jueves, 29 de marzo de 2018

Ensayo sobre la ceguera


Vivimos en un mundo que se ha vuelto loco. Un mundo, o mejor dicho, un país en donde se cuelgan crespones negros en los cuarteles por la muerte de Jesucristo, porque se supone que se muere un año tras otro como en el día de la marmota según dice la Conferencia Episcopal y digo yo que pobre Jesucristo morirse repetidamente. Eso sí, luego resucita, así que ya me quedo más tranquila. Ahora que lo pienso, igual no solo nos hemos vuelto locos en España porque la solución que ofrece Donald Trump a la hemorragia de tiroteos en los institutos estadounidenses es que los profesores porten armas.  Profesores con pistola. En realidad, sólo algunos. Ya me quedo más tranquila. Donald Trump nos parece un perturbado por este tipo de iniciativas, en cambio no parece que nadie se haya echado las manos a la cabeza con la propuesta de nuestro gobierno, presidido por eme punto Rajoy y avalada por la FEMP, consistente en hacer de la policía local agentes tutores, es decir, educadores de calle de toda la vida. Bueno, sólo algunos agentes. Ya me quedo más tranquila. Y mientras las trabajadoras sociales, las educadoras y las psicólogas luchamos a tumba abierta por atrapar el trozo más grande de un pastel caducado, los profesores hacen de policías, los policías de educadores, los jueces de políticos, trabajadores sociales o estrellas de televisión y los curas hacen de jueces, en el mejor de los casos. Jesucristo sigue muriéndose año tras año y las pompas fúnebres más pompas y menos fúnebres. Las niñas se visten de manolas y los niños de legionarios, pero como se trata de celebraciones como dios manda no hay adoctrinamiento ni nada por el estilo. Dios ha muerto, dijo Nietzsche. Lo que no podía imaginar es que la posmodernidad lo resucitó después. Ya me quedo más tranquila.

Superstition
Stevie Wonder cover Wizar 54

viernes, 23 de marzo de 2018

Innovación social ¿Qué innovación social?

En una profesión como el trabajo social, experta en la queja, a veces es necesario detenerse y valorar lo que hacemos bien. Celebrar el Día Mundial del Trabajo Social es una de esas cosas. De un tiempo a esta parte, marzo se llena de trabajo social en las universidades, las redes sociales, los foros profesionales y algo de trabajo social se cuela en los medios de comunicación locales e incluso en la agenda política.

Este año, continuando con la línea de análisis iniciada en el congreso de Mérida, la mayoría de temas han girado en torno a la promoción de comunidades sostenibles, dentro de los Objetivos del Milenio a los que la Federación Internacional se ha sumado. El Colegio de Trabajo Social de Asturias también, y para ello ha organizado junto con la Facultad de Comercio, Turismo y Ciencias Sociales "Jovellanos" una ponencia (que me encargaron a mí) sobre sostenibilidad el día 19 y un acto amplio que incluyó una mesa redonda sobre innovación social el día 20, en la que participamos tres intervinientes: María José Conejo, Lucía Prado y servidora, moderadas magistralmente por Trini Pascual.

El escanciador de sidra para poder servirse en mesa sin chiscar (salpicar)
es un buen ejemplo de innovación, casi social

La ponencia está en proceso de escritura decente y espero poder publicarla; lo consiga o no la colgaré en este blog más adelante. Dedicaré esta entrada a la mesa redonda, sobre innovación social, y debo comenzar por señalar como innovador al propio colegio de Asturias por el planteamiento para celebrar el día:
  1. Que se hiciese de forma conjunta con la universidad.
  2. Que todas las intervinientes fuésemos mujeres.
  3. Que tuviese una intención meridianamente proactiva y constructiva.
De manera muy resumida, el debate transcurrió por estos derroteros: la innovación social puede ser referida a nuevos productos y a nuevos procesos, lo que implica poner atención a las nuevas demandas que han aparecido en una sociedad cada vez más individualista y excluyente. Además de las nuevas demandas, recogimos la idea apuntada por Teresa Matus acerca de que la innovación social debe atender a las expectativas no cumplidas. La última entrada de Nuria Fustier en su blog es muy oportuna y de alguna manera también habla de esto.

En este sentido, el modelo de atención centrada en la persona con personas mayores, eje del trabajo de María José Conejo, pudiera considerarse una manera de atender a una expectativa no cumplida, pues en realidad el trabajo social y los servicios sociales debieran situar en el centro a la persona ¿Verdad? Lo que me lleva a la siguiente idea que se debatió ¿Para qué innovar?

¿Hay que innovar por innovar? ¿Y cuál debe ser el ECRO desde el que innovar? Porque no es lo mismo innovar desde planteamientos neoliberales que desde planteamientos socialdemócratas, etc. Un marco referencial es básico, como ocurre con la sostenibilidad, de lo contrario innovar se convierte en un hacer por hacer.

