Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2018

A Juana

Hola, Juana:

Comienzo esta carta con fastidio por no poder utilizar tu nombre real. Son tantos años los que hemos vivido en el centro de servicios sociales que me cuesta pensar en ti con el nombre de Juana, aún así trataré de fijar tu nombre y tu cara en mi mente mientras escribo esta carta que posiblemente nunca leerás.

Aunque me encanta mi nuevo trabajo me acuerdo mucho de ti, y también de otros usuarios (¡No te enfades, que nos conocemos!) ¿Recuerdas cuando te expliqué que tú eras una usuaria? Aún me río cuando lo cuento. Tú me contestaste medio sorprendida medio ofendida ¿Y eso qué es? Yo soy Juana y soy tu amiga. Y en verdad llegaste a ser una amiga pues compartíamos preocupaciones, tuyas y mías, y tú te interesabas de verdad, como te interesas por todo el mundo, hasta por los dos perroflautas que te encontraste en la calle comiendo gusanitos del suelo. Entraste al centro con los dos ¡Qué imagen imborrable! Una gitana de taitantos años acompañada de dos jóvenes punk con perro gr…

Yo acuso

Yo no debería escribir sobre feminismo. Descubrí el feminismo muy tarde, es más, no me considero feminista sino aprendiz de feminista ya que aún estoy en proceso de reconstrucción y aprendizaje. Actitudes, creencias y conductas machistas perviven en mí y me resulta muy difícil desprenderme de ellas, aunque lo intento: Leo y me observo. Y trato también de mirar la realidad con las famosas gafas violeta, lo cual resulta bastante desagradable pues se te aparecen de pronto situaciones como los que me han empujado a escribir hoy sobre feminismo, a pesar de todo. Se lo debo a las compañeras maestras en feminismo porque me han abierto los ojos y porque todo apoyo es poco ante tanto despropósito.

Hace un tiempo inicié una polémica en facebook al colgar en el grupo de la Red feminista de profesionales del trabajo social una conferencia sobre mediación en violencia de género, dos términos irreconciliables, y no lo digo yo, se trata de una prohibición expresa incluida en la Ley Integral 1/2004 d…

Perder o no perder poder, esa es la cuestión

Leyendo a Marina Garcés me dio por pensar en los mantras que pesan como losas en nuestra profesión y la necesidad de revisarnos con ojo crítico. Por ejemplo, no es verdad que el trabajo social es una profesión poco conocida. No es cierto ¡Qué va a ser cierto! Las vecinas de mi madre saben perfectamente a qué me dedico, en cambio ve y pregúntales por el trabajo de un social media manager. Y, según observo, tampoco es acertado afirmar que reflexionamos poco pues al menos a mí no me da tiempo a leer todo lo que se publica en revistas de trabajo social, y eso que leo mucho y rápido.

Es más, confieso que me ha fastidiado descubrir que la Revista de Treball Social del Colegio de Cataluña publica sus números también  en castellano porque ahora es otra revista a la que seguir, no sólo por el idioma sino por los contenidos. El último número es un monográfico sobre el trabajo social y el poder. El poder. Nada más y nada menos.

Pedro Celiméndiz hace un tiempo escribió sendas entradas sobre el po…