jueves, 7 de junio de 2018

¡Peeeeeeedrooo!

Que Pedro Sánchez es presidente del gobierno es una gran noticia sobre todo porque Rajoy ha dejado de serlo. No me cabe la menor duda y me alegro, sin paliativos, a pesar de suscribir el artículo que Antonio Maestre acaba de publicar en La Marea, titulado No es un gobierno de izquierdas, por eso es inteligente, precisamente al ser de izquierdas.


Me alegro de la marcha de Rajoy en sí y me siento contagiada de la euforia que vivo alrededor, más que nada porque hay tan poco de lo que alegrarse en lo que se refiere al panorama político que se ilusiona una con que llegue a la palestra alguien mejor, aunque solo sea un poco. Creo que a mucha gente le sucede lo mismo, por ello escribo la entrada de hoy con cierto regusto amargo pues me siento una aguafiestas. Por otra parte se merece Pedro Sánchez un buen tirón de orejas que no le llegará, así que ¡Qué diablos! 

Pedro, lo tuyo con los servicios sociales no tiene nombre, Pedro.

Que ya es un acto delictivo no dedicarnos un Ministerio enterito ¡entero, Pedro, con su presupuesto, su personal y sus cosas! Vosotros, que enarboláis la dependencia como bandera, que se os llena la boca de políticas sociales. Porque, Pedro, tú debieras saber que los servicios sociales son, o mejor dicho, debieran ser la sexta pata del Estado de Bienestar (no el cuarto pilar como dicen por ahí, aunque eso mejor que te lo explique otro compañero mío) y necesitan mucha atención y mimos, que estamos abandonados a nuestra suerte. Qué cosas, Pedro, nos han abandonado a nuestra suerte igual que nosotros a tantas personas ancianas solas a las que debiéramos poder prestar la atención que necesitan, máxime ahora que sus muertes, indecentes, son noticia.

Al colocarnos detrás de Sanidad ¡Y consumo! nos acabas de pegar un tiro en el pie, Pedro. Pregunta a tu flamante Ministra de Hacienda como le fue en Andalucía siendo Consejera de Sanidad y Políticas Sociales, o mejor pregúntanos a quienes tuvimos que sufrir sus prioridades. Oye, y otra cosa ¿Qué tienes en contra del término servicios sociales? ¿Por qué nos devuelves al armario ahora que estamos intentando salir con nuestras camisetas? ¿Es por el color? 

En fin, Pedro, disculpa la familiaridad y la queja. Sé que tendrás muchas cosas en la cabeza, así que no quiero robarte más tiempo. Adjunto te remito una infografía que diseñé algún tiempo, basada en un libro de Fernando Fantova (que te vendría muy bien leer), a ver si te aclara un poco las ideas, porque vaya estreno, Pedro. Vaya estreno...



Tally Hall
Good day

4 comentarios:

  1. Tal vez debamos conceptualizar los servicios sociales como bienes de consumo. Así por los menos adelantaríamos algo dentro del Ministerio. Coincido contigo. ¡Vaya estreno!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que sí, compañero. Por cierto, magnífica entrada la tuya...

      Eliminar
  2. Pedro es a ti como España es a Albert Rivera (por aquello de la repetición de su nombre :P ). Pues sí... el nombre maldito, el pilar o la pata que no debe ser nombrada, las bolas de dragón que much@s no hemos podido todavía utilizar y que crudo lo tenemos... En fin... siempre nos quedará Portugal, que allí hasta la profesión se llama "serviço social".

    ResponderEliminar