimientos
Hay dos aspectos de la película que considero …

De desahucios, suicidios, servicios sociales y hartazgo

La noticia del suicidio de Alicia, de 65 años, hace unas semanas me dejó muda, hasta el punto de bloquearme las ganas de escribir todo este tiempo. Alicia decidió lanzarse por la ventana de su piso poco antes de ser desahuciada. El sufrimiento que debió de padecer fue insoportable. Y, según parece, mudo y sordo.

Y de nuevo el juicio popular, la atribución de culpas, lo de siempre: Que si no se lo había dicho a nadie, que si debió acudir a los servicios sociales, que si acudió y no le hicieron caso... Resumiendo, lo importante es que alguien cargue con las responsabilidades. La atribución de la culpa es, sin duda, uno de los hits del neoliberalismo. Ya lo decía Ulrick Beck: atribuir soluciones biográficas a contradicciones sistémicas.

Lo que me indigna es leer idénticos argumentos en intelectuales de la izquierda cañí, prestos a participar en el juego de la derecha desde su atalaya. A estas alturas de la película se ve una en la obligación de matizar que es seguro que existen profesio…

Crónica del CIFETS 2018

Ahora sí, crónica del CIFETS 2018, pendiente tras el desahogo emocional que me permití compartir la semana pasada. Nota preliminar: Si te propones acudir a un congreso universitario como este debes partir del hecho de que se trata un congreso pensado por y para personas del mundo académico. No es una crítica, es solo una constatación. Eso no significa que las profesionales no debamos asistir ni podamos realizar aportaciones, al contrario, a mí me ha sido de lo más productivo, pero ajusto mi expectativa a la realidad.

Dicho esto, me saltaré la estéril polémica de los precios aunque, en honor a la verdad, para estudiantes el coste era de 70 euros si se abonaba en el primer plazo, precio que no me parece prohibitivo, por lo demás cada cual tiene sus propias opiniones que no es cosa mía modificar ni creo que me corresponda hacer aquí (no así en lo referente a congresos profesionales, espacios donde y sobre los que he expresado mi opinión en numerosas ocasiones). Vayamos a lo verdaderamen…

Celebración

Ayer a mediodía llegué a casa de vuelta del CIFETS 2018 muy contenta por lo aprendido, la gente que he conocido y las ideas que me he traído en la maleta. Una de ellas, que emergió en varias de las ponencias, es el concepto de celebración. Tanto Josefa Fombuena como Janet Finn lo explicaron con detalle mientras el auditorio escuchaba asintiendo con la cabeza. Hay que recuperar el sano ritual de celebrar, no me cabe ninguna duda.

La realidad, siempre tan puñetera, se encargó de darme un bofetón para bajarme los efectos del congreso a las nueve de la noche. Fui a llevar a mis padres a su baile semanal y a la vuelta encontré en el teléfono del trabajo (que había olvidado llevarme) tropecientas llamadas perdidas por una persona tutelada que trasladaban enferma desde su residencia al hospital. Media hora había tardado en llevar a mis padres y volver a casa, media hora en la que la residencia llamó a media Almería.

Devolví la llamada, que acabó en una agria discusión con la enfermera de la…

Silencio

Si los muertos permanecen entre nosotros, hoy deben de soportar un día muy extraño. Los cementerios, lugares de silencio, cada uno de noviembre son invadidos por ruidosas hordas de vivos que limpian y acicalan las tumbas de sus seres queridos; opino que en algunos casos lo que se limpia en realidad es la conciencia por aquello que hicimos o dejamos de hacer en vida del finado ¡Las cosas, en vida! dicen en mi pueblo las personas mayores, y no les falta razón, al menos que yo sepa.