Relacionado con lo anterior se encuentra una de las debilidades de la innovación que salieron a colación, como es el poco apoyo de las administraciones a las experiencias de innovación, ya que como sabemos las administraciones son muy rígidas en sus procedimientos. Con respecto a las fortalezas se señaló el beneficio que genera en la ciudadanía y la posibilidad de "vender" el producto.

Después del debate se entregó el premio del Colegio de Trabajo Social de Asturias, premio German García González al mejor TFG, que en esta ocasión recayó en un trabajo sobre Concepción Arenal que estoy deseando leer. Una iniciativa estupenda del colegio que deberían importar otros porque es una magnífica ocasión para unir profesión y academia e impulsar la producción de conocimiento.

Solo me queda agradecer muy sinceramente la invitación a la Universidad de Oviedo y a las increíbles mujeres del Colegio de Trabajo Social de Asturias, que son un ejemplo de trabajo, honestidad y buen hacer. Han sido unas anfitrionas maravillosas, especialmente África Preus, con quien hemos agotado las reservas de sidra de medio Gijón ¿Qué puedo añadir? Que Asturias me presta, me presta por la vida.

Australian Blonde
Chup chup

domingo, 11 de marzo de 2018

El gato de Schrödinger

El gato de Schrödinger es un experimento imaginario concebido en 1935 por el físico austríaco Erwin Schrödinger para exponer una de las interpretaciones más contraintuitivas de la mecánica cuántica. Puedes leer en qué consiste en el enlace del principio, lo explica bastante bien.

Imagen vía http://actividaddiverciencia.blogspot.com.es/2012/10/que-tiene-de-especial-el-gato-de.html

No sé muy bien por qué, pero este experimento ha aparecido de nuevo por las redes sociales y parece estar de moda. He tratado de entenderlo infinidad de veces, leyendo artículos de aquí y de allá, sin éxito. Siempre fui una total negada para la física y las matemáticas y tuve que hacer uso de las chuletas y la conmiseración de mis amigas para aprobar estas asignaturas. El caso es que desde la perspectiva de la mecánica cuántica no entiendo un pito del experimento, sin embargo, he realizado un sesudo análisis diagnóstico desde el trabajo social.

En primer lugar ¿Qué motivaciones tuvo Schrödinger para encerrar a un gato en una caja con veneno? ¿Acaso una infancia marcada por el abuso o el abandono? ¿Fue atacado por un felino? Es evidente que Schrödinger, un niño resiliente por haberse convertido en un reputado científico, no acabó de tener un ajuste social adecuado, es más, habría que profundizar en sus comportamientos durante la infancia porque maltratar animales es un claro indicio de psicopatía.

Hablemos ahora de la caja ¿Qué dimensiones tiene? ¿Y su equipamiento? ¿Es una caja adecuada para que un gato pueda vivir con dignidad o se trata más bien de una infracaja? Esa caja no reúne condiciones de habitabilidad alguna lo que me lleva a inferir que se trata de un gato sin papeles pues ningún otro gato aceptaría vivir en esas condiciones y menos con un bote de veneno dentro.

Se trata además de un gato con evidentes problemas de movilidad y es que ningún gato con sus funciones motoras en perfecto estado se va a quedar quieto en la caja esperando que a Schrödinger le dé por alimentarlo. Si sumamos, por tanto, la discapacidad del gato a su situación irregular se trata de un gato en proceso de exclusión social severa. Urge visita domiciliaria a la caja y valoración de medidas de protección.

El experimento ha tenido cinco interpretaciones:

  • Siguiendo la interpretación de Copenhague, en el momento en que abramos la caja, la sola acción de observar modifica el estado del sistema tal que ahora observamos un gato vivo o un gato muerto. Esta interpretación obvia algo tan simple como llamar a la caja antes de entrar y comprobar si el gato responde o no. Si responde, basta con pedirle que se mantenga quieto y llamar a la policía municipal para que desactive el veneno, y si no responde, llamar al 112. Esperemos que el gato esté vivo por su propio bien y el de Schrödinger ¡Menuda pieza el tal Schrödinger! Lo que ha hecho con su gato tendrá consecuencias a través de la notificación del maltrato a fiscalía.
  • En la interpretación de los «muchos mundos» («many-worlds»), formulada por Hugh Everett en 1957, el proceso de medida supone una ramificación en la evolución temporal de la función de onda. El gato está vivo y muerto a la vez no obstante en ramas diferentes del universo: ambas son reales y a la vez incapaces de interactuar entre sí debido a la decoherencia cuántica. Sí, esto es cuando el gato no aparece por ninguna parte y creemos que está muerto, pero en realidad se había marchado a Jaén al funeral de una prima sin decírselo a nadie, que ya podía el gato al menos haber avisado a la auxiliar de ayuda a domicilio, ya que no es aventurado inferir que este gato disfrutará de ayuda a domicilio a pesar de que la caja carezca de condiciones de habitabilidad.
  • En la interpretación del colapso objetivo, la superposición de estados se destruye aunque no se produzca observación, difiriendo las teorías en qué magnitud física es la que provoca la destrucción (tiempo, gravitación, temperatura, términos no lineales en el observable correspondiente). Esa destrucción es lo que evita las ramas que aparecen en la teoría de los «muchos mundos». La palabra «objetivo» procede de que en esta interpretación tanto la función de onda como el colapso de la misma son «reales», en el sentido ontológico. En la interpretación de los «muchos mundos», el colapso no es objetivo, y en la de Copenhague es una hipótesis ad hoc. Resumiendo, la no intervención y el consiguiente abandono del gato a su suerte. Ya puede rezar la trabajadora social que lleve la zona donde se encuentre la caja para que el gato esté vivo.
  • La interpretación relacional rechaza la interpretación objetiva del sistema, y propone en cambio que los estados del sistema son estados de relación entre el observador y el sistema. Distintos observadores, por tanto, describirán el mismo sistema mediante distintas funciones de onda. Por eso es tan importante el trabajo en equipo debido a que dependiendo de la figura profesional veremos un gato excluido, un gato con problemas conductuales o un gato con hábitos inadecuados. Es necesario un abordaje interdisciplinar del caso, sobre todo para no volver más loco al gato de lo que ya debe estar.
  • La interpretación asambleística o estadística interpreta la función de onda como una combinación estadística de múltiples sistemas idénticos. La superposición es una abstracción matemática que describe este conjunto de sistemas idénticos; pero cuando observamos un sistema individual, el resultado es uno de los estados posibles. Esta interpretación, por otra parte, es incapaz de explicar fenómenos experimentales asociados a partículas individuales, como la interferencia de un solo fotón en la versión cuántica del experimento de Young. O sea, la probabilidad de que te toque la trabajadora social buena o mala.
La conclusión final del experimento es que sólo veremos al gato vivo o muerto, nunca ambas. Este proceso de tránsito de la realidad cuántica a nuestra realidad clásica se llama decoherencia, y es la responsable de que veamos el mundo tal y como lo conocemos. Es decir, una única realidad. 

Debo concluir este análisis mostrando mi total desacuerdo con Schrödinger puesto que la realidad es una construcción social, tal y como nos enseñaron Berger y Luckmann.

Opino que la física es una tontería, no digamos ya la mecánica cuántica y me da mucha pena de los gatos: O están tristes, o azules, o experimentamos con ellos, o los echamos a volar... No me extraña que sean tan ariscos con los humanos, motivos tienen.

El gato volador
El chombo

domingo, 4 de marzo de 2018

El Instituto Almeriense de Tutela

La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida cantaba Rubén Blades con mucha razón. En mi caso no ha sido no ha sido un navajazo en la esquina sino un cambio laboral. Después de 20 años en los servicios sociales comunitarios de la Diputación de Almería, paso a trabajar en el Instituto Almeriense de Tutela, un organismo autónomo también de la Diputación, ejerciendo labores de coordinación.


No es mi intención hacer una entrada en clave personal, pero me parece obligado agradecer infinitamente a mis compañeras y compañeros del centro de servicios sociales Alpujarra su trato todos estos años. Comenzaron siendo compañeros y dejo grandísimos amigos. Igualmente debo enviar un caluroso abrazo a las profesionales de otros sistemas y a la ciudadanía, que me ha tratado con respeto e incluso cariño. Llevo Berja en el corazón y entiendo mi marcha como un hasta pronto, pues en realidad el cambio es temporal.

El Instituto Almeriense de Tutela es pionero en España ya que fue el primer organismo público creado para la tutela de personas adultas cuya capacidad de obrar ha sido jurídicamente modificada y carecen de personas individuales que la puedan ejercer (o no son las adecuadas). Por este organismo han pasado magníficas profesionales entre las que destaco a mi predecesora, Pilar de la Torre, que se jubila dejando un importantísimo legado. Es un ejemplo y una trabajadora social digna de admiración que seguro continuará vinculada al Instituto a través de la Asociación Tutela sin límite, o como ella prefiera porque su implicación y su profesionalidad han hecho del Instituto lo que hoy es y su experiencia es un tesoro.

Por mi parte inicio un aprendizaje apasionante con un equipo estupendo. Iré describiendo mi nueva aventura en este blog, junto con las habituales entradas sobre trabajo social y temáticas asociadas, en la línea habitual. Espero contar con tu compañía en este viaje.   

Fuel fandango
New life