Ir al contenido principal

Lectura fácil

Me fui a vivir a casa de mi tío Joaquín
Y a los tres meses apareció la trabajadora social
Mamen o doña Mamen.
Trabajadora social significa mujer que ayuda
a las personas en riesgo de exclusión social
Exclusión social significa
ser una persona mendiga, delincuente o drogadicta
O que no tiene casa.

(Página 58)

Lectura fácil es la historia de Nati, Marga, Patri y Mª Àngels, cuatro parientas con discapacidad intelectual en la Barcelona actual. Es el segundo de los libros de los que hablaba en una entrada anterior, titulada Reactividad.

La obra de Cristina Morales es un puñetazo al estómago. Un libro ácido, radical, feminista, anarquista y ácrata que pone en entredicho las políticas en materia de discapacidad, cuestiona a las profesionales y critica a las entidades tutelares. Además es un libro muy bien escrito, que narra una buena historia con grandes dosis de humor, un humor sabiamente combinado con una perspectiva muy crítica sobre las instituciones. No me resisto a compartir este fragmento, que me pareció desternillante:

Para poder vivir en un piso tutelado como este, de todo lo que compramos hay que pasarle la factura a la Generalitat, respetando cada final de mes la siguiente cadena de mando: Patri, Nati y yo les pasamos nuestras respectivas facturas a nuestra prima Angels; Angels se las pasa a Diana Ximenos, que es la directora de nuestro piso, o sea, quien vela por el cumplimiento de los objetivos de integración, normalización y vida independiente de nosotras cuatro; y la directora del piso se las pasa a la Generalitat. Para las facturas de Angels y de Patri ahí acaba la dación de cuentas, pero para las de Nati y las mías todavía queda que la Generalitat se las pase a quien nos incapacitó judicialmente a las dos, o sea, a la jueza de primera instancia que vela por que nuestra tutora, que es la Generalitat, vele por nosotras en pos del superior interés del incapaz, aunque la jueza ya es la Generalitat, Diana Xímenos ya es la Generalitat, nuestra prima Angels ya es la Generalitat y Patricia, Natividad y yo también somos la Generalitat, con lo que la cadena de mando no es más que una fantasía burocrática. 

Como decía en la entrada Reactividad, opino que es sano leer este tipo de libros, en mi caso este en concreto por mi desempeño en una entidad tutelar, sector en el que cada día debes repensar, reposicionarte, parar, analizar y ponderar los principios de autonomía y bienestar. Por cierto, a ellos les dedicaré la próxima entrada. Espero que resulte de interés como también este libro, que seguramente escocerá a la mayoría de profesionales de la discapacidad que lo lean. Y si no escuece, mal asunto.


Ven y atrévete
Vinila Von Bismark

Comentarios

  1. Hayyyyyy las entidades tutelares.
    En lo que conozco demasiados casos para pocas profesionales y alejamiento físico del entorno de las personas (en lo rural).
    Por parte de los profesionales (primaria) yo diría que cierta ligereza en proponer incapacidades, sobre todo en casos que con apoyo y acompañamiento no es necesario que nadie más entre en el círculo de decisiones, vasta con un gestor de caso que tenga cierto vínculo, tener claras las prioridades e ir a por ello.
    A ver si saco un rato para leer el libro. Gracias compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imposible mejor resumen que el que acabas de hacer. Suscribo lo dicho. Gracias a ti, como siempre, por comentar.

      Eliminar

Publicar un comentario