Quizá los cementerios sean los únicos lugares civilizados donde reina el silencio y es que los seres humanos no sabemos vivir sin ruido ¡hemos inventado hasta máquinas de ruido blanco! de hecho escribo esta entrada mientras escucho con mis cascos a Bach. Si estamos solos en casa, encendemos la TV o ponemos música, si convivimos con alguien solemos hablar la mayoría del tiempo de cualquier cosa y si alguien se queda callado lo usual es pensar "algo le ocurre", cuando lo más lógico sería suponer que a…

La intervención social era esto

Cuando comencé a trabajar en servicios sociales allá por 1998 creí que nunca llegaría a hacer intervención social. Me esforzaba mucho por aprender, pero todo lo que leía sobre terapia familiar me sonaba muy abstracto y todavía me asustaba más no comprender algunas ideas y términos, por lo que la formación generaba el efecto contrario al que yo buscaba: Cuanto más leía, más aterrada estaba.

Por otra parte, la escena en mi cabeza sobre lo que tendría que ser intervención social se desarrollaba en una sala con un espejo unidireccional, muebles de diseño y un puñado de terapeutas tan numeroso como jamás visto en servicios sociales, donde tampoco había ninguna sala con espejo, así que de ninguna manera estábamos preparados para intervenir, en todo caso podríamos dar algún consejo entre prestación y prestación.

Con el paso del tiempo me fui relajando aunque, como me encanta leer y soy muy curiosa, me seguí formando a través de cursos y continué comprando libros aquí y allá sobre todo lo qu…

Sobre incapacidades y tutelas

El pasado 21 de septiembre conocimos la noticia de que el Gobierno eliminará la incapacitación judicial a las personas con discapacidad. Así titulaba eldiario.es la noticia de la reforma normativa en materia de tutela para su adaptación a la Convención de Nueva York que España ratificó en 2008 ¿Qué significa esto a efectos prácticos? ¿Es una noticia importante? Sí, es importante, pero no suficiente.

La incapacitación es, como sabemos, el procedimiento jurídico destinado a anular o restringir la capacidad jurídica de personas adultas que tienen dificultades para tomar algunas de las decisiones que implica la organización de su vida cotidiana, siendo asumidas estas decisiones por la figura de la tutela, que puede ser física (un familiar) o jurídica (una entidad tutelar) previa privación de la capacidad.

Hasta ahora los juzgados no se han complicado mucho la vida y han ido resolviendo en la línea de la incapacitación total (incluyendo el sufragio activo), una práctica muy lesiva para lo…

Lavarnos las manos

Será porque mis padres han comenzado a manifestar signos evidentes de su ancianidad o simplemente porque es vergonzosa, esta semana apareció una noticia que me partió el alma, el desahucio de un matrimonio de ancianos en Oviedo y su permanencia dos días al raso. Dos días durmiendo en un parque, solicos.

Más allá del dolor (físico) que me produjo la noticia y del sentimiento de rabia e indignación, el mismo que cualquier persona con cierta empatía experimentará, observo algunas derivas de esta tragedia que quiero compartir. En primer lugar, detengámonos en la reacción del juzgado que decretó el desahucio, publicada en Cuatro:
El Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) ha asegurado este lunes que el Juzgado de Primera Instancia nº 3 de Oviedo no estaba informado de la situación de vulnerabilidad de los dos ancianos desahuciados en Oviedo que pasaron dos noches en el Parque San Francisco. "Si los ocupantes de la vivienda eran las personas y con esas condiciones, no habían p…

Crítica de la víctima

La víctima es el héroe de nuestro tiempo. Ser víctima otorga prestigio, exige escucha, promete y fomenta reconocimiento, activa un potente generador de identidad, de derecho, de autoestima. Inmuniza contra cualquier crítica, garantiza la inocencia más allá de toda duda razonable ¿Cómo podría la víctima ser culpable o responsable de algo?Este fragmento, extraído de la contraportada, resume perfectamente el ensayo Crítica de la víctima, escrito por el italiano Daniele Giglioni. Leí el libro a principio de verano, interesada por la perspectiva con la que el autor aborda el concepto. Aunque no es un libro fácil, ha recibido buenas críticas. A mi también me gustó y tras acabarlo me dio que pensar sobre como las trabajadoras sociales enfocamos esto de las víctimas y las victimizaciones.



