Ir al contenido principal

Yo acuso

Yo no debería escribir sobre feminismo. Descubrí el feminismo muy tarde, es más, no me considero feminista sino aprendiz de feminista ya que aún estoy en proceso de reconstrucción y aprendizaje. Actitudes, creencias y conductas machistas perviven en mí y me resulta muy difícil desprenderme de ellas, aunque lo intento: Leo y me observo. Y trato también de mirar la realidad con las famosas gafas violeta, lo cual resulta bastante desagradable pues se te aparecen de pronto situaciones como los que me han empujado a escribir hoy sobre feminismo, a pesar de todo. Se lo debo a las compañeras maestras en feminismo porque me han abierto los ojos y porque todo apoyo es poco ante tanto despropósito.

Hace un tiempo inicié una polémica en facebook al colgar en el grupo de la Red feminista de profesionales del trabajo social una conferencia sobre mediación en violencia de género, dos términos irreconciliables, y no lo digo yo, se trata de una prohibición expresa incluida en la Ley Integral 1/2004 de 28 de diciembre, de medidas de protección integral contra la violencia de genero. Como era previsible se montó una buena discusión. Hasta ahí, lo normal e incluso sano. Lo malo es que nuestras críticas hacia la conferencia tuvieron como respuesta que aquellas que defendían al conferenciante (hombre) nos acusaron de supuestos ataques hacia él. Dejémoslo ahí, por el momento.

En otro congreso más reciente se ha presentado un póster desde un hospital del área de Osuna (Andalucía) y como el comité científico no aceptó la comunicación han repartido unos folletos con el mensaje central del póster, en el que se equipara la violencia machista y la de los hombres maltratados. Hay más información en este hilo de facebook y en otro hilo de twitter.

Que el feminismo se abre paso en la sociedad es un hecho. Que el patriarcado está contraatacando con virulencia es otro. No descubro América. No he venido aquí para eso. Vengo a señalar con el dedo. Vengo a acusarte a ti, conferenciante mediador, arrepentida por no haberlo hecho anteriormente. Te acuso a ti y acuso al trabajador social que ha repartido el folleto. Yo os acuso. Ese magma cultural que hemos acordado denominar patriarcado está compuesto por hombres como vosotros. El patriarcado en sí no es nada. Sois hombres como vosotros los que alimentáis a la bestia. Y tratar de escudaros en planteamientos pseudocientíficos es incalificable.


Estaréis en vuestro derecho de intentar perpetuar un sistema que lleva siglos poniéndonos el pie en el cuello, no me cabe duda. Lleváis toda la vida disfrutando de los privilegios que vuestro género ha consolidado a costa nuestra, pertrechados tras mil y una falsedades. Posiblemente si yo fuese hombre también lo haría, pero mi madre me parió mujer y además tengo las gafas puestas así que yo también voy a hacer uso de mi derecho a señalaros, machistas retrógrados. Faltaría más.

Bomba Estéreo
Fuego

Comentarios

  1. "(...)mediación en violencia de género, dos términos irreconciliables, y no lo digo yo, se trata de una prohibición expresa incluida en la Ley Integral 1/2004 de 28 de diciembre, de medidas de protección integral contra la violencia de genero."

    No entiendo esta parte, y es algo que se ha repetido en este debate. ¿Desde la profesión debemos aceptar una postura sólo porque lo dice la ley?

    Si esto fuera así desde el TS tendríamos que habernos posicionado hace años con que el matrimonio es sólo cosa de un hombre y una mujer (¡Vaya cosa más heteropatriarcal!), o ahora tendríamos que defender que La manada no cometió violación porque en el código penal lo que aparece es la agresión sexual y el abuso sexual. O igual en un futuro tendremos que defender la custodia compartida porque Ciudadanos y PP han conseguido suficiente poder como para hacer y deshacer leyes a sus antojos reaccionarios.

    Me parece que es desviarse de la cuestión principal, que es lo que dice la literatura científica al respecto. Quizás ahí haya suficientes herramientas creadas por compañeras para desmontar los argumentos a favor de la mediación en ese ámbito sin tener que acudir a algo tan relativamente fácil de cambiar como son las leyes.

    P.D: Siento comentar con un perfil tan raro pero era mi única posibilidad de escribir aquí y no sé cómo cambiarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, no sé quién eres, pero no importa. Vamos a ver, mi entrada no trata sobre la mediación y la VG, era solo un ejemplo. Evidentemente las leyes no son infalibles pero, mira por donde, esta ley concreta salió tras la lucha de muchos colectivos feministas así que yo, al menos, le tengo un cierto respeto. Opino que centrar el tema en la ley es desviarse de la cuestión, pues no era la ley el objeto de esta entrada. Gracias igualmente por comentar.

      PD. Puedes firmar tu comentario al acabar. Blogger tiene estas cosas, no soy yo.

      Eliminar
  2. Veo que has escrito el post desde las tripas... y no es para menos. Lo del poster cruza una línea que nunca debiera haber sido cruzada. Los argumentos y tesis del mismo son incompatibles con el Trabajo Social, no sólo desde su perspectiva científica, que también, sino desde nuestros más básicos principios deontológicos. Espero que el caso se quede en algo anecdótico y sirva para vacunarnos al respecto. En cuanto al otro tema que tocas, mediación y violencia de género, creo que no estamos siendo capaces de generar un debate técnico profundo (el legislativo está claro) sobre el mismo. Como bien dices "dejémoslo ahí, por el momento". Un abrazo, compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo en ambas cuestiones. Abrazo de vuelta...

      PD. Tripas negras tengo, sí...

      Eliminar

Publicar un comentario