lunes, 29 de enero de 2018

El tonto eres tú

Leo estos días en medios digitales análisis diversos sobre el fracaso de la izquierda en España y el mundo. En el centro del debate, el papel de la clase obrera y el abandono a su suerte por parte de los partidos de izquierda. Este artículo de la politóloga Arantxa Tirado y Nega, cantante de Los chikos del Maíz, lo resume a la perfección.  Pero este es un blog sobre trabajo social ¿Qué tiene que ver?


Alberto Garzón, coordinador de Izquierda Unida, se ha sumado al debate sobre la izquierda con un artículo titulado Por qué las clases populares no votan a la izquierda y qué hacer para corregirlo. El artículo es largo como su título así que, para lo que nos ocupa, el fragmento que me interesa resaltar es este:
(...) Una cuota obrera que obligue a las organizaciones a tener representantes de esos estratos sociales (...) Esta idea sería totalmente innecesaria si las cosas se hicieran bien, es decir, si la izquierda fuera de las clases populares y no solo se limitara a representarla. 
Este debate sobre la clase obrera me recuerda a ciertas actitudes que observo en la praxis profesional. Aunque no es lícito generalizar, existen dos polos en los extremos del continuo: De un lado, quienes piensan que su saber académico les hace poseedores de la verdad y se sienten legitimados para indicar a las personas atendidas lo que han de hacer, aplicando en la práctica un paternalismo que aborrezco.

Sin embargo también hay quienes, escudados en una suerte de trabajo social feng shui, consideran que lo importante es el buen rollo, llegando a entablar una especie de amistad cualificada. Idareta y Ballestero abordan lúcidamente la cuestión en el artículo Ética, Paternalismo y Burocracia en trabajo social:
El profesional que procede según el modelo centrado en la perspectiva del usuario tiende a respetar sus decisiones y su bienestar, mientras que el que actúa según el modelo centrado en la perspectiva de la institución tiende a actuar de modo paternalista o antipaternalista con el usuario.
Porque en realidad ni quienes actúan guiados por la perspectiva paternalista ni quienes lo hacen desde un principio anti paternalista están centrados en la perspectiva del usuario, sino en la institución o en sí mismos, de un modo u otro. La relación y la tarea son dos aspectos que deben complementarse, la primera es responsabilidad nuestra, la segunda es compartida.

Se equivocan quienes pretenden dirigir la vida de las personas atendidas. Si me pidieran un solo consejo, uno solo, para la gente que acaba de terminar la carrera les daría este: los usuarios no son tontos. Lo digo en sentido literal. No es necesario ni conveniente dirigirles la vida. Son competentes. Félix Castillo lo explica muy bien en este vídeo de 20 minutos titulado El comportamiento no se puede cambiar.

Cuando digo que no son tontos también me refiero al hecho de que saben diferenciar una relación genuina de una que no lo es, y lo más importante: tampoco buscan una amiga. No estamos ahí para serlo, aunque no digo que no existan excepciones tras una intervención determinada, como ha sido mi caso con alguna usuaria. Es absurdo creer que desde el colegueo se acompaña mejor. Una cosa es ser empática y otra simpatica, máxime cuando la intervención no marcha como nos gustaría y nos vemos impelidas a cambiar de contexto de intervención profesional.

Es tan erróneo pensar que el buen rollo ayuda y que somos iguales como que Garzón, doctor en Economía, pretenda hacernos creer que la izquierda tiene que ser clase popular cuando las élites de IU y Podemos están plagadas de universitarios provenientes de familias burguesas acomodadas. A menos que se aparten para dejar sitio, comenzando por él. Lo demás es hacer pasar a la clase obrera por tonta. Porque los usuarios y usuarias, en su mayoría clase obrera, no son tontos. A lo mejor el tonto eres tú, seas coordinador de Izquierda Unida o yo, trabajadora social.

Johnny Cash
Personal Jesus 
cover Depeche Mode

6 comentarios:

  1. Excelente Belén. Ahora lo que más he visto es esa posición de dirigir la vida y muy poco buen rollo. Yo sí creo que ayuda, ayuda a crear el.vinculo si es auténtico, pero no es suficiente, por supuesto. Para eso estudiamos, para poder aportar. Amigos ya tienen solitos. Pero en los peores casos, la escucha empwtica es terapéutica. Como dice Michael White, la mejor posición profesional es descentrada pero influyente. Abrazo grande compañera

    ResponderEliminar
  2. La verdad que no sé si tontas o tontos o viceversa, lo que si creo que falta en general es reflexión, humildad y honestidad hacia dentro y hacia afuera.... besos

    ResponderEliminar