El libro volvió a su estante y la víctima quedó archivada hasta que, insistente ella, reapareció en otro ensayo que acabo de terminar: Terapia Narrativa con familias multiproblemáticas, del médico y psicotera…

La insoportable chulería de Adela

Hace un par de semanas introduje un personaje en este blog para ilustrar algunos aspectos interesantes que observo en eso que solemos llamar intervención social. El personaje en cuestión es Adela. Adela, como dije, es exigente, agresiva, intransigente y chula. Eso dificulta ostensiblemente la generación de vínculo, un elemento imprescindible en la relación de ayuda, lo que me sugería un punto de partida para compartir qué posiciones, en mi opinión, ayudan a establecerlo y qué otras lo cortocircuitan.

Adela sería, en definitiva, una excusa, y poco me importa lo demás; ha llegado a este blog con una misión.

Adela además de agresiva sería otras muchas cosas (si yo quisiese) que nos demostrarían que nada tienen que ver los rasgos de personalidad con el trastorno mental, si es que Adela tuviese rasgos de personalidad. De hecho, es de las primeras cosas que aprendes cuando comienzas a tratar con personas que conviven con el trastorno mental: No existe ninguna correlación.

El caso es que Ad…

Las redes sociales como ventana de oportunidad para el trabajo social

El título de esta entrada corresponde al título del artículo recién salido del horno en la Revista de Treball Socialque edita el Colegio de Trabajo Social de Cataluña. Es un placer para mí poder publicar, pero lo importante es que en este número escribimos tres blogueras trabajadoras sociales: Nuria Fustier, Nacho Santás y servidora, y dos de nosotras, Nacho y yo, no provenimos del ámbito académico, por lo que la satisfacción es aún mayor.
Muchas de nosotras, profesionales o docentes, llevamos mucho tiempo subrayando la necesidad de que las profesionales nos lancemos a escribir, y si además el salto se produce desde los blogs hacia la escritura científica aún mejor.
Nuria Fustier abre el número, titulado La profesión frente al espejo con un artículo titulado ¿Qué formación para qué competencias? Reflexión sobre la formación de las trabajadoras sociales (p. 11). Nacho escribe sobre servicios sociales con un artículo titulado Gestionar más para intervenir mejor en Atención Social Primar…

Adela

Adela tiene 45 años, esquizofrenia paranoide y muy mala leche. Adela cae mal a todo el mundo: profesionales, resto de personas tuteladas, vecinos... Es exigente, agresiva, intransigente y chula. Su atuendo, mitad jevi mitad gótico tampoco ayuda, la verdad. Ni las cervezas y los porros combinados con una caótica toma de medicación. Una joyita. Atender a Adela es complejo. El vigilante de seguridad del edificio lo hace complicado. Actualmente es el dolor de cabeza del Instituto Almeriense de Tutela.

Adela aparecerá con cierta frecuencia en este blog pues la intervención con ella es uno de los mayores desafíos a los que me he tenido que enfrentar en mi vida profesional y la prueba de que la formación y el entrenamiento en intervención social son, junto con el respeto, las únicas vías para asumir el desempeño profesional con ciertas garantías, si no de éxito, al menos de que no te partan la cara, que fue nuestro primer objetivo con Adela (un objetivo tan loable como cualquier otro, digo …

Infografía: Principios del trabajo social

Hoy, 28 de junio, Día del Orgullo Gay, traigo la última entrada de la temporada. Como todos los años, me tomo un descanso para retomar fuerzas y continuar esta aventura apasionante que es el blog. Un blog que me ha dado la posibilidad de conocer gente maravillosa y viajar a Lleida, Santander, Madrid, Gijón y espero que a muchos lugares más.

Doy las gracias a las lectoras por vuestra fidelidad y vuestros comentarios, siempre enriquecedores. Sin vosotras este blog, que comenzó en junio de 2011, no existiría ¡Un abrazo calurosísimo!

