Ir al contenido principal

Lecciones desde Chile

Esta es una de esas entradas que escribo reprimiendo la rabia. Una de esas entradas en las que lo que me pide el cuerpo es arrojar mi indignación sobre el teclado, experimentar un brote de irresponsabilidad ciega y vomitar palabras sanadoras sin pararme a pensar si tienen sentido, por desgracia hace mucho tiempo aprendí que los exabruptos no sirven para nada y sobre todo que las personas que tienen, que tienes, la amabilidad de leerme esperan algo más que servir de sparring.

Chile ha dicho basta. Las cifras sobre desigualdad en el país más rico de América Latina son insoportables. Baste este gráfico de El País (inserto en la noticia que he enlazado antes) para comprobarlo.
Como es sabido, las protestas han comenzado con la subida de 30 pesos del billete de metro, aunque obviamente las protestas no se limitan a dicha subida sino que vienen a ser la gota que colma el vaso de la población chilena. Circula por todo el país el lema ¡no son 30 pesos, son 30 años! que explica muy bien el hartazgo de la ciudadanía de las atroces políticas neoliberales que fueron impuestas por la Escuela de Chicago durante la infame dictadura de Pinochet y no han revertido tras la llegada de la democracia al país. El famoso documental La doctrina del shock sobre el libro homónimo de Naomi Klein describe detalladamente los experimentos de la Escuela de Chicago, que convirtieron a Chile en el laboratorio del neoliberalismo. Es un buen momento para verlo.

La población chilena está en las calles exigiendo justicia social y yo veo por televisión las protestas con profunda admiración. Chile, un país con un peso indiscutible en el trabajo social mundial no se resigna. Chile, un país clave en el período de la reconceptualización. Chile, un país con voces tan autorizadas como la de Teresa Matus, a quien tuvimos el privilegio de escuchar en Mérida. Chile merece el apoyo del trabajo social mundial. Por lo pronto hay una recogida de firmas en contra de la militarización del país. Puedes apoyarla aquí.

Mientras tanto en España han tenido que pasar 44 años para sacar a Franco del Valle de los Caídos y los cuerpos de las víctimas del franquismo homicida siguen esperando verdad, justicia y reparación a la vez que soportan el odioso mantra de cerrar heridas, heridas ya putrefactas. España es el segundo país en número de fosas comunes, solo por detrás de Camboya. Un dato para el orgullo patrio, oiga. Leo en un libro que pronto comentaré lo siguiente:

El Estado español vivió en el siglo XX décadas de violencia política: El golpe de Estado de 1936 que se alargo durante 3 años y es conocido como la Guerra Civil, la violencia de la posguerra, la represión del franquismo y la violencia de los grupos de derecha en la transición toda esta violencia fue traumática. El daño continúa y tiene un impacto que no es obvio para la mayoría de la sociedad porque en ningún momento ni del siglo XX ni XXI se ha comenzado a elaborar el trauma colectivo.

Según la filósofa Judith Butler, si no se permite a una sociedad que haga el duelo la gente siente que las pérdidas no son reales y se produce una falta de sensibilidad al sufrimiento humano que contribuye a la deshumanización de la sociedad. Va a tener razón Judith Butler, pues de otro modo no se explica el atronador silencio ante la vergonzosa iniciativa de PP y Cs comprometiéndose con Vox a ceder a la Policía y la Guardia Civil los datos sobre inmigrantes irregulares en Andalucía. Una medida indigna y perversa que quiero creer será respondida por el colectivo profesional sanitario y social con los códigos deontológicos en la mano, como mínimo.

O puede que quien tenga razón sea Susan George, quien afirma: Los españoles son ratas de laboratorio: a ver cuánto castigo toleran sin rebelarse. En fin. Reciban compañeras chilenas un cálido abrazo desde España. Estamos con ustedes. No se rindan. Están dando una importante lección de dignidad.

Ana Tijoux
Cacerolazo

Comentarios

  1. Como trabajadorxs sociales estamos colaborando ya sea con informes sociales para aquell@s que tengan objeción de conciencia, además presionar a diputados en que se realice una acusación constitucional al presidente y al ministro del interior, ya que las medidas tomadas son ilegales y esto ha dejado a muertos, desaparecidos, torturados, entre otras violaciones a los ddhh. Además trabajando en los territorios con asambles populares para tener una asamblea constituyente, está demás decir que nos hemos sumado a las movilizaciones. Necesitamos mensajes de apoyo a la resistencia no sólo de España, sino del mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un trabajo trascendental el vuestro. Por mi parte trataré de apoyar y difundir. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Pensiones, salud, educación, vivienda, trabajo dignos, los elementos básicos del bienestar social, son privilegios en Chile, nuestro país privatiza y terceriza todo, El Estado hace un desamparo indolente de los ciudadanos y establece un sistema de consumo, donde encajas sólo por bienes materiales, todos los programas sociales se miden por números nada por impacto.. Hay tanta tanta desigualdad e injusticia, y ahora nos están torturando, desapareciendo y asesinando

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué dolor y qué indignación. Chile no merece esta injusticia. Un fuerte abrazo desde España, donde apoyaremos como podamos.

      Eliminar

Publicar un comentario