Hoy traigo una infografía (que puedes descargar para imprimir en A3 aquí), extracto de nuestro código deontológico, especialmente dedicada a todas las trabajadoras sociales que cada día os levantáis con fuerza para dar lo mejor de vosotras mismas y ofrecer una atención cálida, respetuosa y profesional a pesar del difícil momento que nos ha tocado vivir.

Hasta septiembre.


Hago una excepción y enlazo dos vídeos: El primero es el último sencillo de Fatoumata Dia…

Mirar para otro lado

Nunca pude imaginar que viviría para ver a niñas, niños ¡bebés incluso! arrancados de los brazos de sus padres y enjaulados, aterrorizados, dando lugar a escenas que ya me horrorizan cuando se trata de perros. Tampoco podía imaginar que llegaría a escuchar a personas decir que prefieren que sus congéneres se ahoguen en el mar antes de que entren en el país en el que nos ha tocado en suerte nacer.


Me veo en un futuro vieja y cansada porque estoy envejeciendo, como todo el mundo a cualquier edad. Eso incluye a Cristiano Ronaldo y sus 23 años biológicos, pobre niño rico. Me visualizo vieja dando consejos y contando batallas, emulando al personaje de Blade Runner:  Yo... he visto cosas que vosotros no creeríais: Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán... en el tiempo... como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir
En realidad a mi no me saldrá tan poético ni por asomo aunque cont…

El hábito no hace al monje (o a la monja)

María Pilar Díaz López, especialista en diversidad funcional, es la nueva secretaria de Estado de Servicios Sociales ¿Una magnífica noticia para el gremio pues es trabajadora social? Así parece, pero mi propósito en esta entrada es demostrar que no

necesariamente.
Desconozco el currículum de Pilar Díaz. Igual es una colega reputadísima que trae ideas innovadoras o que tiene muy claros los cometidos de los servicios sociales y piensa dar un golpe de timón o simplemente arreglar el desaguisado. Lo digo sin ápice de ironía. No la conozco, sin más, así que no pretendo poner en entredicho su nombramiento sino aprovecharlo para contribuir a derribar otro de los mantras que pesan sobre nuestra profesión: la tecnocracia y el corporativismo mal entendido.
En primer lugar, ser trabajadora social per se no otorga un marchamo de calidad en servicios sociales. Es posible que la trabajadora social en cuestión sea una persona de mediocres capacidades o cortas entendederas técnicas colocada ahí por m…

¡Peeeeeeedrooo!

Que Pedro Sánchez es presidente del gobierno es una gran noticia sobre todo porque Rajoy ha dejado de serlo. No me cabe la menor duda y me alegro, sin paliativos, a pesar de suscribir el artículo que Antonio Maestre acaba de publicar en La Marea, titulado No es un gobierno de izquierdas, por eso es inteligente, precisamente al ser de izquierdas.

Me alegro de la marcha de Rajoy en sí y me siento contagiada de la euforia que vivo alrededor, más que nada porque hay tan poco de lo que alegrarse en lo que se refiere al panorama político que se ilusiona una con que llegue a la palestra alguien mejor, aunque solo sea un poco. Creo que a mucha gente le sucede lo mismo, por ello escribo la entrada de hoy con cierto regusto amargo pues me siento una aguafiestas. Por otra parte se merece Pedro Sánchez un buen tirón de orejas que no le llegará, así que ¡Qué diablos! 
Pedro, lo tuyo con los servicios sociales no tiene nombre, Pedro.
Que ya es un acto delictivo no dedicarnos un Ministerio enterito …

Las incapacidades no hacen magia

Llevo dos meses y medio trabajando en el Instituto Almeriense de Tutela, dos meses y medio de intenso aprendizaje puesto que el contacto que he tenido con el mundo de la discapacidad ha sido exclusivamente a través de mi trabajo en servicios sociales comunitarios, tengo por ello mucho que aprender (y agradeceré sugerencias sobre libros, revistas, etc.).

A pesar del poco tiempo que llevo en este mundillo me han llamado la atención dos cuestiones, una positiva y otra negativa: la positiva, el increíble trabajo que las diferentes profesionales, especialmente del tercer sector, realizan con personas con discapacidad, en sentido amplio, y es que hay cuatro perfiles de personas sujetas a tutelas o curatelas:

Personas con discapacidad intelectual.Personas con trastorno mental.Personas con daño cerebral sobrevenido.Personas con deterioro cognitivo y demencias.
La cuestión negativa que me ha llamado la atención es el uso abusivo e inadecuado de la figura legal de la tutela, que se define como l…

A Juana

Hola, Juana:

Comienzo esta carta con fastidio por no poder utilizar tu nombre real. Son tantos años los que hemos vivido en el centro de servicios sociales que me cuesta pensar en ti con el nombre de Juana, aún así trataré de fijar tu nombre y tu cara en mi mente mientras escribo esta carta que posiblemente nunca leerás.

Aunque me encanta mi nuevo trabajo me acuerdo mucho de ti, y también de otros usuarios (¡No te enfades, que nos conocemos!) ¿Recuerdas cuando te expliqué que tú eras una usuaria? Aún me río cuando lo cuento. Tú me contestaste medio sorprendida medio ofendida ¿Y eso qué es? Yo soy Juana y soy tu amiga. Y en verdad llegaste a ser una amiga pues compartíamos preocupaciones, tuyas y mías, y tú te interesabas de verdad, como te interesas por todo el mundo, hasta por los dos perroflautas que te encontraste en la calle comiendo gusanitos del suelo. Entraste al centro con los dos ¡Qué imagen imborrable! Una gitana de taitantos años acompañada de dos jóvenes punk con perro gr…

Yo acuso

Yo no debería escribir sobre feminismo. Descubrí el feminismo muy tarde, es más, no me considero feminista sino aprendiz de feminista ya que aún estoy en proceso de reconstrucción y aprendizaje. Actitudes, creencias y conductas machistas perviven en mí y me resulta muy difícil desprenderme de ellas, aunque lo intento: Leo y me observo. Y trato también de mirar la realidad con las famosas gafas violeta, lo cual resulta bastante desagradable pues se te aparecen de pronto situaciones como los que me han empujado a escribir hoy sobre feminismo, a pesar de todo. Se lo debo a las compañeras maestras en feminismo porque me han abierto los ojos y porque todo apoyo es poco ante tanto despropósito.

Hace un tiempo inicié una polémica en facebook al colgar en el grupo de la Red feminista de profesionales del trabajo social una conferencia sobre mediación en violencia de género, dos términos irreconciliables, y no lo digo yo, se trata de una prohibición expresa incluida en la Ley Integral 1/2004 d…

Perder o no perder poder, esa es la cuestión

Leyendo a Marina Garcés me dio por pensar en los mantras que pesan como losas en nuestra profesión y la necesidad de revisarnos con ojo crítico. Por ejemplo, no es verdad que el trabajo social es una profesión poco conocida. No es cierto ¡Qué va a ser cierto! Las vecinas de mi madre saben perfectamente a qué me dedico, en cambio ve y pregúntales por el trabajo de un social media manager. Y, según observo, tampoco es acertado afirmar que reflexionamos poco pues al menos a mí no me da tiempo a leer todo lo que se publica en revistas de trabajo social, y eso que leo mucho y rápido.

Es más, confieso que me ha fastidiado descubrir que la Revista de Treball Social del Colegio de Cataluña publica sus números también  en castellano porque ahora es otra revista a la que seguir, no sólo por el idioma sino por los contenidos. El último número es un monográfico sobre el trabajo social y el poder. El poder. Nada más y nada menos.

Pedro Celiméndiz hace un tiempo escribió sendas entradas sobre el po…